Saltar al contenido principal

La propuesta de Brexit de Boris Johnson no convence ni a la UE ni a la oposición

Captura de pantalla que muestra al primer ministro, Boris Johnson, en una sesión del Parlamento británico. Londres, Reino Unido, el 3 de octubre de 2019.
Captura de pantalla que muestra al primer ministro, Boris Johnson, en una sesión del Parlamento británico. Londres, Reino Unido, el 3 de octubre de 2019. Parlamento británico / EFE

A pesar de que el primer ministro asegura estar haciendo "grandes esfuerzos" para lograr un acuerdo, la propuesta que hizo a Bruselas fue ampliamente rechazada en el Parlamento y en los principales entes de la Unión Europea.

Anuncios

Las respuestas tanto de la Unión Europea como de distintas fuerzas dentro de Reino Unido no se han hecho esperar. Desde que el 2 de octubre el primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, hizo una nueva propuesta de Brexit a Bruselas, un comentario común se ha forjado alrededor de la oferta: es insuficiente.

El mandatario británico se presentó este 3 de octubre ante la Cámara de los Comunes con un tono mucho más conciliador que el que había utilizado en anteriores ocasiones ante los miembros de la Cámara. Su intención era clara: buscar apoyos que den respaldo a su nueva propuesta a Bruselas:

"Hemos hecho un esfuerzo genuino para salvar el abismo, reconciliar lo aparentemente irreconciliable", aseguró el primer ministro, y agregó que su propuesta resolvería las inconformidades que llevaron a los legisladores británicos a rechazar el anterior pacto del Brexit (realizado por la ex primera ministra Theresa May) en tres ocasiones.

La oposición acusa a Johnson de forzar un Brexit sin acuerdo al proponer un pacto que sabe que será rechazado

Pero muchos no lo ven tan claro. El plan presentado por el primer ministro británico se centra en mantener una frontera abierta entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Londres propone que Irlanda del Norte se mantenga alineada con las normativas del mercado comunitario en lo referente la circulación de mercancías.

Captura de pantalla que muestra al primer ministro, Boris Johnson, en una sesión del Parlamento británico. Londres, Reino Unido, el 3 de octubre de 2019.
Captura de pantalla que muestra al primer ministro, Boris Johnson, en una sesión del Parlamento británico. Londres, Reino Unido, el 3 de octubre de 2019. Parlamento británico / EFE

Para muchos esto no supone una alternativa real al problema del 'backstop' o salvaguarda irlandesa, un mecanismo ofrecido por Bruselas para evitar una frontera dura entre las irlandas y que fue la causa de los repetidos rechazos al acuerdo de Theresa May. Critican también que la propuesta de Johnson no evitaría la imposición de una frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda y que además este territorio del Reino Unido pasaría a tener un estatus regulatorio diferente al del resto del país, lo que dificultaría su comercio con la isla.

Ante tal propuesta, muchos legisladores británicos acusaron a Johnson de proponer deliberadamente un acuerdo que sabe que no será aceptado por la Unión. Esa fue la crítica del líder parlamentario del Partido Nacional de Escocia, Ian Blackford, quien dijo que las propuestas de Johnson simplemente empujan sin remedio al país a un Brexit sin acuerdo el próximo 31, fecha estipulada para el divorcio.

Por su parte, el líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, dijo que el nuevo plan era una "versión revisada" de las propuestas rechazadas anteriormente.

UE: La propuesta de Johnson "no coincide con lo necesario" para materializar el Brexit

Las respuestas del bloque comunitario no fueron más indulgentes. Uno de los primeros comentarios y quizás el más contundente fue el del Parlamento Europeo. La Eurocámara aseguró que lo planteado por Johnson "no coincide ni remotamente" con lo necesario para materializar el Brexit y calificó la propuesta como un "paso atrás" hacia un acuerdo general.

Seguimos abiertos, pero todavía no estamos convencidos"

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo

También se pronunció el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, quien señaló que "aceptar tal propuesta no cumpliría todos los objetivos del 'backstop': evitar una frontera dura, preservar la cooperación entre Irlanda del Norte e Irlanda y proteger el mercado único así como el papel que desarrolla Irlanda en este".

A esta le siguieron otras respuestas del grupo comunitario: el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien personalmente dijo a Johnson mediante una llamada telefónica que "no estaba convencido", aunque más tarde aseguró que desde el bloque comunitario "seguimos abiertos, pero todavía no estamos convencidos".

Con AP, EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.