Saltar al contenido principal

Ecuador, en estado de excepción entre la furia contra el retiro de los subsidios a los combustibles

La policía cabalga junto a un neumático ardiendo durante la jornada de protesta contra las medidas económicas del Gobierno del presidente Lenín Moreno. En Quito, Ecuador. El 3 de octubre de 2019.
La policía cabalga junto a un neumático ardiendo durante la jornada de protesta contra las medidas económicas del Gobierno del presidente Lenín Moreno. En Quito, Ecuador. El 3 de octubre de 2019. José Jácome / EFE

El estado de emergencia fue declarado en Ecuador por el presidente Lenín Moreno en medio de las protestas contra el paquete de medidas económicas y laborales, que incluye el fin de los subsidios al combustible.

Anuncios

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, declaró el 3 de octubre el estado de emergencia después de las protestas que se desataron desde la madrugada, cuando entraron en vigor las medidas económicas anunciadas por el Gobierno después del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"Con el fin de precautelar la seguridad ciudadana y evitar el caos, he dispuesto el estado de excepción a nivel nacional", anunció Moreno desde el palacio de Carondelet, sede del Ejecutivo.

Desde primera hora del día, el gremio del transporte, que incluye taxistas, autobuses y camioneros, bloqueó las principales vías del país, así como los centros neurálgicos de las principales ciudades como la capital, Quito, o Guayaquil.

Colectivos de indígenas, estudiantes y sindicatos se unieron a la protesta, obstaculizando carreteras con piedras y neumáticos ardiendo, rechazando el que ya se conoce popularmente como "paquetazo". El descontento fue tal que, incluso algunos manifestantes trataron de entrar en un palacio de Carondelet, totalmente cercado por la policía.

Para la ministra de Gobierno, María Paula Romo, el estado de excepción tiene como objetivo garantizar el normal desarrollo del país e informó de que durante la jornada se habían producido diecinueve detenciones como consecuencia de las manifestaciones.

Por su parte, Osvaldo Jarrín, titular de defensa aseguró que la medida, que establece como "zona de seguridad al territorio nacional", busca restituir el orden, la seguridad pública y ciudadana: "El estado de excepción presupone garantizar el desarrollo de las actividades sociales, económicas de la población, lo que significa su movilidad, su seguridad, sus derechos sus libertades".

A pesar de declarar la emergencia, el presidente Moreno reiteró la apertura de su consistorio a establecer un diálogo pacífico con los colectivos sociales: "Estamos dispuestos a ceder espacios que no comprometan, bajo ninguna circunstancia la ética y la moral, la transparencia con la que se ha conducido siempre este Gobierno".

Unas medidas que atacan directamente los subsidios al combustible

Si el 3 de octubre empezó con múltiples paros y protestas; la noche anterior acabó con largas filas de vehículos frente a las estaciones de servicio, donde los conductores trataban de abastecerse de combustible antes de la subida de precios que comenzaba en la medianoche.

Se estima que el galón de diésel podría pasar de 1,03 dólares a 2,27, mientras que la gasolina extra, de 1,85 a 2,30 dólares.

El paquete de medidas se centró, en especial, en los subsidios a la gasolina, que, en palabras del Gobierno, durante 40 años ascendieron a 60.000 millones de dólares, calificándolos de distorsión.

Las reformas anunciadas ayer por el presidente Lenin Moreno tienen como objetivo mejorar la resiliencia y la sostenibilidad de la economía ecuatoriana, y fomentar un crecimiento sólido e inclusivo"

Fondo Monetario Internacional (FMI)

Se espera que del dinero que se obtenga por eliminar los subsidios, se puedan reinvertir 1.400 millones de dólares para vivienda, educación, salud y para las personas más necesidad.

Por otro lado, el Gobierno, durante tres años, quiere gravar con un 0,1% a las empresas con mayores beneficios para financiar la seguridad.

También se anunció la reducción del salario máximo en contratos ocasionales, de nombramiento o provisionales en el sector público, lo que otorgará al Estado 148 millones de dólares en una fase inicial.

Además, se espera realizar despidos públicos, con los que conseguir 160 millones de dólares.

Pero "el paquetazo" no es solo económico. En el ámbito laboral, las medidas también crisparon al funcionariado, después de reducir las vacaciones a 15 días a los empleados de empresas públicas, así como la aportación de estos de un día de salario al año.

Informe desde Quito: Moreno decreta estado de excepción

El paquete de reformas fue acordado con el FMI

Las medidas responden a un giro hacia el centro, con la adopción de medidas neoliberales, después de años de gobierno de izquierda.

El "paquetazo" surge de las necesidades de liquidez de Ecuador, que el pasado marzo obtuvo de diferentes organismos internacionales una línea de crédito de más de 10.000 millones de dólares.

El acuerdo con el FMI, que aportó 4.200 millones, venía acompañado de una serie de demandas para reducir el gasto público e incrementar los ingresos del Estado público y abordar cambios en la legislación laboral para incrementar la productividad y la competitividad.

Unas demandas que generaron un clima de descontento social, que se espera que pueda ser contenido con el estado de excepción. Sin embargo, los manifestantes tienen previsto extender sus protestas a lo largo del mes.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.