Saltar al contenido principal

En Irak, las protestas antigubernamentales dejan varios muertos

Unos manifestantes con banderas iraquíes durante una protesta contra el desempleo, la corrupción y los servicios públicos deficientes, en Bagdad, Irak, el 2 de octubre de 2019.
Unos manifestantes con banderas iraquíes durante una protesta contra el desempleo, la corrupción y los servicios públicos deficientes, en Bagdad, Irak, el 2 de octubre de 2019. Thaier al-Sudani / Reuters

La violencia a raíz del descontento contra el Gobierno dejó al menos nueve muertos y 200 heridos. Al tiempo que se reportan enfrentamientos armados en el sur del país, muchas redes sociales se encuentran fuera de uso y se impusieron toques de queda.

Anuncios

En pocas horas, Irak parece haberse hundido en el caos. Este miércoles 2 de octubre, tropas antiterroristas fueron desplegadas en la ciudad sureña de Nasiriya, donde se reportaron tiroteos y una pérdida de control de la policía. Desde esta noche, varios toques de queda fueron impuestos, incluso en Bagdad. Otro grupo de élite intervino en el aeropuerto internacional de la capital, que unos manifestantes intentaron tomarse.

Desde el martes, miles de iraquíes salieron a las calles para demostrar su ira  contra la corrupción, la deficiencia de los servicios públicos y el desempleo, que afecta a por lo menos el 16 % de la población activa. Pero durante el día, resurgieron los lemas a favor de la "caída del régimen"”, popularizados durante las movilizaciones de 2011 en Medio Oriente y África del Norte

"¿Nuestras demandas? Queremos trabajo. Si no quieren tratarnos como iraquíes, entonces no somos iraquíes y encontraremos otras nacionalidades y migraremos a otros países", dijo un manifestante en Bagdad, la capital donde la multitud intentó bloquear las principales vías terrestres hacia el norte del país. "Exigimos un cambio, queremos que caiga todo el Gobierno", afirmó otro.

Una denuncia sobre malas condiciones socioeconómicas que se volteó contra el Gobierno

En su puesto desde octubre de 2018 y tras semanas de conteos y negociaciones, Adil Abdul-Mahdi gobierna con una frágil coalición. A raíz de esta crisis, el primer ministro convocó a una reunión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad, una entidad que se pronunció a favor del "derecho a protestar, de la libertad de expresión" y reconoció "las legítimas demandas de los manifestantes", pero condenó "los actos de vandalismo que acompañaron a las protestas". Al introducir la reunión, Abdul-Mahdi lamentó los heridos tanto por el bando de los manifestantes como por el de las fuerzas de seguridad. Por su parte, su ministro de Defensa aseguró que las unidades se pusieron en alerta en todo el territorio.

Paralelamente, la ONG NetBlocks reportó que a final de este miércoles "aproximadamente el 75% del país, incluido Bagdad" estaba "fuera de línea", lo que significa que "Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram y otras aplicaciones sociales y de mensajería han sido bloqueadas en Irak por múltiples proveedores de Internet". Un bloqueo por parte de las autoridades que genera aún más confusión en torno a los sucesos en el terreno y que la primera fuente son los mismos manifestantes y sus celulares.

Los brotes de violencia salpicaron un movimiento que empezó pacíficamente en la Plaza Tahrir de Bagdad. Pero desde entonces se evidenciaron muertos por herida de bala, ataques a edificios gubernamentales y barricadas en las calles de numerosas localidades. El sur de esta nación parece haberse convertido en el foco de esta crisis, esta zona que cuenta mayoría de musulmanes chiitas entregó mucho tiempo su confianza a líderes comunitarios, los cuales son ahora denunciados por inacción ante el deterioro de las condiciones de vida.

El difícil levantamiento de Irak tras las guerras

A su vez, la embajada de Estados Unidos, país que cuenta todavía con la presencia de miles de soldados en Irak, pidió moderación a las partes. Desde la intervención de 2003, Washington nunca se retiró completamente de este país, donde hay también influtentes milicias chiitas respaldadas por Irán, sumados a otros grupos paramilitares.

Hasta hace poco, Irak se enfrentaba al autodenominado Estado Islámico. En uno de los países más corruptos del mundo, tal como lo resalta Transparencia Internacional, la reconstrucción se demora, al igual que la atención a los pedidos urgentes de la gente.

Y los traumas y las heridas permanecen abiertas. Y pese a tener riquezas claves, como el petróleo, la economía sigue estancada debido los 15 años de guerra civil que golpearon a la nación.

Con AP y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.