Saltar al contenido principal

Aumentan los disturbios en Hong Kong contra la ley que prohíbe el uso de máscaras a los manifestantes

Un manifestante se encuentra cerca de un incendio provocado durante las protestas contra la prohibición de las máscaras en manifestaciones, en Hong Kong, el 4 de octubre de 2019.
Un manifestante se encuentra cerca de un incendio provocado durante las protestas contra la prohibición de las máscaras en manifestaciones, en Hong Kong, el 4 de octubre de 2019. Athit Perawongmetha / Reuters

El fuego y los gases lacrimógenos marcaron las protestas contra la aprobación de una ley de la era colonial que permite al Ejecutivo tomar medidas autónomas sin control del Congreso y que China califica como "extremadamente necesaria".

Anuncios

Las calles de Hong Kong se llenaron de manifestantes enfurecidos contra las más recientes medidas del Gobierno de Carrie Lam, que decidió adoptar una ley bajo la cual prohibió el uso de máscaras durante las protestas que se llevan a cabo desde junio.

Con la quema de objetos en mitad de las carreteras, los civiles bloquearon el tráfico en el centro financiero de la región administrativa, e incluso prendieron fuego en la entrada de varias estaciones del metro. La Policía respondió con gases lacrimógenos para dispersar a la multitud.

Los manifestantes antigubernamentales incendiaron una de las entradas de la estación de metro en Causeway Bay, Hong Kong, el 4 de octubre de 2019.
Los manifestantes antigubernamentales incendiaron una de las entradas de la estación de metro en Causeway Bay, Hong Kong, el 4 de octubre de 2019. Susana Vera / Reuters

La medida entra en vigor a partir de las 00:00 del 5 de octubre y los hongkoneses ya dejaron claro que la desafiarán. Algunos incluso empezaron a repartir tapabocas durante la más reciente manifestación que inició a primeras horas de este 4 de octubre y se recrudeció durante las horas de la noche. Pero evadir la norma ocultando su rostro podría llevar a pagar multas y costar penas de prisión.

La policía antidisturbios ahuyenta a los manifestantes antigubernamentales durante la más reciente protesta, en Hong Kong, el 4 de octubre de 2019.
La policía antidisturbios ahuyenta a los manifestantes antigubernamentales durante la más reciente protesta, en Hong Kong, el 4 de octubre de 2019. Susana Vera / Reuters

El nuevo decreto se ampara en una norma que no se usaba desde hace medio siglo, o 52 años, para ser más exactos. Se trata de la ley de Regulaciones de Emergencia, que data de la época colonial británica en 1922 y a la que las autoridades acudieron por última vez en 1967 para reprimir los disturbios de los sectores de izquierda durante la Revolución Cultural de China.

Esta ley otorga poderes más amplios al Gobierno sin tener que pasar por el Legislativo y se convierte en la nueva apuesta del Ejecutivo hongkonés para disuadir las protestas y los actos violentos que tienen lugar en la ciudad desde hace casi cuatro meses. China elogió le decisión y la consideró como extremadamente necesaria.

Las leyes de emergencia permiten a las autoridades "hacer cualquier regulación" en interés público. Esto podría incluir toques de queda, censura de los medios de comunicación, control de puertos y transporte, entre otras.

Usar máscaras durante las protestas será delito

La medida anunciada este viernes por la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, constituye como delito el uso de máscaras bajo penas de hasta un año de prisión y multas de hasta 25.000 dólares hongkoneses (3.188 dólares).

Y, en caso de sospecha de que un manifestante tiene la intención de ocultar su identidad con una careta, la Policía podrá exigir su retirada o la persona tendrá que enfrentarse a una pena de seis meses de prisión y ser multada con 10.000 dólares hongkoneses (1.275 dólares).

"La violencia de los manifestantes ha aumentado, alcanzando un nivel alarmante en los últimos días. Han provocado heridos y situaciones caóticas y de pánico. La gente está preocupada", dijo Lam al justificar su decisión.

Sin embargo, los manifestantes desafiaron la medida y salieron a protestar este viernes con máscaras, a pesar de la medida.

Un manifestante antigubernamental enmascarado es retratado en el centro de Hong Kong, el 4 de octubre de 2019.
Un manifestante antigubernamental enmascarado es retratado en el centro de Hong Kong, el 4 de octubre de 2019. Tyrone Siu / Reuters

La prohibición de las máscaras faciales -que muchos manifestantes han estado usando para no exponer sus rostros durante las manifestaciones, así como para protegerse de los gases lacrimógenos- generó controversia de inmediato entre los hongkoneses. Alvin Yeung, legislador del Partido Cívico, expresó que "cualquier persona con cerebro entendería que la introducción de la regulación no traerá a Hong Kong a la paz, sino todo lo contrario.

Martin Lee, un veterano demócrata de Hong Kong, aseveró por su parte que “este es un conjunto de regulaciones antiguas y coloniales, y no las debes usar a menos de que no puedas legislar más. Una vez que comienzas, no tiene fin. Están destruyendo completamente el estado de derecho”.

Y Sophie Richardson, directora china de Human Rights Watch, agregó que “las autoridades de Hong Kong deberían estar trabajando para crear un ambiente político en el que los manifestantes no sientan la necesidad de máscaras, en lugar de prohibirlas y profundizar las restricciones a la libertad de expresión”.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.