Movilización

Irak: continúa el descontento en las calles a pesar del llamado del Gobierno a contener la crisis

Un grupo de manifestantes huye de los disparos de las autoridades durante las protestas en Bagdad, Irak, el 4 de octubre de 2019.
Un grupo de manifestantes huye de los disparos de las autoridades durante las protestas en Bagdad, Irak, el 4 de octubre de 2019. Khalid al-Mousily / Reuters

Tras cuatro días de protestas, se cuentan al menos 44 muertos. El primer ministro, Adel Abdel Mahdi, reconoció la legitimidad del descontento, ofreció salidas y pidió que cesaran las manifestaciones, pero muchos volvieron a salir a las calles.

Anuncios

En un discurso televisado el primer ministro iraquí afirmó que no hay una "solución mágica" para los problemas del país. La respuesta del mandatario llegó en la madrugada de este 4 de octubre, para entonces se hablaba de una veintena de muertos, pero la cifra víctimas fatales aumentó a 44 tras los enfrentamientos de las últimas horas.

Las protestas iniciaron el 1 de octubre y no tienen un líder o movimiento a la cabeza. La mayoría de los manifestantes son jóvenes y en general se quejan por la falta de empleo. Pero la movilización alberga muchas otras inconformidades: en las calles de Bagdad y de otras ciudades se quejan por la falta de suministros de servicios públicos, el costo de los combustibles y, en particular, la corrupción.

En su discurso, el primer ministro, Adel Abdel Mahdi, reconoció la legitimidad del descontento social.

"Estamos respondiendo a todas las exigencias legítimas": Abdel Mahdi

En el discurso, el mandatario iraquí dijo que entendía las quejas de los ciudadanos. "Estoy reafirmando que su voz fue escuchada incluso antes de que comenzaran a protestar", afirmó Abdel Mahdi y añadió que las protestas alrededor de la lucha contra la corrupción, la atención a los jóvenes y las ofertas de empleo son "demandas legítimas (...) las peticiones que ustedes están expresando son nuestra primera preocupación. Estamos siguiendo y respondiendo a todas las exigencias legítimas”, aseguró.

El primer ministro afirmó que propondrá un proyecto a su consejo de ministros para atender a las peticiones. La iniciativa "busca otorgar una pensión mensual para las familias con necesidades", afirmó Abdel Mahdi, quien explicó que este tendría como fin "suministrar un ingreso mínimo para que las familias iraquíes desfavorecidas puedan vivir con dignidad".

El mandatario también se mostró preocupado por la seguridad y, luego de proponer alternativas a la crisis, pidió a los manifestantes volver a sus casas. Pero para muchos sus propuestas no son suficientes.

Continúan las protestas en Bagdad falta de credibilidad en el Gobierno

Un manifestante entrevistado por la agencia de noticias Reuters afirmó que las soluciones que expuso Adel Abdel Mahdi buscan "engañar a la gente". Y, pese al toque de queda, muchos volvieron a manifestarse. Las autoridades han respondido con armas de fuego en una jornada en la que el número de muertos se duplicó con respecto al día anterior.

El Ayatolá Ali Al-Sistani, líder chiíta del país, pidió tanto a los manifestantes como a las fuerzas de seguridad que no usaran la violencia. Además, condenó la falta de acción por parte de las autoridades para combatir la corrupción.

"El Gobierno y las partes políticas no han respondido a las demandas del pueblo para luchar contra la corrupción ni han alcanzado algo en concreto", afirmó el líder religioso, quien añadió que los parlamentarios tienen "la mayor responsabilidad" en la crisis actual.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24