Saltar al contenido principal

Juicio de Tony Hernández: exnarco relata más sobornos a políticos

Anuncios

Nueva York (AFP)

Un exnarcotraficante hondureño que coopera con la fiscalía de Nueva York aseguró el viernes en una corte federal de Manhattan que en 2009 contribuyó con 100.000 dólares a la campaña presidencial de Porfirio Lobo (2010-2014) y la reelección a diputado de Juan Orlando Hérnández, actual jefe de Estado de Honduras.

Las declaraciones fueron realizadas en el juicio de Juan Antonio "Tony" Hernández Alvarado, de 41 años, acusado de traficar toneladas de cocaína a Estados Unidos en un caso que salpica a su hermano presidente, que según la fiscalía de Nueva York recibió millones de dólares del narcotráfico en sobornos y financiación electoral.

El narco Víctor Hugo Díaz Morales, más conocido como "el Rojo", contó que tras el pago de esos 100.000 dólares volvió a ofrecer más sobornos para Juan Orlando Hernández, que quería presidir el Congreso.

"El acusado Tony Hernández me dijo que si fuese necesario él me lo hacía saber, ya que le estaban colaborando en estos sobornos Alex Ardón, 'Chande', exalcalde de El Paraíso; Leonel Rivera y su hermano Javier Rivera y también el diputado Rodolfo Irias Navas", dijo el Rojo al jurado.

Los hermanos Rivera Madariaga fueron líderes del violento cartel Los Cachiros y colaboran con la fiscalía estadounidense en este juicio, igual que el exalcalde Ardón, acusado de narcotráfico. Irias Navas es diputado del Partido Nacional de los hermanos Hernández y el expresidente Lobo desde 1986.

El Rojo ya había relatado al jurado el jueves que en 2005, a pedido de Tony Hernández, aportó 40.000 dólares a la campaña a diputado de Juan Orlando Hernández.

El testigo de la fiscalía aseguró que cuando Juan Orlando Hernández decidió lanzarse a candidato a la presidencia de Honduras, el acusado le dijo que si lo lograba "se obtendría todo el poder en Honduras y no habría ningún problema en el tráfico de cocaína" por territorio nacional.

El exnarco contó asimismo que el acusado le vendió tres cargamentos por un total de 1.900 kilos de cocaína fabricada en su laboratorio en Colombia.

También detalló los pagos que hacía a Tony Hernández por otorgarle información de radar sobre tráfico aéreo, retenes militares y policiales y operaciones navales, a fin de que los cargamentos de cocaína no fuesen decomisados.

El Rojo también dijo que pagaba a Tony Hernández para que no trasladaran a policías corruptos que protegían el tráfico, y que el acusado vendió a un policía corrupto municiones del ejército nacional de Honduras destinadas luego a narcotraficantes.

Pero también fue revelada en este tercer día del juicio la naturaleza violenta del testigo, que participó en el asesinato de 18 personas y está preso en Nueva York desde hace 17 meses. Dijo que disparó a su propia esposa en la cara y ordenó el asesinato de la hija de un narco rival, de tres años. Un inmenso "¡Ooh!" colectivo se escuchó en la sala.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.