Saltar al contenido principal

El atacante de la comisaría central de París tenía “signos de radicalización”

El fiscal antiterrorista de Francia, François Ricard, brinda una conferencia de prensa sobre el ataque con cuchillo en la Prefectura de París, el 5 de octubre de 2019.
El fiscal antiterrorista de Francia, François Ricard, brinda una conferencia de prensa sobre el ataque con cuchillo en la Prefectura de París, el 5 de octubre de 2019. Geoffroy Van der Hasselt / AFP

Lo confirmó el fiscal antiterrorista de Francia, François Ricard. Además, indicó que el hombre que mató a cuatro personas en un ataque con cuchillo en la Prefectura de París actuó con “violencia extrema” en un recorrido de siete minutos.

Anuncios

Las investigaciones del ataque con cuchillo que dejó cuatro muertos y un herido en la Prefectura de Policía de París el jueves 3 de octubre comenzaron a arrojar las primeras conclusiones sobre el perfil del agresor.

El fiscal antiterrorista de Francia, François Ricard, reveló que el atacante, un trabajador de informática de la comisaría central que murió tras cometer el crimen, presentaba signos de “radicalización latente” tras haberse convertido al islam hace diez años.

El hombre de 45 años, identificado como Mickael H. y empleado de la dependencia policial desde 2003, mantenía contactos con “individuos pertenecientes al movimiento extremista salafista” y, el día del ataque, había intercambiado hasta 33 mensajes de carácter exclusivamente religioso con su esposa, quien también fue detenida. En ese intercambio contenían frases como “Allahu Akbar” (“Dios es el más grande”, en árabe).

Además, según comentó Ricard, el atacante –que no tenía condenas previas y solo una acusación de violencia doméstica hace una década- había dado su aprobación en el pasado a “ciertas exacciones cometidas en nombre del islam”, justificó ante un compañero el atentado contra la revista satírica Charlie Hebdo en 2015, había cambiado su vestimenta y había cortado contacto con las mujeres.

El fiscal señaló que se hizo cargo de la investigación debido a las señales de que el crimen fue premeditado, que el atacante estaba dispuesto a morir, a la naturaleza de las lesiones encontradas en al menos una de las víctimas y los signos de radicalización exhibidos en su personalidad.

Por estos motivos, la Fiscalía abrió una investigación por “homicidio y tentativa de asesinato de personas depositarias de la autoridad pública con fines terroristas”, así como de asociación criminal terrorista, cargo que también pesa sobre la esposa del agresor.

Un recorrido de siete minutos que dejó cuatro muertos y un herido

En su presentación, Ricard relevó cómo fue el recorrido del atacante e informó que las autopsias demostraron “una escena de violencia extrema” que se extendió por siete minutos.

Según el fiscal, el hombre salió a comprar dos cuchillos, incluido uno para preparar ostras, los cuales logró entrar disimuladamente a la dependencia policial. Su comportamiento normal durante el día del ataque no hizo evidenciar sus planes.

En su trayecto, Mickael H. atacó, primero, a dos oficiales de policía de su mismo despacho, de 50 y 38 años. Posteriormente, entró en otro despacho y asesinó a un administrativo de 37 años.

Luego de eso, intentó ingresar en otra oficina que estaba cerrada, bajó por las escaleras, donde agredió a otra persona de 39 años, y se dirigió hacia el patio, momento en el que un policía de 24 años, con solo seis días en servicio, le dio la voz de alto y le disparó mortalmente cuando corría hacia él.

Las últimas revelaciones sobre el caso han despertado críticas de los legisladores de los partidos de oposición de centro-derecha Los Republicanos y de la ultraderecha Agrupación Nacional. Estos grupos acusan al gobierno de Emmanuel Macron de desvirtuar el caso, piden una investigación parlamentaria.

También reclaman al ministro del Interior, Christophe Castaner, que dimita por haber negado, en un primer momento, que el atacante haya mostrado anteriormente alguna señal de radicalización.

Con Reuters, AP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.