Saltar al contenido principal

Máscaras en Hong Kong mientras la prohibición sigue vigente

Un manifestante enmascarado protesta en el distrito Tsim Sha Tsui de Hong Kong el 5 de octubre de 2019.
Un manifestante enmascarado protesta en el distrito Tsim Sha Tsui de Hong Kong el 5 de octubre de 2019. Susana Vera / Reuters

El metro está cerrado, los manifestantes forman una cadena humana, las fuerzas de seguridad vuelven a formarse y la jefa de gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, reivindica la restricción a cubrirse el rostro en las manifestaciones.

Anuncios

El veto al uso de máscaras en las calles está vigente, pero los manifestantes siguen cubriendo sus rostros con la mano en alto en las movilizaciones del sábado 5 de octubre. El día anterior, ante la prohibición, muchos hicieron un llamado a la comunidad internacional para que rechazara la implementación de esta ley colonial que no se usaba desde hace más de 50 años.

En la noche del viernes hubo enfrentamientos entre la policía antimotines y algunos manifestantes. Las autoridades respondieron con gases lacrimógenos y algunos miembros de la protesta prendieron fuego a las barricadas. Otros grupos de la protesta también ocasionaron incendios en las estaciones de metro, rompieron vidrios y sabotearon las máquinas registradoras. En consecuencia, el sistema de metro amaneció cerrado el sábado.

“La ley anti-máscaras ha sido implementada en muchos países avanzados europeos y americanos”

Este sábado, la jefa de gobierno de Hong Kong volvió a dirigirse a los ciudadanos del distrito especial de China. “Las acciones extremas realizadas por vándalos enmascarados fueron impactantes y el grado de su vandalismo no tiene precedentes”, dijo la gobernante al comienzo de su mensaje televisado. La lideresa responsabilizó a los manifestantes de los daños en edificios gubernamentales, tiendas y estaciones del metro. Además resaltó los ataques en contra de la policía.

Un grupo de manifestantes quema escombros en la entrada de una estación del metro de Hong Kong en la noche del viernes 4 de octubre de 2019.
Un grupo de manifestantes quema escombros en la entrada de una estación del metro de Hong Kong en la noche del viernes 4 de octubre de 2019. Susana Vera / Reuters

“Uno de los policías de civil fue atacado por los amotinados e incluso le lanzaron bombas de combustible, lo cual puso su vida en riesgo”, contó Lam y continuó: “sin otra alternativa, él abrió fuego en defensa propia, impactando a una persona en la escena”. La gobernante añadió que episodios como este reflejan que la seguridad de su territorio “ha estado extensivamente comprometida” y por eso justificó la restricción al uso de máscaras durante la protesta.

Carrie Lam también respondió a las críticas de “legisladores y oficiales extranjeros”. La gobernante les recomendó “identificar la esencia del asunto mientras Hong Kong enfrenta violencia sin precedentes”. Además, Lam dijo que “la ley anti-máscaras ha sido implementada en muchos países avanzados americanos y europeos”.

Y mientras los manifestantes se reagrupan progresivamente en Hong Kong, Michelle Bachelet, alta comisionada en derechos humanos de las Naciones Unidos, se pronunció sobre este asunto.

“Usar máscara no es un delito”

Mientras los manifestantes de Hong Kong insisten en que “no es delito” usar cualquier mecanismo para cubrir sus rostros, la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU les da la razón. Pero también reconoce el punto de la gobernante Carrie Lam.

Algunos de los manifestantes durante la marcha pacífica de este sábado 5 de octubre de 2019 en Hong Kong.
Algunos de los manifestantes durante la marcha pacífica de este sábado 5 de octubre de 2019 en Hong Kong. Jorge Silva / Reuters

“La libertad a la reunión pacífica debería ser disfrutada sin restricción al mayor nivel posible”, afirmó la alta comisionada Michelle Bachelet tras señalar que la restricción de cubrir el rostro muchas veces es usada para perfilar y perseguir a ciertos grupos y coartar su libertad de expresión. “Pero, por otro lado, no podemos aceptar que la gente use máscaras para incitar a la violencia. Eso tampoco es aceptable”, añadió Bachelet.

Este sábado se han registrado menos manifestantes en las calles, en parte por el cierre del metro. Muchas tiendas anunciaron que cerrarán sus puertas a las 5 de la tarde.

Con AP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.