Saltar al contenido principal

Sifan Hassan, una bicampeona mundial en pleno huracán Salazar

Anuncios

Doha (AFP)

El Mundial de atletismo de Doha ha sido mágico para la holandesa Sifan Hassan en lo deportivo, con un doblete de oros 1.500-10.000 metros, pero muy convulso en lo personal por la suspensión de su entrenador, el estadounidense Alberto Salazar.

Todavía estaba con los recuerdos frescos de su título mundial de 10.000 metros del pasado sábado cuando Hassan despertó el martes con una noticia que le dejó "conmocionada": su entrenador Salazar había sido suspendido cuatro años por la Agencia Antidopaje Estadounidense (USADA) por "incitación" al dopaje.

Siete de los atletas de Salazar, que forman parte de su grupo Nike Oregon Project, financiado por la marca estadounidense y con base en el noroeste de Estados Unidos, estaban en Doha-2019 y de repente se convirtieron en objetivo prioritario de la prensa internacional, especialmente Hassan, en calidad de campeona mundial.

"Era consciente de las investigaciones en curso cuando me uní al equipo (de Alberto Salazar) y siempre he tenido la conciencia tranquila", dijo ese día en un comunicado, señalando que "los hechos de esta investigación se refieren a un periodo anterior" a su llegada al grupo de entrenamiento de Oregón.

La Federación Holandesa de Atletismo determinó que su estrella fuera acompañada hasta el resto del Mundial de Doha por el entrenador principal del equipo nacional, Charles Van Commenée, y subrayó que la continuidad de Sifan Hassan en el Oregon Project se decidirá "después del Mundial".

"Tengo confianza total en Sifan. Está seguida íntegramente por un equipo médico holandés y por una nutricionista holandesa. No toma ningún tratamiento, medicamento o suplemento que no sea prescrito por nosotros", dijo entonces el director técnico de la Federación Holandesa, Ad Roskam.

Hassan, en mitad de la tormenta, se centró en el reto de ganar también el oro en los 1.500 metros, algo que consiguió este sábado tras imponerse en la final en el estadio Khalifa (3:51.95).

Tras las series y después de las semifinales había optado por un perfil bajo, pese a la expectación que generaba su presencia.

- Oregon Project -

La historia de Sifan Hassan comenzó muy lejos de Holanda.

Nació hace 26 años en Adama (Etiopía) y llegó al país europeo con 15 años, recibiendo asilo.

Pronto sus cualidades para el atletismo fueron detectadas por técnicos nacionales.

En 2014 había sido campeona europea de 1.500 metros, en 2015 bronce de esa distancia en el Mundial de Pekín y en 2016 se proclamó campeona del kilómetro y medio en el Mundial en pista cubierta en Portland, precisamente en Oregón, el estado en el que iba a trabajar al unirse al grupo de Alberto Salazar a finales de este año.

En el Mundial de Londres-2017 fue bronce en los 5.000 metros y en 2018 cosechó dos medallas en el Mundial bajo techo (plata en 3.000 metros, bronce en 1.500 metros), antes de un oro europeo en 5.000 metros.

Su eclosión definitiva tuvo lugar este 2019, en el que llegó al Mundial como uno de los grandes nombres del fondo y el medio fondo, y no decepcionó, con su doblete de títulos.

Pero inevitablemente, el balance queda empañado por la sombra de la duda que arroja su relación con el controvertido Salazar, un técnico nacido en Cuba hace 61 años cuyos experimentos para conseguir mejores rendimientos violaron el reglamento, según determinó la USADA en su veredicto.

Se da además la circunstancia de que mientras otros atletas del Oregon Project trabajan especialmente con otros técnicos del grupo, Sifan Hassan sí que tenía un trabajo mucho más directo con Alberto Salazar, conocido en el pasado sobre todo por ser el preparador hasta 2017 de Mo Farah.

"Me sorprendió la noticia. Conozco a su equipo, sé que son estupendos y corren rápido. He hablado con Sifan Hassan antes del calentamiento. Ella puede estar más afectada, a ella le entrena directamente Salazar", afirmó tras las semifinales de 5.000 metros la alemana Konstanze Klosterhalfen, otra de las atletas del Oregon Project y que se colgó el bronce en esa distancia este sábado.

En total son cuatro las medallas de los atletas del Oregon Project en este Mundial. Además de los dos oros de Hassan y el bronce de Klosterhalfen, el estadounidense Donavan Brazier fue campeón en los 800 metros.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.