Saltar al contenido principal

Hong Kong endurece las represalias, pero las protestas antigubernamentales no cesan

Un manifestante es detenido por las autoridades policiales durante las protestas en Hong Kong, el 7 de octubre de 2019.
Un manifestante es detenido por las autoridades policiales durante las protestas en Hong Kong, el 7 de octubre de 2019. Jorge Silva / Reuters

La policía dispersó con gases lacrimógenos un nuevo foco de manifestaciones, que se produjeron en rechazo a la ley anti-máscaras. La Justicia procesó a dos personas bajo esa normativa y el Gobierno estudia restringir el acceso a Internet.

Anuncios

El pulso entre los manifestantes y las autoridades de Hong Kong no tiene respiro. Tras una madrugada del 7 de octubre marcada por violentos incidentes, las protestas se repitieron en la ciudad semiautónoma en rechazo a la última ley impulsada por el Gobierno, que prohíbe el uso de máscaras durante las movilizaciones.

Grupos de personas se congregaron en los centros comerciales y formaron grandes círculos de varios niveles, a la vez que corearon consignas como "disolver la fuerza policial de Hong Kong", "lucha por la libertad, apoya a Hong Kong" y "tengo derecho a usar una máscara".

Los manifestantes llevaron posteriormente su reclamo de nuevo a las calles, aunque en menor número que en los días anteriores. La respuesta de las autoridades fue otra vez la dispersión con el uso de gases lacrimógenos.

La ciudad amaneció el lunes –día festivo en la ciudad- con las consecuencias de las violentas protestas que se registraron la noche del domingo 6 de octubre. El metro de Hong Kong reabrió parcialmente y con algunas estaciones cerradas tras sufrir incendios por lo que las autoridades catalogaron como "vandalismo grave". Muchas tiendas y bancos chinos también sufrieron daños.

Las protestas del domingo dejaron a decenas de manifestantes detenidos y repercutió en la primera advertencia del Ejército chino contra los protestantes.

Las movilizaciones en Hong Kong, que iniciaron hace casi cuatro meses en rechazo a la ley de extradición propuesta por el Gobierno de Carrie Lam y mutaron en un reclamo de mayor democracia tras el retiro de ese proyecto, se intensificaron desde el martes 1 de octubre durante la conmemoración del Día Nacional de China y, luego, cuando el Gobierno implementó la ley anti-máscaras.

La Justicia procesó a los primeros dos manifestantes bajo la ley anti-máscaras

Este lunes 7 de octubre dos manifestantes se convirtieron en los primeros procesados bajo la ley que prohíbe el uso de máscaras en las protestas, puesta en vigor por el Gobierno el sábado 5 de octubre con el fin de sofocar las manifestaciones.

Un estudiante de 18 años y una mujer de 38 años fueron detenidos en la madrugada del sábado y enfrentan una pena máxima de un año de prisión y una multa, en caso de ser condenados. También recibieron cargos por participar de una asamblea ilegal, delito que puede acarrear hasta cinco años de prisión. Ambos fueron liberados bajo fianza a la espera del juicio.

El Tribunal Superior de Hong Kong rechazó un segundo pedido de anulación de la prohibición del uso de máscaras, pero aceptó atender a finales de octubre una solicitud de 24 legisladores contra la denominada Ordenanza de Regulaciones de Emergencia, ley colonial invocada por la jefa ejecutiva Carrie Lam para vetar el porte de máscaras sin aprobación legislativa.

Mientras Lam ha asegurado que buscará refrendar la prohibición cuando el Parlamento se reúna el 16 de octubre, sus críticos advirtieron que la ley de emergencia le otorga amplios poderes a la mandataria para implementar cualquier medida necesaria sin obstáculos.

La ley fue promulgada por el gobierno colonial británico en 1922 para frenar una huelga de marineros y se implementó por última vez en 1967 para terminar con una serie de disturbios.

El Gobierno hongkonés estudia restringir el acceso a Internet

Citado por el diario digital 'Hong Kong Free Press', el miembro del Consejo Ejecutivo del Gobierno hongkonés, Ip Kwok-him, admitió que ese órgano está estudiando una posible restricción del acceso a Internet para frenar las protestas.

"A estas alturas, el Gobierno considerará todos los medios legales para parar las revueltas. No descartaremos una prohibición de Internet", subrayó Kwok-him.

La medida apuntaría a evitar que los manifestantes se organicen, tal como lo vienen haciendo, a través de plataformas de mensajería online, foros, redes sociales y otras vías.

Previamente, el domingo 6 de octubre, la también diputada Regina había cuestionado esta potencial medida porque "provocaría una conmoción enorme" y según ella "no merece la pena".

Con Reuters, AP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.