Saltar al contenido principal

Macron llamó a una “lucha implacable” contra el terrorismo en homenaje a los oficiales asesinados

El presidente francés Emmanuel Macron lidera un homenaje a los policías asesinados en la Prefectura de París, el 8 de octubre de 2019.
El presidente francés Emmanuel Macron lidera un homenaje a los policías asesinados en la Prefectura de París, el 8 de octubre de 2019. Benoit Tessier / Reuters

El presidente francés encabezó las conmemoraciones en honor a los cuatro oficiales que murieron en un ataque con cuchillo en la Prefectura de Policía de París. En su discurso, instó a la sociedad francesa a “movilizarse” contra la “hidra islamista”.

Anuncios

En el patio de la Prefectura de Policía de París, el presidente francés Emmanuel Macron lideró un sentido homenaje a los cuatro oficiales que murieron en un ataque con cuchillo perpetrado por un compañero de trabajo el jueves 3 de octubre.

El mandatario cerró los actos con un discurso en el que prometió “una lucha implacable” frente a los que denominó como “terroristas islamistas”.

“Sus colegas han caído bajo los golpes de un islam equivocado y mortal que depende de nosotros erradicar”, dijo Macron ante los oficiales presentes e instó a “toda la nación” a “movilizarse” frente a la “hidra islamista” con “el espíritu irreductible francés de resistencia”.

En ese sentido, recalcó que “es toda la nación la que debe unirse, movilizarse para actuar”. “Una sociedad de vigilancia, eso es lo que tenemos que construir, la vigilancia y no la sospecha que corroe, la vigilancia, la escucha atenta del otro, el despertar razonable de las conciencias”, continuó Macron, quien aclaró que “esta no es una lucha contra una religión, sino contra su distorsión que conduce al terrorismo”.

En medio de las críticas de la oposición a su administración por no haber detectado los signos de radicalización del atacante a tiempo, Macron llamó a “saber identificar en la escuela, en el trabajo, en los lugares de culto, cerca de casa, la laxitud, las desviaciones, estos pequeños gestos que señalan una desviación de las leyes y valores de la República”.

Por otro lado, en alusión al tiempo empleado por el atacante para cometer el crimen, el jefe de Estado francés recordó que “siete minutos fueron suficientes para quitarle la vida a cuatro de los suyos”. Y catalogó como “inconcebible, inaceptable” que el ataque se haya producido “en el mismo lugar donde perseguimos a terroristas y delincuentes”.

Sus palabras, con cierto tono crítico, cobran un interés particular luego de que se conociera que el agresor, Mickaël Harpon, un informático de 45 años que trabajaba en la dependencia policial desde 2003, había dado signos de radicalización religiosa, incluso informados por sus compañeros en 2015, pero no fueron incorporados a su expediente.

Por eso, el presidente francés subrayó que se aclararán todos los puntos en torno a los hechos, se establecerán responsabilidades, “se hará justicia, como es debido” y prometió a los familiares y allegados de los cuatro asesinados que “la República estará siempre a (su) lado”.

Los oficiales fallecidos recibieron la Legión de Honor a título póstumo

La alocución de Macron fue precedida por los tradicionales actos de reconocimiento de la fuerza policial. El himno nacional, “La Marsellesa”, sonó durante los homenajes a los fallecidos y el presidente se inclinó frente a los cuatro ataúdes.

Por otro lado, Damien Ernest, Anthony Lancelot, Brice Le Mescam y Aurélia Trifiro, las cuatro víctimas del ataque, recibieron la Legión de Honor de manera póstuma, acción a cargo del ministro del Interior, Christophe Castaner.

El acto se realizó en el patio de la Prefectura, donde el atacante murió tras ser alcanzado por los disparos de otro oficial de policía. Este agente, un pasante de 24 años, también será condecorado, pero en una ceremonia posterior.

Además de Macron y Castaner, numerosos miembros de la clase política participaron del homenaje, entre ellos, los dos anteriores presidentes de Francia, François Hollande y Nicolas Sarkozy, buena parte del Gabinete y altas instituciones del Estado y los líderes de los grandes partidos políticos.

El atacante poseía una memoria USB con información de sus colegas policías, según Le Parisien

El periódico Le Parisien, citando fuentes no identificadas cercanas a la investigación, publicó este martes 8 de octubre que el atacante de la Prefectura de París poseía una memoria USB con información sobre decenas de sus colegas policías, que fue encontrada entre sus posesiones.

El diario francés agregó que no estaba claro si el agresor había reunido esos datos como parte de su trabajo o si los había tomado a escondidas, así como si los había compartido con otras personas. En la memoria, además, contaba con varios videos de propaganda del grupo Estado Islámico.

El atacante de la comisaría central, Mickaël Harpon, se había unido al islam hace diez años y había mostrado “signos de radicalización”, según los investigadores, los cuales también habían sido reportados por sus compañeros en 2015.

El Gobierno francés ha enfrentado críticas de la oposición por no haberse anticipado a este cambio en la personalidad del atacante y, además, por haber dicho inicialmente que Harpon no había dado señales de alarma que pudieran servir para evitar la agresión.

Este martes 8 de octubre, el ministro del Interior, Christophe Castaner, que enfrenta pedidos de renuncia por parte de la oposición, fue sometido a un interrogatorio a puertas cerradas ante una delegación de Inteligencia parlamentaria y, más tarde, deberá responder ante otra comisión de la Asamblea Nacional.

Este jueves 10 de octubre, Castaner deberá comparecer ante un panel de Senado para explicar por qué las ‘banderas rojas’, incluida la aprobación pública de Harpon a los ataques contra la revista satírica Charlie Hebdo en 2015, no fueron sumadas a su expediente.

A raíz del ataque, el Ministerio del Interior estableció una célula para rastrear potenciales islamistas radicales dentro de las filas de las fuerzas de seguridad.

Con AFP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.