Saltar al contenido principal

Colombia: el expresidente Álvaro Uribe quedó formalmente vinculado a investigación

El expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, habla durante una conferencia de prensa después de una audiencia privada en la Corte Suprema de Justicia, en Bogotá, Colombia, el 8 de octubre de 2019.
El expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, habla durante una conferencia de prensa después de una audiencia privada en la Corte Suprema de Justicia, en Bogotá, Colombia, el 8 de octubre de 2019. Luisa Gonzalez / Reuters

La decisión de la Corte Suprema de Justicia significa que el proceso sobre manipulación de testigos continúa y procederá a la recolección de pruebas para determinar si archiva el caso o si hay evidencias para iniciar un juicio contra el exmandatario.

Anuncios

Es un primer paso judicial que agudiza la polarización política en Colombia. La declaración de la Corte Suprema de Justicia fue emitida tras una indagatoria de siete horas, en la que el expresidente Álvaro Uribe Vélez testificó, el martes 8 de octubre, como parte de una investigación sobre si participó en "fraude procesal y soborno en concurso homogéneo y sucesivo", en un caso por presunta manipulación de testigos.

Ahora la Corte tiene la palabra. Después de escuchar al expresidente y ahora senador, entra en una fase de recolección de pruebas. En caso de definir que hay suficientes elementos probatorios, los magistrados podrían llegar incluso a la imputación de cargos.

De proceder un juicio, la corte tiene varias posibilidades. El exjefe de Estado podría defenderse en libertad y en un segundo escenario, los jueces podrían ordenar su detención mientras avanza el proceso en su contra.

Uribe, cuya figura divide a los colombianos entre el amor y el odio, se convirtió así en el primer expresidente que responde a un proceso penal en la Corte Suprema, debido a que por tener fuero de senador su caso queda fuera de la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, encargada de los procesos contra jefes de Estado y exmandatarios.

¿En qué consiste el caso por presunta manipulación de testigos que alcanzó a Uribe?

Álvaro Uribe Vélez, que gobernó Colombia entre 2002 y 2010, es investigado por un caso que él mismo inició en 2012. En ese momento el expresidente acusó al senador izquierdista Iván Cepeda por buscar a exparamilitares en las cárceles, para supuestamente usarlos como testigos falsos en contra suya.

Opositores de Álvaro Uribe, ex presidente y legislador de Colombia, se manifiestan mientras asiste a una audiencia privada en la Corte Suprema de Justicia de Bogotá, Colombia, el 8 de octubre de 2019.
Opositores de Álvaro Uribe, ex presidente y legislador de Colombia, se manifiestan mientras asiste a una audiencia privada en la Corte Suprema de Justicia de Bogotá, Colombia, el 8 de octubre de 2019. REUTERS/Leonardo Muñoz

Pero en febrero de 2018 el caso tuvo un giro: el tribunal, que investiga todos los asuntos penales que involucran a legisladores, dijo que Cepeda había recopilado información como parte de su trabajo y que no había pagado ni presionado a ex paramilitares.

En cambio, la Corte consideró que había indicios de que el exmandatario habría manipulado testimonios para presuntamente perjudicar a Cepeda.

Según el expediente de este caso, como respuesta a la decisión de febrero de 2018, aliados del exmandatario habrían comenzado nuevos esfuerzos de manipulación de testigos.

Aunque el caso implica a un total de 42 testigos, que entre los más mencionados se encuentra Juan Guillermo Monsalve, a quien Uribe habría intentado acercarse para que se retractara de los señalamientos en su contra. En julio de 2018, el entonces magistrado José Luis Barceló, de la Sala Penal, le abrió un proceso por las supuestas presiones a Monsalve, que lo llevó a declarar ante la Corte.

Uribe se defiende, en medio de manifestaciones a favor y en contra

Contrario a las acusaciones de sus adversarios el exmandatario asegura que durante su gobierno combatió a los paramilitares. En diferentes ocasiones ha declarado que el proceso en su contra tiene motivaciones políticas y numerosas irregularidades.

Además, cuestionó la independencia de la corte y criticó que el tribunal no haya aceptado una declaración libre que ofreció hacer antes de ser llamado a indagatoria.

"Creo que (el magistrado) habrá percibido mi respeto por la justicia y mi afán por la verdad", dijo Uribe ante la prensa, en la sede de su partido político Centro Democrático, poco después de testificar.

El caso tiene en vilo a Colombia y ha generado la manifestación de miles de personas, entre simpatizantes y detractores.

Todavía está en el presente de los colombianos la discordia tras los resultados del plebiscito de la paz, en el que en 2016 los simpatizantes del uribismo obtuvieron la mayoría en las urnas con un 'No 'a la firma de los acuerdos entre el gobierno del entonces presidente Juan Manuel Santos y la exguerrilla de las FARC. Situación que obligó a ampliar la negociación del proceso de paz que finalmente fue firmado con algunas modificaciones.

La vinculación formal por parte de la Corte Suprema al expresidente Uribe es un paso que divide a un país ya polarizado duramente entre quienes añoran la mano firme del expresidente y los que creen en una renovación política que le abra camino a otras fuerzas.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.