Saltar al contenido principal

Intervención turca deja miles de desplazados kurdos en el norte de Siria

Una familia llega cerca de la ciudad de Hasaké, al norte de siria, después de huir de bombardeos del Ejército turco el 10 de octubre de 2019.
Una familia llega cerca de la ciudad de Hasaké, al norte de siria, después de huir de bombardeos del Ejército turco el 10 de octubre de 2019. Delil Suleiman / AFP

Limpieza étnica, expulsión masiva... ¿Qué destino prevé Recep Tayyip Erdogan a los kurdos? Dos días después del inicio de la intervención militar turca en Siria, decenas de miles de kurdos huyen de los combates.

Anuncios

Camionetas llenas de mujeres y niños o calles bloqueadas por filas de automóviles que intentan huir, estas son algunas de las escenas que se vieron este 10 de octubre en la ciudad de Ras al-Ain, en el norte de Siria, poco después del estallido de la ofensiva ordenada por el presidente de Turquía.

"Los civiles están abandonando el área, están en pánico, no pueden refugiarse en Turquía, están empacando sus maletas pero no saben a dónde ir", informó Shona Bhattacharyya, enviada especial de France 24 desde el municipio de Akçakale, ubicado a unos cien metros de la frontera entre Siria y Turquía.

En menos de dos días, los ataques con tanques y aviones turcos han causado el desplazamiento de más de 60.000 personas. Según el informe del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la mayoría de los que huyen intenta alejarse de las áreas de Ras al-Ain y Derbassiyé y se dirigen hacia la ciudad siria de Hassake, más al este.

La ofensiva militar, nombrada "Fuente de paz" por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, tiene como objetivo debilitar a las fuerzas armadas kurdas situadas en el norte de Siria, incluidas las milicias YPG, que son consideradas por el mandatario como una "amenaza terrorista" a las puertas de Turquía.

Para Gauthier Rybinski, cronista internacional de France 24, "Erdogan quiere controlar la región con una zona de amortiguación en su frontera y liberar a Turquía de los dos millones de refugiados sirios (de la guerra en Siria), en su mayoría árabes, para desplazar a los kurdos y reubicar allí a los árabes (...) que es nada menos que una limpieza étnica", asegura.

¿Expulsión masiva, limpieza étnica, urbicidio?

Pero los expertos no se ponen de acuerdo en dar un nombre a lo que sucede en el norte de siria. El historiador especializado en nacionalismo turco, Étienne Copeaux, considera que "el término limpieza étnica es un poco excesivo" y asegura que prefiere referirse a la situación como una "expulsión masiva".

Para Copeaux, esa fue la situación que vivió la ciudad de Afrin en marzo de 2018, en otra operación liderada por Turquía. Después de rodear la localidad, habitada por kurdos y yazidíes, Ankara y sus fuerzas aliadas desplazaron a unas 150.000 personas que habían buscado refugio en las áreas aledañas.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Según aseguró la organización Amnistía Internacional, algunos de estos desplazados internos, que lograron regresar a sus hogares meses después, descubrieron que sus propiedades habían sido confiscadas o robadas por grupos armados aliados a Turquía.

Las expulsiones en masa han sido una práctica frecuente. Entre 2015 y 2016, varias ciudades turcas habitadas por kurdos fueron escenario de enfrentamientos entre rebeldes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y las fuerzas turcas. Barrios enteros de estas localidades fueron arrasados ​​por las autoridades. Fue el caso de Diyarbakir, capital del Kurdistán turco o de Nusaybin, en la frontera siria.

"Los especialistas incluso hablan de urbicidio para designar la aniquilación de lo urbano y de la arquitectura en aras de hacer desaparecer una cultura", explica Copeaux. El investigador recordó que hasta la década de 1990, Turquía negó totalmente la cultura kurda donde incluso estaba prohibido hablar en kurdo dentro de territorio turco, so pena de ir a la cárcel.

"Hay un verdadero racismo antikurdo" en Turquía

Para algunos, el despliegue de la ofensiva militar tiene un vínculo muy estrecho con la derrota que vivió el partido del presidente Erdogan en las últimas elecciones legislativas de abril, así como a los bajos índices de popularidad que ha registrado últimamente el mandatario. Es por ello que en un momento en el que necesita elevar su popularidad en un electorado nacionalista, "Erdogan no duda en acudir al espantapájaros kurdo, porque funciona", asegura Rybinski.

Lo que hay detrás de los ataques de Turquía en el norte de Siria

El nacionalismo pesa aún en algunos sectores de la sociedad turca y parte de su población no quiere oír una palabra al respecto. "Los ataques del PKK y las docenas de jóvenes soldados turcos que murieron en el frente durante las operaciones militares en las localidades kurdas y estas en Turquía no se han borrado de la memoria, hay un verdadero racismo anti-kurdo", explica Copeaux.

Pero aún hay otra razón histórica que legitima, entre el electorado turco, el ataque. Se trata de un antiguo reclamo de los territorios en el norte de Siria que el Imperio Otomano perdió a finales de la Primera Guerra Mundial y que aún algunos turcos esperan que su país los recupere. Una lectura histórica que hace eco entre los nacionalistas turcos que Recep Tayyip Erdogan busca contentar atacando a las comunidades kurdas instaladas en Siria.

Este artículo fue adaptado de su original en francés.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.