Saltar al contenido principal
En 2 minutos

Lo que hay detrás de los ataques de Turquía en el norte de Siria

Soldados turcos en tanques blindados durante una operación militar en áreas kurdas del norte de Siria, cerca de la frontera siria, en Akcakale, Sanliurfa, Turquía, el 09 de octubre de 2019.
Soldados turcos en tanques blindados durante una operación militar en áreas kurdas del norte de Siria, cerca de la frontera siria, en Akcakale, Sanliurfa, Turquía, el 09 de octubre de 2019. EFE

Tras la retirada de las tropas estadounidenses de la frontera entre Siria y Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdogan inició una embestida para combatir la presencia de los kurdos, un pueblo que lucha por un Estado propio.

Anuncios

Con el inicio de la guerra en Siria en 2011, las milicias kurdas presentes en la zona fronteriza con Turquía se fortalecieron, algo que Ankara nunca vio con buenos ojos.

Esta etnia, considerada el pueblo sin Estado más grande del mundo está formada por más de 30 millones de personas repartidas entre Irak, Turquía, Siria y Armenia. Son musulmanes sunitas descendientes de una cultura milenaria que por siglos ha peleado por tener un país propio.

Sin embargo, esas libertades le han sido negadas y por contra, su ferviente lucha por independizarse les ha costado la segregación en las comunidades en las que habitan. Concretamente la Turquía de Recep Tayyip Erdogan considera a las YPG, su fracción armada, como un grupo terrorista.

A pesar de haber luchado codo a codo con las tropas estadounidenses para contener el avance del autodenominado Estado Islámico y haberse convertido en el mayor aliado de Washington en la región, el presidente Donald Trump anunció la retirada de sus tropas, lo que dejó a los kurdos a manos de Erdogan, quien no tardó en desplegar todo su arsenal para hacerse con el control de la frontera.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.