Saltar al contenido principal

Todo es posible para Simone Biles

Simone Biles al termino de la prueba de suelo del Mundial de Gimnasia celebrado en Stuttgart, Alemania, el 10 de octubre de 2019.
Simone Biles al termino de la prueba de suelo del Mundial de Gimnasia celebrado en Stuttgart, Alemania, el 10 de octubre de 2019. Daniel Kopatsch / EFE

La deportista estadounidense se convirtió en la gimnasta más laureada de la historia después de ganar su quinto oro en un Mundial. Un triunfo que fue acompañado de saltos nunca vistos antes en una mujer.

Anuncios

Simone Biles se convirtió en la gimnasta más laureada de la historia al conseguir su quinto título mundial en Stuttgart, Alemania. Después de este triunfo la atleta estadounidense solo está a una victoria de igualar al gimnasta japonés Kōhei Uchimura, que cuenta con seis victorias en su palmarés.

Desde que cosechase su primer Mundial a los 16 años, Biles ya lleva 22 medallas -16 de oro- en unos Mundiales, y solo es superada por el bielorruso Vitaly Scherbo, que tiene una más.

Biles, de no haberse retirado para el Mundial de 2017, después de los JJ.OO. de Río de Janeiro del 2016, en los que fue la primera atleta en ganar cuatro medallas de oro en unas únicas Olimpiadas, posiblemente ya sería la gimnasta más laureada de la historia.

G.O.A.T.: la mejor de la historia

Hace dos meses Simone Biles sorprendió al mundo del deporte, cuando apareció, durante un entrenamiento, con un maillot personalizado en el que se podía leer "Biles". A pesar de que usar vestuario individualizado no es común en la gimnasia, lo que más llamó la atención fue la serigrafía que había debajo de su nombre: la imagen de una cabra.

En el mundo anglosajón se ha popularizado el uso del nombre del animal, en inglés "GOAT", como un acrónimo que abrieva la frase "Greatest of All Time" (La mejor de todos los tiempos).

La misma semana en la que sorprendió con el novedoso vestuario, en una entrevista, Biles trató de explicar al resto de los humanos qué supone ser la mejor: "Cada día en los entrenamientos siento que me puedo sorprender más a mí misma, así que nunca sé que es lo siguiente que puedo conseguir".

Un maillot y una frase que entusiasmaron a sus admiradores, pero que despertaron la susceptibilidad de sus críticos.

Pero, ¿qué hay de malo en que alguien que demuestra estar a un mundo de distancia de sus rivales, simplemente, sienta orgullo de sus logros?

Porque Simone Biles no solo gana títulos, también reinventa la gimnasia con saltos con los que sus rivales pondrían en peligro su vida solo de intentarlos.

Simone Biles es la única gimnasta que ha conseguido realizar un salto triple-doble, en suelo, y un doble-doble, en barra.
Simone Biles es la única gimnasta que ha conseguido realizar un salto triple-doble, en suelo, y un doble-doble, en barra. Wolfgang Rattay / Reuters

En el Mundial que acaba de ganar, la estadounidense mostró al mundo dos ejercicios que solo habían logrado llevar a cabo unos pocos hombres: el triple doble en suelo, un doble salto normal con triple giro; y un doble-doble, un doble mortal, en barra, agrupado con doble pirueta.

Son dos saltos que nunca ha podido realizar ninguna otra mujer. "Siento que nunca debes conformarte solo porque estés ganando o en la cima. Siempre debes empujarte a ti misma", explicó en una entrevista después de realizar por primera vez un triple doble.

De hecho, Nastia Liukin, campeona de conjuntos de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, aseguró en televisión, que si alguien le hubiese dicho hace diez años que había una gimnasta que quería intentar alguno de esos movimientos, ella le hubiese contestado que eso es demasiado difícil y peligroso. Sin embargo, Biles acabó con esta lógica.

Todo esto a sus 22 años, una edad en la que tradicionalmente las atletas ya no pueden pensar en competir al más alto nivel.

Una historia de vida complicada

La fortaleza de su físico va acompañada de una gran resiliencia frente a la vida.

Simone Biles nunca conoció a su padre, y su madre, adicta a las drogas, la abandonó, junto a sus hermanos, con tres años de edad, en un orfanato del que fue recuperada por sus abuelos maternos a los seis años.

"Cuando era más pequeña me preguntaba qué habría sido de mi vida si no hubiese pasado nada de esto. A veces, todavía me pregunto si mi madre biológica se arrepiente y querría haber hecho las cosas de manera diferente, pero evito plantearme estas cuestiones porque no las tengo que responder yo", comentó Simone Biles en una entrevista.

Otro capítulo impactante de su vida fue revelado en enero de 2018, cuando confesó públicamente que era una de las más de 250 gimnastas que habían sido abusadas sexualmente por Lawrence Nassar, antiguo médico de la selección estadounidense de gimnasia.

Aunque al principio mantuvo una actitud silenciosa respecto a esta cuestión, en los últimos tiempos expresó su frustración con la federación estadounidense e incluso ha llegado a emocionarse en público hablando de las secuelas que le produjeron los abusos. "Ahora conozco la respuesta. No, no fue mi culpa. No, no llevaré la culpa que le pertenece a Larry Nassar, USA Gymnastics y otros", expresó recientemente.

El último episodio oscuro que afectó a la vida de Biles fue la detención de su hermano Tevin Biles-Thomas, el 30 de agosto, acusado por un triple asesinato durante la pasada Nochevieja.

El secreto para Tokio 2020: llevar una vida normal

A pesar de una historia de vida difícil y de unos éxitos superlativos, Biles trata de llevar una vida corriente.

Después de los Juegos Olímpicos de Río 2016 decidió retirarse temporalmente. En ese tiempo, la atleta substituyó jornadas maratonianas de entrenamientos de gimnasia a cambio de poder disfrutar de la vida real. Biles consiguió encontrar la alegría más allá del deporte y dedicar su tiempo a sus amistades, a sus familiares, a su pareja e incluso a Lilo, su Bulldog francés.

Un estilo de vida equilibrado que le permite seguir con su camino triunfal y que, además, considera clave para poder volver a hacer historia en los próximos JJ.OO de Tokio 2020.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.