Saltar al contenido principal

Reabren paso fronterizo entre México y EE. UU. que estuvo bloqueado por migrantes

Agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. abren las puertas de un paso fronterizo para que los solicitantes de asilo que tenían cita en la corte pudieran asistir o reprogramar, mientras un grupo de migrantes, que regresaron a México para esperar su audiencia de asilo en EE. UU., bloqueaba el puente que comunica a Tamaulipas con Texas, el 10 de octubre de 2019.
Agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. abren las puertas de un paso fronterizo para que los solicitantes de asilo que tenían cita en la corte pudieran asistir o reprogramar, mientras un grupo de migrantes, que regresaron a México para esperar su audiencia de asilo en EE. UU., bloqueaba el puente que comunica a Tamaulipas con Texas, el 10 de octubre de 2019. Veronica G. Cardenas / Reuters

Tras un acuerdo entre autoridades de ambos lados de la frontera, se abrió el paso al tránsito de vehículos y peatones en el puente que conecta a Tamaulipas, México, con Texas, EE. UU.

Anuncios

Fue un bloqueo de alrededor de 16 horas.La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza informó que el paso fronterizo "estuvo temporalmente detenido" desde alrededor de la 1:30 de la madrugada del jueves 10 de octubre y hasta horas de la tarde del mismo día, cuando un grupo de entre 250 y 300 migrantes "sin documentos de entrada" acampó en la mitad del puente.

La prensa de Tamaulipas reportó que el paso fronterizo fue reabierto después de un acuerdo entre autoridades de ambos países, aunque no entregó más detalles al respecto.

Alrededor de las 16:00, hora local, efectivos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos comenzaron a abrir la puerta de malla que impedía el paso en el puente.

Para los migrantes esta protesta se trató de una medida desesperada ante la falta de una respuesta de la Administración de Donald Trump a sus solicitudes de asilo, presentadas hace varios meses.

Algunos de ellos expresaron que hasta ahora solo lograron tener una entrevista sobre su situación migratoria, pero que la única respuesta obtenida fue la de reprogramar una nueva cita.

Un grupo de migrantes bloquea el puente que comunica a Matamoros, Tamaulipas, México, con Brownsville, Texas, EE. UU., para exigir que se agilice el proceso de sus solicitudes de asilo, en Estados Unidos, el 10 de octubre de 2019.
Un grupo de migrantes bloquea el puente que comunica a Matamoros, Tamaulipas, México, con Brownsville, Texas, EE. UU., para exigir que se agilice el proceso de sus solicitudes de asilo, en Estados Unidos, el 10 de octubre de 2019. REUTERS/Veronica G. Cardenas

"Todos queremos aquí una oportunidad, pero si no se puede entonces que digan un 'no' definitivo, pero que no lo tengan engañado a uno", dijo una manifestante a Reuters.

"Que nos den una solución porque ya no queremos estar aquí… Hay gente que ya fue a su segunda cita, va a otra más, si nos siguen diciendo que más tiempo entonces dónde vamos a parar", aseguró otra mujer mientras acampaba en el puente fronterizo.

El alcalde de Matamoros, Mario Alberto López, llegó al lugar para hablar con los migrantes y tratar de convencerlos de permitir la reapertura del cruce.

Algunos aseguraron que vivían en condiciones poco higiénicas en la ciudad, sin suficientes albergues y acceso a sanitarios. El funcionario prometió enviar equipos de limpieza y montar instalaciones para aseo.

El Protocolo de Protección a Migrantes agudiza la espera

Esta política instaurada por Washington desde finales de enero de este año, obliga a los solicitantes a esperar fuera de su territorio, mientras las cortes estadounidenses deciden si son aptos para recibir asilo en su país.

Alrededor de 51.000 migrantes, que buscan refugio en EE. UU., han sido devueltos a México bajo esta medida. Desde el pasado julio, al menos 8.000 de ellos han sido enviados a Matamoros, Tamaulipas, donde se produjo el bloqueo, considerada una de las ciudades más violentas, azotadas por el crimen organizado.

La sensación de incertidumbre se incrementa en medio de la noticia de un nuevo cambio en las políticas estadounidenses. El pasado septiembre, la Corte Suprema de este país dio luz verde de forma temporal al Gobierno de Donald Trump para denegar el asilo a aquellas personas, que pasaron por México u otro tercer país y que no solicitaron refugio allí primero.

La decisión no es definitiva, pero seguirá aplicándose mientras continúa la batalla legal por este asunto en otros tribunales de menor instancia.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.