Saltar al contenido principal

Ecuador: Luz verde a diálogos en medio del toque de queda en Quito

Un manifestante ondea una bandera de Ecuador durante el décimo día de protestas contra las medidas de austeridad del Gobierno de Lenín Moreno, en Quito, el 12 de octubre de 2019.
Un manifestante ondea una bandera de Ecuador durante el décimo día de protestas contra las medidas de austeridad del Gobierno de Lenín Moreno, en Quito, el 12 de octubre de 2019. Henry Romero / Reuters

Hoy domingo 13 de octubre se realizará la primera reunión entre el gobierno de Ecuador y representantes del movimiento indígena. Las conversaciones se dan tras el anuncio del presidente de toque de queda y militarización de Quito.

Anuncios

Tras 10 días de intensas protestas sociales en Ecuador se daría el primer acercamiento entre los distintos sectores y el gobierno. Así lo dio a conocer el sistema de Naciones Unidas y la Conferencia Episcopal Ecuatoriana en un comunicado conjunto: “la primera reunión de diálogo está convocada para el día 13 de octubre a las 3 de la tarde en Quito”.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ordenó toque de queda y militarización del Distrito Metropolitano y los valles de Quito, luego de que se cumpliera el décimo día de protestas en contra de una serie de medidas de austeridad dictadas por el Gobierno, siendo la quita de subsidios al combustible la más controversial.

A través de Twitter, Moreno señaló que la medida rige desde las 15 (hora local, 20 hora GMT) y justificó su decisión porque “esto facilitará la actuación de la fuerza pública frente a los intolerables desmanes de violencia”.

Minutos después, también a través de esa red social, el Ministerio de Gobierno de Ecuador instó a la ciudadanía a regresar a sus viviendas e informó que “esta medida estará vigente hasta nuevo aviso”.

En un mensaje televisado, el presidente ecuatoriano remarcó que “vamos a restablecer el orden en todo el Ecuador” para lo cual ordenó “al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas a tomar inmediatamente las medidas y operaciones que sean necesarias”.

Por otro lado, Moreno reiteró sus acusaciones contra “los narcotraficantes, los (miembros de la pandilla) ‘Latin Kings’ y los ‘correístas’ (seguidores del expresidente Rafael Correa” como responsables de los “actos vandálicos”.

En ese sentido, el mandatario destacó que los indígenas “ya los han detectado y están separándolos de sus filas”, a la vez que les agradeció y los felicitó por haber aceptado la convocatoria al diálogo, que tendrá como fin analizar la modificación o derogación de la quita de subsidios al combustible.

La medida llega después de otra caldeada jornada de manifestaciones. Este sábado 12 de octubre se registraron nuevos desmanes en medio de las protestas y la policía respondió, como en los días anteriores, con una violenta represión.

Pese a la instauración del toque de queda, en las horas posteriores, grupos de manifestantes se mantuvieron en las calles con la intención de avanzar hacia la zona donde se encuentran las oficinas gubernamentales.

Líderes indígenas aceptaron el llamado al diálogo, pero piden garantías internacionales

Horas antes del anuncio del toque de queda de Lenín Moreno, los líderes indígenas informaron su disposición de dialogar con el Gobierno para definir modificaciones o incluso la derogación del decreto 833, que establece la eliminación de los subsidios a los combustibles.

A través de un comunicado, la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) informó que habían adoptado la decisión tras realizar “un proceso de consulta con las comunidades, organizaciones, pueblos, nacionalidades y organizaciones sociales”.

La dirigencia indígena modificó así su postura inicial de no dialogar con el Gobierno ecuatoriano hasta que el decreto 883, que establece la quita de subsidios la combustible, fuera derogado. No obstante, en el escrito remarcan que las conversaciones se darán con el fin de revisar o dejar sin efecto la medida.

En declaraciones a la televisora local Ecuavisa, Leónidas Iza, uno de los líderes de la Conaie, remarcó que estos diálogos tienen que ser en público y transmitidos a través de los medios.

Además, los dirigentes indígenas pidieron la participación de instituciones internacionales, como la Organización de Naciones Unidas o la ONG Aministía Internacional, y de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana. La primera y la tercera recibieron la invitación del Gobierno para sumarse a la mesa de negociaciones.

En su cuenta de Twitter, el Sistema de Naciones Unidas en Ecuador confirmó que iniciará “de inmediato el contacto directo con dirigentes del movimiento indígena y otros actores sociales para concretar próximos pasos y evitar la escalada de violencia”.

Las marchas se extendieron en Quito y se registraron incendios en la Contraloría

Este sábado 12 de octubre, décimo día consecutivo de protestas en Ecuador, estuvo marcado por la extensión de las movilizaciones a distintos puntos de Quito. En algunos focos se registraron incendios y desmanes y las fuerzas de seguridad respondieron con gases lacrimógenos y violenta represión.

Las manifestaciones de los grupos indígenas se mantuvieron concentradas en los alrededores del parque El Arbolito y la Casa de la Cultura Ecuatoriana, en el centro de la capital ecuatoriana.

Sin embargo, las movilizaciones se han extendido a casi toda la ciudad, también en la zona norte, donde están los barrios más acomodados, que fueron atravesados por varias marchas, incluida una compuesta únicamente por miles de mujeres.

Mientras tanto, otros grupos de manifestantes protagonizaron protestas violentas. La más grave de ellas se registró en la Contraloría General del Estado, donde algunas personas ingresaron y provocaron incendios. La ministra del Interior, María Paula Romo, sostuvo que más de 30 personas fueron detenidas en la terraza del edificio.

Otros afectados fueron medios de comunicación, como Teleamazonas y el diario El Comercio, que también sufrieron ataques. Las organizaciones indígenas se deslindaron de todos estos incidentes.

Según la Defensoría del Pueblo de Ecuador, al menos 5 personas han muerto, más de 850 han resultado heridas y más de 1.100 han sido detenidas desde el inicio de las protestas el jueves 3 de octubre.

Estas manifestaciones surgieron en rechazo a la quita de subsidios al combustible, la cual forma parte de un paquete de medidas de austeridad impulsado por el Gobierno ecuatoriano a solicitud del Fondo Monetario Internacional (FMI) tras la firma de un préstamo de 4.200 millones de dólares.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.