Saltar al contenido principal

El maratón de Chicago, marcado por el 'sello Salazar'

Anuncios

Chicago (AFP)

El maratón de Chicago, uno de los más prestigiosos del planeta, encara su carrera del domingo bajo un clima agobiante tras la suspensión por dopaje del entrenador de atletismo Alberto Salazar, cuyo exalumno, el británico Mo Farah, se presenta como campeón defensor y favorito.

Tras brillar en el Mundial de Doha (5 medallas, incluidos tres oros), los atletas con el 'sello Salazar' podrían prender las calles de Chicago: Farah, quien dejó el Proyecto Nike Oregon (NOP) en 2017, se enfrentará a su excompañero con base de entrenamiento en Estados Unidos Galen Rupp, ganador en la 'Ciudad del Viento' en 2017, y miembro histórico del NOP.

El reducido grupo de élite en el noroeste de los Estados Unidos, financiado por el fabricante de equipamiento deportivo Nike, está en el ojo de la tormenta desde que Salazar fuera suspendido por cuatro años la semana pasada tras concluir la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) que "incitó a una conducta dopante prohibida", resultado de una investigación que se extendió por seis años.

Salazar está acusado de traficar con testosterona, inyectar un suplemento más allá de las dosis autorizadas (durante un test) e intentar alterar la evidencia en la investigación de USADA, pero ninguno de sus atletas ha dado resultados positivos por dopaje.

Salpicado por el informe, que muestra que su presidente ejecutivo estaba al tanto de las maniobras de Salazar, en particular en lo referente a la testosterona, Nike anunció el viernes que pondría fin al Oregon Project como muestra de rechazo a todo dopaje, aunque apoya a su entrenador caído en desgracia, quien anunció que apelaría la suspensión.

- Farah lo niega -

Favorito el domingo, Farah dejó el controvertido grupo en 2017 después de haber cosechado cuatro títulos olímpicos y seis títulos mundiales en los 5.000 y 10.000 metros.

Nunca me dieron nada", aseguró el viernes Farah en la conferencia de prensa previa a la carrera.

"Es muy decepcionante ver lo que están haciendo ustedes una y otra vez. No hay ninguna acusación en mi contra, no he hecho nada malo. Estas acusaciones, seamos claros aquí, penden sobre Alberto Salazar", afirmó el británico, quien cambió con éxito la pista por el asfalto dos años atrás.

La primera víctima del caso fue el director técnico del atletismo británico Neil Black, muy cercano a Farah, quien anunció el martes que dimitiría a final de mes, después de considerar un "genio" a Salazar, a quien confió un puesto como consultor federativo en 2013.

Las calles de Chicago, donde el clima se anticipa fresco (alrededor de 10 grados Celsius), podrían ofrecer un duelo con el 'sello Salazar' entre Farah, de 36 años y ganador en 2018 (2h05:11, nuevo récord de Europa) y el estadounidense Rupp, de 33, vencedor en 2017 (2h09:20) y medallista de bronce en los Juegos de Río-2016.

Rupp aprovechó el viernes para respaldas a su ex entrenador, con quien no ha hablado desde que fuera comunicada la sanción. "Entiendo que está bajo apelación y lo apoyo en esa apelación", aclaró el atleta.

El keniano Lawrence Cherono (victorioso en Boston este año) y la etíope Asefa Mengstu (segunda en París en abril) llegan con el mejor crono en la distancia de 42,195 kilómetros con registros de 2h04:06).

La sombra de Salazar también se cierne sobre la carrera femenina con la presencia de la estadounidense Jordan Hasay, miembro del NOP, tercer mejor tiempo (2h20:57) y ganadora en Chicago y Boston en 2017. La campeona reinante, la keniana Brigid Kosgei (récord en 2h18:20), parte sin embargo como favorita.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.