Saltar al contenido principal

800 familiares de miembros del Estado Islámico huyeron de un campamento sirio durante la ofensiva turca

Un combatiente rebelde sirio respaldado por Turquía lleva una mochila y un arma en el pueblo de Yabisa, cerca de la frontera turco-siria, Siria, 13 de octubre de 2019.
Un combatiente rebelde sirio respaldado por Turquía lleva una mochila y un arma en el pueblo de Yabisa, cerca de la frontera turco-siria, Siria, 13 de octubre de 2019. Khalil Ashawi / Reuters

Mujeres y niños vinculados al Estado Islámico huyeron masivamente de un campamento vigilado por los kurdos. Las Fuerzas Democráticas Sirias custodian a más de 12.000 yihadistas y 80.000 mujeres afiliadas a ese grupo.

Anuncios

No eran pocas las voces que advertían al presidente Erdogan que su ataque desestabilizaría más la región y ponía en riesgo la contención del grupo Estado Islámico (EI). Ahora, cerca de mil personas, vinculadas con esa organización, escaparon del campamento de Ain Issa, al norte de Siria.

Según las autoridades kurdas, grupos de “mercenarios de Turquía” atacaron el centro con apoyo aéreo de la aviación turca. En los hechos, los miembros del Estado Islámico atacaron a los guardias y escaparon.

La organización Save the Children en un comunicado informó que el campo era el hogar de 249 mujeres extranjeras, y 700 menores vinculados al Estado Islámico. “Los reportes sugieren que ahora está completamente vacío de mujeres extranjeras. Y hombres enmascarados en motos están rodeando el lugar.”

La organización también advierte sobre el riesgo de que niños de nacionalidades foráneas se pierdan en el caos. “Una vez más, hacemos un llamado urgente a que los gobiernos repatrien sus nacionales mientras pueden. La oportunidad se está esfumando rápidamente.”

La organización del Estado Islámico, que dice seguir una rama salafista del islam sunita, tuvo entre sus estrategias de guerra reclutar extranjeros para después realizar atentados en sus países de origen. Los ataques de noviembre de 2015 en París fueron muestra de eso.

Las autoridades kurdas dicen que han tenido que reducir el número de efectivos dispuestos para la vigilancia de los militantes del Estado Islámico detenidos. Mustafa Bali, jefe de prensa de las Fuerzas Democráticas Sirias, dijo: “Si el mundo considera seriamente al EI como una amenaza para la seguridad, de lo que no estoy seguro al 100% tiene una gran oportunidad de probarlo. Si no, todos sufrirán las consecuencias muy pronto, pero esta vez puede que no haya nadie para hacer el trabajo por ellos”.

El presidente Erdogan y el Estado Islámico

Por su parte, el presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, ordenó la operación militar para “asegurar” una zona donde considera hay kurdos aliados con “grupos terroristas” que operan en su país. Y para reasentar dos millones de refugiados sirios árabes sunitas, en una zona de mayoría kurda.

Erdogan insiste, a pesar de la condena internacional, en controlar el norte de Siria desde Éufrates hasta Irak. “Desde el oeste al este, 30 kilómetros adentro, ésta es el área y vamos a seguir hasta que lo consigamos. Se lo dije ayer al primer ministro británico Boris Jhonson y se lo digo hoy a la canciller alemana Ángela Merkel".

En los últimos ataques en el norte de Siria, además de civiles, un grupo de periodistas extranjeros habrían sido impactados cuando viajaban en uno de los convoy. La agencia Hawar News confirmó que uno de sus reporteros murió en los hechos.

Pero la preocupación tras la operación militar en territorios controlados por los kurdos es qué va a suceder con la organización Estado Islámico. Si bien en varios medios se habló de la promesa del mandatario turco a su homólogo de Estados Unidos, previo al retiro de sus tropas, de “limpiar Siria” de combatientes del Estado Islámico lo cierto es que las relaciones entre el Estado Islámico y el presidente Erdogan siempre han sido difusas.

En el 2015, el Instituto para el Estudio de los Derechos Humanos de la Universidad de Columbia, en Estados Unidos, denunció en un informe una “relación demasiado estrecha entre el EI y Turquía”. A Erdogan lo han tildado de sacar beneficio del petróleo barato que vendía esa organización y de apoyarlo en logística.

A finales de ese año, dos periodistas turcos Can Dundar y Erdem Gul fueron detenidos por denunciar en una investigación periodística el suministro de armas de Ankara a grupos terroristas en Siria. En el informe señalaban al hijo mayor de Erdogan, Bilal Erdogan, de beneficiarse del transporte de petróleo robado por el Estado Islámico.

Turquía siempre ha rechazado los vínculos y en repetidas ocasiones ha dicho que son parte de un intento por desacreditar el prestigio internacional de su gobierno. “Turquía es el único país que luchó realmente contra el EI. Podemos hacernos cargo de esos combatientes. Aquellos que nos critican no tienen buenas intenciones”, dijo Erdogan.

Con Reuters y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.