Saltar al contenido principal

Japón despliega tropas y rescatistas, tras las muertes por el paso del tifón Hagibis

Residentes locales son rescatados por soldados japoneses en una zona inundada, a causa del tifón Hagibis, en Kakuda, prefectura de Miyagi, Japón, el 13 de octubre de 2019.
Residentes locales son rescatados por soldados japoneses en una zona inundada, a causa del tifón Hagibis, en Kakuda, prefectura de Miyagi, Japón, el 13 de octubre de 2019. Cortesía Kyodo / Reuters

Entre la noche del sábado al domingo, la tormenta azotó el país, matando a 23 personas, dejando a 16 desaparecidas e hiriendo a más de cien. La misión de los desplegados se centra en el rescate y control de ríos afectados por inundaciones.

Anuncios

Todo lo que ha rodeado al tifón Hagibis han sido apelativos de ‘velocidad’ y ‘destrucción’, y ha sido uno de los más poderosos que haya conocido Japón desde 1958. Con esta fuerza, durante la noche del sábado al domingo, la tormenta, ya convertida en ciclón extratropical, atravesó el este y centro del país, causando la muerte de 23 personas, haciendo desaparecer a 16, e hiriendo a otras más de cien, de acuerdo con datos oficiales japoneses.

Ante este escenario, el Gobierno se movilizó, y mandó por tierra, helicópteros y barcas a miles de soldados y rescatistas para salvar y ayudar a los ciudadanos aún varados por las inundaciones. Unos 27.000 miembros de las Fuerzas de Autodefensa, así como bomberos, policías y guardias costeros fueron enviados para labores de salvamento a la prefectura céntrica de Nagano, una de las más damnificadas, ya que fue en la isla principal de Honshu que el tifón tocó tierra.

Y es que a la par que Tokio quedaba paralizada, decenas de casas quedaban sumergidas y otras sufrían deslizamientos de tierra, ante tales vientos huracanados y la carga de las lluvias, de una intensidad “sin precedentes”.

Muchos ciudadanos japoneses se vieron metidos en el lodo, quedaban ahogados en sus habitaciones o en autos llevados por las aguas. Hasta el punto que un menor, una de las víctimas del tifón, fue hallado en un río, próximo a un vehículo desplazado.

Las inundaciones, el máximo peligro que deja Hagibis

Tras convocar una reunión de emergencia y dejar a cargo al ministro de gestión de desastres, el primer ministro Shinzo Abe extendió sus “condolencias a todos los que perdieron la vida, y ofreció su simpatía a todos los afectados por el tifón Hagibis”, el decimonoveno de la temporada en el Pacífico, y que ya se ha dirigido al mar, dejando a su paso cielos despejados y altas temperaturas.

Una zona residencial inundada por el río Chikuma, causada por el tifón Hagibis, se ve en Nagano, Japón central , el 13 de octubre de 2019, en esta foto tomada por Kyodo.
Una zona residencial inundada por el río Chikuma, causada por el tifón Hagibis, se ve en Nagano, Japón central , el 13 de octubre de 2019, en esta foto tomada por Kyodo. Kyodo / Reuters

Ahora, sobre el manto de condolencias y muertes, hay un próximo peligro: las inundaciones. La emisora pública japonesa NHK aseguró que la extensión total del daño provocado por Hagibis apenas comienza a verse, ya que muchas áreas permanecen todavía bajo el agua. Sin embargo, algunos ríos ya han dado las alarmas. Como el de Nagano, llamado río Chikuma, que está desbordado debido a que se soltó un dique y anegó a varias localidades. O el río Tama, cerca del cual suelen acampar personas sin hogar, además del río Akiyama, en la ciudad de Sano, en Tochigi, que inundó una zona residencial, provocando la huída de todos sus habitantes hacia los tejados.

El sábado, cerca de 7,3 millones de japoneses habían recibido ese tipo de consignas de evacuación, con avisos en gimnasios y salas polivalentes, provistas de agua, comida y abrigos. Hagibis aterrizó a las 19:00 de la tarde (hora local), con ráfagas de viento de cerca de 200 kilómetros/hora, según la Agencia Meteorológica, que había declarado una alerta máxima. Lo que también ha provocado el corte del suministro eléctrico a casi medio millón de hogares (cerca de 425.000 casas).

“Con respecto a los apagones, la interrupción del suministro de agua y la suspensión de los servicios de transporte, tenemos la intención de hacer todo lo posible para la recuperación más temprana. Le pedimos al público que permanezca atento a los deslizamientos de tierra y otros peligros”, solicitó el mandatario Shinzo Abe.

Pese a que muchas tiendas y líneas de trenes han reanudado sus servicios alrededor de Tokio, la electricidad es otro de los frentes más urgentes, con el miedo de que se prolongue durante semanas como ocurrió en septiembre con otro tifón en el este de Tokio. Faxai dejó entonces daños en 30.000 casa en Chiba y grandes cortes de energía.

Con EFE, AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.