Saltar al contenido principal
Reporteros

Bolivia: la era de Evo Morales

Reuters

Evo Morales, primer presidente indígena en Bolivia, se ha consolidado como un símbolo de prosperidad y crecimiento económico en la nación. Esta situación lo sustenta para aspirar un cuarto mandato de manera consecutiva, algo que lleva a cabo a pesar de los resultados del referendo del año 2016 en donde una parte del electorado rechazó esa posibilidad. El proceso se perfila como uno de los más complicados para Morales debido a la pérdida del respaldo de quienes en un principio votaron por él.

Anuncios

A pesar de haber perdido las elecciones de 2002, Evo Morales volvió a postularse para los comicios generales en 2005. En ese entonces empuñaba la ideología de un socialismo revolucionario que había generado muchos temores, pero también esperanza.

Las obras modernas que se exhiben en el país y, en gran parte, en su capital, La Paz, son producto de un importante crecimiento económico. Este se gestó durante su mandato y en la actualidad muestra un PIB (Producto Interno Bruto) multiplicado por tres y una reducción de la pobreza llevada a la mitad en una población de 11 millones de habitantes.

En trece años de mandato su discurso ha cambiado poco. Este sigue centrado en antiimperialismo, la defensa de la madre tierra, además de la lucha contra la pobreza y defensa de los derechos de los nativos.

Esto último ha sido un estandarte de las comunidades aymara, el pueblo amerindio al cual pertenece Evo Morales. Esta sociedad, gracias al presidente, se ha mantenido fiel a su cultura y por eso es posible que hoy exhiban, sin ningún pudor, sombreros bombines y polleras, las faldas largas que engalanan a las mujeres aymara, que ya no tienen que dejarlas para ir a trabajar.

Elecciones presidenciales en medio de un panorama incierto

De acuerdo con las encuestas, Morales cuenta con un respaldo importante para lograr la victoria el 20 de octubre cuando se desarrolle la primera vuelta de las elecciones presidenciales. La duda gira en torno a si podrá contar con los 10 puntos requeridos para imponerse sin tener que recurrir a un balotaje o segunda elección que se llevaría a cabo en diciembre.

Una de las razones de la incertidumbre radica en que una parte del sector que principalmente lo apoyó, ahora no le está ofreciendo un respaldo significativo. Entre quienes le han restado apoyo al Gobierno se encuentran los estudiantes universitarios, en su mayoría indígenas, quienes denuncian que no han recibido el apoyo esperado “a pesar de haberlo llevado al poder”

En medio de toda la incertidumbre, Morales se define como un personaje complejo. Es un autócrata para algunos, y cita como ejemplo su búsqueda de un cuarto mandato, al tiempo que para otros es el gran reformador de una nación marcada por la dictadura militar y las discriminaciones frente a la mayoría indígena.

Con la muerte de Fidel Castro y Hugo Chávez, líderes de Cuba y Venezuela, el encarcelamiento de Lula da Silva en Brasil, el fin de las presidencias de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en Argentina y de Rafael Correa en Ecuador, Morales se erige como último héroe de la izquierda latinoamericana que llegó al poder en la década de los años 2000.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.