Saltar al contenido principal

Argentina y Uruguay, decepción y esperanza del rugby sudamericano en el Mundial

Anuncios

Tokio (AFP)

Argentina y Uruguay fueron las dos caras del rugby sudamericano en el Mundial. Los Pumas, en la élite mundial de este deporte, tuvieron una campaña decepcionante que debe dejar enseñanzas de cara al futuro. Los Teros, en cambio, pese a ser un equipo casi amateur, lanzaron un aviso de que están creciendo.

Argentina, con algo más de 100.000 licencias de rugby, con dos semifinales en las nueve ediciones de los Mundiales, ambas en las cuatro últimas ediciones, dio un paso atrás, tal vez en su mejor momento, cayendo en la primera fase, tras perder contra Francia (23-21) e Inglaterra (39-10).

Tenían en su grupo a dos potencias, pero Francia no está en su mejor momento y su sufrimiento para ganar a Tonga 23-21 lo demostró.

Uruguay, en cambio, con algo menos de 10.000 licencias, y con la mitad de sus jugadores de categoría amateur, dio una imagen esperanzadora de cara a lo que viene.

Los Teros no aspiraban a clasificarse, con dos potencias como Australia, bicampeona mundial, y Gales, ganador del último Seis Naciones en su grupo.

Su objetivo era mostrar su crecimiento en estos cuatro años.

- Objetivo cumplido de Uruguay -

Y lo consiguieron. Ganaron a una potencia como Fiyi (30-27) y dieron muy buena imagen ante Australia (45-10) y Gales (35-13), con la espinita de la derrota ante Georgia (33-7).

"Nuestro objetivo era mostrar la evolución del rugby uruguayo. Los resultados hablan de la buena preparación que se tuvo durante estos cuatro años", afirmó a la AFP el técnico argentino de Uruguay, Esteban Meneses.

"El resultado es el reflejo de la confianza de cada uno, de cada parte del equipo, tanto juradores como staff técnico. La confianza que tuvimos en el trabajo realizado nos permitió hacer el Mundial que hicimos", añadió el técnico de Los Teros.

La potencia del rugby sudamericano, en este caso Argentina, perdió, pero puede tratarse también de un momento puntual.

En cambio, el salto hacia adelante de Los Teros da esperanzas de crecimiento del rugby en este país y en general en Sudamérica, donde el rugby no está entre los deportes más populares.

Mientras Uruguay espera que sus jugadores salgan a clubes extranjeros para que ganen roce con la élite, Argentina ha optado por un proyecto a la neozelandesa, basado en priorizar la selección de jugadores que se quedan en el país, y que disputan el Super Rugby con los Jaguares.

- Proyecto de Argentina -

Pero Argentina no tiene el semillero que tiene Nueva Zelanda y renunció a jugadores como el wing Juan Imhoff y el tercera línea Facundo Isa.

En Uruguay, dos de los jugadores que militan en clubes franceses, como el apertura Felipe Berchesi, con sus 30 puntos con el pie, o el joven segunda línea Manuel Leindekar, fueron importantes en el equipo.

Su excelente papel en Japón puede hacer que algunos de sus jugadores vayan a Europa.

De cualquier modo, su campaña en Japón ha mostrado que las cosas se han hecho bien, aunque su entrenador, el argentino Esteban Meneses, dejó dudas sobre si va a seguir con Uruguay o no.

Argentina, en cambio, pese al primer suspenso del proyecto iniciados en 2018 con Mario Ledesma, sigue confiando en el técnico, que quiere seguir, pese a la eliminación en primer ronda.

"Hay un futuro esperanzador con chicos como Mayco Vivas y Juan Cruz Mallía. Está Marcos Kremer, del que la gente piensa que es mayor porque está aquí desde hace años, pero que es muy joven (22) o Santi Medrano (23). Dentro del dolor, esto te hace mirar el futuro con mejores ojos", afirmó Ledesma, tras la eliminación, añadiendo que quería seguir aprendiendo.

El rugby en Sudamérica es casi sinónimo de Río de la Plata, pero el ejemplo de superación de Uruguay y el hecho de que Argentina esté en la élite, pese a este traspié, puede animar a otras naciones, como Chile, otro país donde tiene cierto eco, a intentar hacerse un lugar en un deporte que crece.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.