Nueva Zelanda e Inglaterra, más favoritos tras una tranquila primera fase

Anuncios

Tokio (AFP)

Nueva Zelanda e Inglaterra, los dos favoritos del Mundial de rugby, parecen más candidatos que nunca, al llegar muy descansados a cuartos de final, tras una primera fase muy tranquila para ellos.

Ambos equipos, a los que el sorteo hace que se vean en semifinales si superan a Irlanda, en el caso de los All Blacks, y Australia, el rival del XV de la Rosa, casi no tuvieron que sudar en sus grupos.

Además se encontraron con que sus últimos partidos de la primera fase, contra Italia en el caso de Nueva Zelanda, y Francia, que era el rival de Inglaterra, fueron suspendidos debido al tifón Hagibis.

De este modo, Nueva Zelanda e Inglaterra llegan a sus duelos de cuartos con un margen de dos semanas desde su anterior partido, mientras que Irlanda y Australia han tenido menos días.

Nueva Zelanda, que busca su tercer título consecutivo y el cuarto en su historia, mostró sus ambiciones en el debut, aplastando a Sudáfrica, bicampeona mundial (23-13).

Pero aquel partido lo jugó el 21 de septiembre y desde entonces ha tenido casi un mes para descansar, jugando contra Namibia y Canadá, dos de los equipos más débiles del torneo y luego descansando contra Italia.

- Nueva Zelanda sin ritmo -

"El hecho de haber tenido una semana más de descanso no es malo", contestó este lunes el técnico de Nueva Zelanda, Steve Hansen, ante las voces que dicen que la falta de competición puede ser un hándicap para los All Blacks.

"Pienso que estamos como queremos estar", añadió, defendiendo los buenos entrenamientos de los suyos.

Algo parecido le ha ocurrido a Inglaterra, que tras pasearse ante Estados Unidos y Tonga, el primer gran rival que le tocó en suerte fue Argentina el 5 de octubre, a la que ganó por 39-10.

Pero la expulsión del jugador de Los Pumas Tomás Lavanini, cuando solo se llevaban 18 minutos, hizo que Inglaterra solo necesitara jugar a media gas para derrotar a Argentina.

Después llegó la suspensión del partido contra Francia e Inglaterra se encontró con el mejor de los escenarios para llegar bien a cuartos de final.

"¿Quién habría pensado que íbamos a tener dos partidos relativamente fáciles (contra Tonga y Estados Unidos), uno más duro (ante Argentina) y luego dos semanas para preparar los cuartos de final?. Tal vez nos estén sonriendo los dioses de los tifones", dijo Eddie Jones, seleccionador de Inglaterra.

Michael Cheika, el seleccionador de Australia, prefirió tomarse esas declaraciones con ironía.

"Parece que pueden ganar. Han tenido la mejor preparación, según su entrenador ¿no?", lanzó Cheika.

Irlanda, número dos del ránking, que se presentaba como una opción alternativa a Nueva Zelanda e Inglaterra, perdió con el local Japón de forma inesperada (19-12) y sembró dudas.

- Irlanda derrotada por Japón -

Ese despiste ante Japón hace que se tenga que ver en cuartos de final con Nueva Zelanda, mientras que los nipones, auténtica sensación de esta primera fase, ganando a Irlanda y Escocia, y clasificando por primera en su historia a cuartos de final, se medirán a Sudáfrica.

La selección local puede hacer más historia, ya que si logra derrotar a un equipo sudafricano que no parece el de antaño y al que ya sorprendió hace cuatro años en la fase de grupos del Mundial de Inglaterra (34-32), se vería las caras en semifinales contra Francia o Gales, que juegan el otro partido de cuartos.

Gales, ganador del Seis Naciones y que venció a Australia en la fase de grupos, parece el más fuerte de los cuatro equipos en esa parte del tablero.

Su rival en cuartos será un equipo de Francia en horas bajas, que ganó a Argentina con un drop de Maxime López en los últimos instantes de partido (23-21), y después lo pasó mal ante Tonga a la que se impuso por el mismo resultado.

Pese a que Nueva Zelanda e Inglaterra parten como favoritos, el nivel del rugby nunca estuvo tan equilibrado. Y sobre todo Gales, Australia, Irlanda y Sudáfrica no han dicho la última palabra.