Saltar al contenido principal

Polonia: nacionalistas de PiS reeditan su victoria en los comicios parlamentarios

El líder del partido gobernante de Polonia, Ley y Justicia (PiS), Jaroslaw Kaczynski, habla después de que se anunciaron los resultados de un sondeo a boca de urna que le da como ganador de los comicios en Varsovia, Polonia, el 13 de octubre de 2019.
El líder del partido gobernante de Polonia, Ley y Justicia (PiS), Jaroslaw Kaczynski, habla después de que se anunciaron los resultados de un sondeo a boca de urna que le da como ganador de los comicios en Varsovia, Polonia, el 13 de octubre de 2019. Kacper Pempel / Reuters

Según las primeras encuestas a boca de urna, el nacionalista-conservador Ley y Justicia, partido gobernante en Polonia, habría ganado las elecciones con el 43, 6% de los votos, una amplia mayoría que le permitía gobernar en solitario.

Anuncios

Una victoria despojada de sorpresa, que celebran los nacionalistas y preocupa a la Unión Europea. Según el sondeo a boca de urna elaborado por el instituto IPSOS para medios locales, Ley y Justicia habría obtenido el 43,6% de los votos, que equivale a 239 escaños de los 460 que tiene la Cámara Baja del Parlamento polaco, conocida como Sejm.

Este resultado les permitirá a los ultraconservadores un amplio margen para gobernar en solitario y profundizar el paquete de controvertidas reformas que, para los partidos de oposición y la UE, han amenazado la independencia del sistema judicial y equilibrio de poderes que ha intentado consolidar Varsovia en los últimos 30 años, desde que se apartó del aparato comunista y viró hacia un régimen democrático. Pero a su favor jugaron dos elementos clave para el electorado: sus políticas sociales que han ido de la mano de un crecimiento económico dinámico, que atrajo a los votantes desencantados con la actuación de una cada vez más débil oposición.

Según el sondeo a boca de urna elaborado por el instituto IPSOS para medios locales, Ley y Justicia habría obtenido el 43,6% de los votos.
Según el sondeo a boca de urna elaborado por el instituto IPSOS para medios locales, Ley y Justicia habría obtenido el 43,6% de los votos. France 24 en Español

Tras una campaña que vaticinaba un triunfo previsible, el Pis logró superar los resultados obtenidos en 2015, cuando reunió el 37,6% del apoyo popular y cuatro escaños menos que los que hoy podría obtener. "Hemos logrado ganar a pesar del potente frente que se ha creado para atacarnos y derrotarnos", dijo el presidente de Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, quien fue el rostro de la campaña y el poder detrás del poder en Polonia. De acuerdo a los datos de este sondeo, en segundo plano quedó la alianza liberal de centro-derecha Coalición Ciudadana (KO), que integra al partido Plataforma Cívica (PO), anteriormente dirigido por el Presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que fue la segunda fuerza más votada con un 27,4% de los sufragios, relegándolo sólo a 130 escaños.

Debajo suyo estaría la coalición de izquierdas, que ocupa el tercer lugar, con un 11,9% del respaldo, logrando 43 escaños. Esta alianza que agrupa a líderes excomunistas y progresistas celebra haber conseguido representación parlamentaria, luego de pasar la última legislatura ausente de la Cámara Baja. El Partido Campesino (PSL) queda como la cuarta formación en representación parlamentaria con un 9,6% (34 diputados), y el movimiento populista Confederación ocupa el quinto lugar con el 6,4% (13).

Polonia: entre la euforia del nacionalismo y la sombra de una ruptura con la Unión Europea

Desde hace 30 años, el país ha experimentado transformaciones profundas desde que desafió al régimen comunista en que vivía. El viraje hacia la democracia no solo le abrió las puertas de la Unión Europea y lo hizo miembro en 2004, sino que lo convirtió en una de las diez economías más importantes del bloque y una de las naciones con mayor proyección de crecimiento en este 2019. Pero desde que Ley y Justicia se asentó de nuevo en el poder en 2015, esos cambios se han puesto en peligro. El nacionalismo empezó a avivarse en una parte de la sociedad dispuesta a cerrar sus fronteras y sacrificar su relación con el bloque para velar por su bienestar y su economía. Dispuesta a disentir de las minorías para augurarse la estabilidad que Polonia perdió a lo largo del siglo XX, al ser la joya en disputa de Europa, batallándose entre Hitler y Stalin, el capitalismo y el comunismo.

Su reforma al sistema judicial le ha dado al partido un poder sin precedentes sobre los tribunales de Polonia. Estas modificaciones han sido vistas por Bruselas como un retroceso en la nación centroeuropea, que ha advertido reiteradamente que el estado de derecho está amenazado y ha sancionado al país, atenuando algunos de los cambios, pero no todos.

El líder del partido gobernante de Polonia Ley y Justicia (PiS) Jaroslaw Kaczynski saluda después de que se anuncian los resultados a boca de urna en Varsovia, Polonia, el 13 de octubre de 2019.
El líder del partido gobernante de Polonia Ley y Justicia (PiS) Jaroslaw Kaczynski saluda después de que se anuncian los resultados a boca de urna en Varsovia, Polonia, el 13 de octubre de 2019. Kacper Pempel / Reuters

Además, el fuerte discurso antiinmigrante de los nacionalistas en el poder, que también han dirigido hacia los homosexuales y han minado los derechos de las mujeres, ha allanado el camino para un viraje hacia un conservadurismo que ha acercado al primer ministro Mateusz Morawiecki, a los afectos del también ultraderechista dirigente de Hungría, Víctor Orban, provocando directos choques con sus socios europeos.

Estos precedentes hacen temer a sus críticos que cuatro años más para los nacionalistas reviertan los logros democráticos de esta nación centroeuropea. Pero estos elementos parecen tener sin cuidado a los ciudadanos polacos más pobres que sienten que se han perdido la prosperidad desde el colapso del comunismo en 1989 y que han sido los más beneficiados de su popular política social. Allí tal vez radique su éxito más importante. El partido ha mezclado la retórica nacionalista con un vasto programa de bienestar financiado por un boom económico.

La medida estrella que lanzaron poco después de llegar al poder, de regalar 125 dólares a familias por cada hijo hasta los 18 años, eliminando la pobreza para algunos y dando a otros más ingresos disponibles, les ha otorgado un umbral de aprobación cada vez más abultado. Además, el Ejecutivo anuló el impuesto sobre la renta para los menores de 26 años y en esta campaña, prometió un mayor margen para lo social que iría desde más inversión en salud hasta duplicar el salario mínimo. La oposición fue perdiendo terreno cuando decidió anteponer las críticas a sus rivales políticos antes que sus propuestas de cara a las elecciones.

¿Qué destino prevén los nacionalistas para Polonia?

En línea con sus políticas, a ojos de sus opositores Ley y Justicia tratará de imponer políticas y valores cada vez más fundados en el nacionalismo y alejados de las líneas pro-eurpeas del bloque, acercándose a la retórica del presidente Donald Trump, debilitando el sistema de justicia y elevando las medidas sociales que les han devuelto altos réditos políticos.

De momento, los comentarios de las personas, respaldan al gobierno. "No hay comparación con los años anteriores. Ha sido el mejor momento para Polobia ahora, el mejor en 30 años", aseguró Rajmund Wasiarz, un pensionado. Algunos ponen sus esperanzas en los jóvenes descontentos, y en que como hace 30 años, exista una generación que se levante contra el régimen gobernante.

Por ahora, lo seguro es que se trancen caminos de más y más radicales reformas. "Tenemos cuatro años de arduo trabajo por delante, porque Polonia debe cambiar más y seguir mejorando", aseguró el presidente de Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, tras reclamar la victoria. En seguida, la Coalición Ciudadana, que reconoció su derrota, contrarrestó el mal sabor asegurando que se intentará cooperar con el resto de formaciones para evitar “que Varsovia se convierta en una nueva Budapest”, en referencia a las fuertes políticas del presidente húngaro, Orban.

Un hombre asiste a una votación con sus hijos durante las elecciones parlamentarias en un colegio electoral en Varsovia, Polonia, el 13 de octubre de 2019.
Un hombre asiste a una votación con sus hijos durante las elecciones parlamentarias en un colegio electoral en Varsovia, Polonia, el 13 de octubre de 2019. Kacper Pempel / Reuters

Pero estos anhelos podrían estar lejos de la realidad. Según algunos analistas, la clave del éxito de Ley y Justicia tuvo que ver principalmente con sus políticas sociales y esencialmente, con la ausencia de una oposición sólida capaz de hacer contrapeso. Pero sin poder, es poco lo que se puede hacer desde fuera, y más, con un gobierno que ha limitado derechos, según algunos opositores.

“Estas elecciones se producen tras cuatro años difíciles y una contienda electoral que no ha sido justa ni igualitaria, ya que nuestro oponente (Pis), ha utilizado técnicas injustas para derrotarnos”, expresó el líder de los liberales, Grzegorz Schetyna.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.