Saltar al contenido principal

El Gobierno de Venezuela anunció un aumento del 375% en el salario mínimo

Un hombre muestra un fajo de billetes de bolívares soberanos, en Caracas, el 9 de octubre de 2019.
Un hombre muestra un fajo de billetes de bolívares soberanos, en Caracas, el 9 de octubre de 2019. Rayner Peña R. / EFE

La suba, confirmada por un miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, eleva el sueldo mínimo de 40.000 a 150.000 bolívares soberanos. Junto al bono de alimentación, el ingreso mensual rondará los 15 dólares. Para la oposición, es "una burla".

Anuncios

En el tercer aumento del año, el Gobierno de Nicolás Maduro dispuso una subida del 375% en el salario mínimo mensual en Venezuela.

La información fue confirmada por Francisco Torrealba, exministro de Trabajo y actual presidente de la comisión de Trabajadores de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente.

En concreto, el sueldo mínimo pasa de 40.000 a 150.000 bolívares soberanos (es decir, de poco menos de 2 dólares a alrededor de 7,6 dólares), mientras que el bono de alimentación (denominado ‘cesta ticket socialista’ por el Gobierno) complementario sube de 25.000 (unos 1,3 dólares) a 150.000 bolívares soberanos.

A través de Twitter, Torrealba informó que el “nuevo ingreso mínimo para todos los trabajadores en la República Bolivariana de Venezuela ha sido establecido en 300.000 bolívares soberanos”, lo que equivale a unos 15,2 dólares, de acuerdo con el valor de cambio oficial.

El constituyente explicó que la medida fue publicada en la Gaceta Oficial de este lunes 14 de octubre, aunque no especificó cuándo comenzará a regir el aumento o si alcanzará a las más de cuatro millones de personas que, según el Gobierno, reciben pensiones homologadas al salario mínimo en el país.

Este nuevo aumento, no obstante, asoma insuficiente para hacer frente a la inflación galopante en el país, que, según cifras de la opositora Asamblea Nacional, suma 3326% en los primeros nueve meses del año.

Con estos nuevos valores, el salario mínimo alcanzaría para comprar unos cuatro kilogramos de carne de res, en un contexto de precios alejados de los índices oficiales, uso extendido del dólar por la devaluación de la moneda local y escasa circulación de dinero en efectivo.

La oposición califica el aumento como “una burla”

El anuncio del aumento salarial fue catalogado por la oposición venezolana como “insuficiente” y “una burla”, a la vez que cuestionaron el modo en que se dio a conocer la noticia.

El líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, escribió en su cuenta de Twitter que desde “Miraflores (sede del Gobierno venezolano) se siguen burlando del pueblo trabajador” y reclamó que el anuncio se realizó “a escondidas”.

Según Guaidó, el incremento salarial “evidencia” el “fracaso económico” de la política económica de Maduro y deja a los trabajadores venezolanos con el “salario más bajo del continente”. “Sin dar la cara, el usurpador deja en boca de otro su anuncio tan triste”, completó, adjuntando la imagen del costo de un paquete de leche en polvo que supera el valor del salario mínimo.

Por su parte, el diputado opositor y economista, José Guerra, en un video publicado en sus redes sociales, remarcó que “evidentemente, esto sigue siendo insuficiente para que el trabajador pueda adquirir los bienes y servicios, porque hoy la canasta básica alimentaria y de servicios está alrededor de los 250 dólares para un grupo familiar”.

Los incrementos salariales, insuficientes para paliar la profunda pérdida del poder adquisitivo

En 2018, el presidente Nicolás Maduro otorgó seis aumentos salariales y dictó diversas medidas como la reconversión monetaria y el lanzamiento de un paquete de medidas económicas que vincularon el salario mínimo al criptoactivo Petro, sobre el cual pesan sanciones de Estados Unidos y tiene escasa incidencia en el sistema de pagos del país.

Todas las medidas han sido insuficientes para hacer frente a la fuerte crisis económica que afecta al país, donde la inflación alcanzó el 130.000% en 2018 según datos oficiales.

Venezuela, un país petrolero, atraviesa la peor crisis económica de su historia contemporánea, que le valió una retracción de su economía a la mitad en cinco años.

El Gobierno de Nicolás Maduro atribuye las dificultades a la batería de sanciones de Estados Unidos, que incluyen un embargo petrolero, fuente de 96% de los ingresos del país. En septiembre, la producción de crudo se redujo a 800.000 barriles por día, cuando hace una década se ubicaba en 3,2 millones.

Por su parte, la oposición culpa de la crisis a la administración de Maduro por el elevado gasto público y la corrupción durante los años de bonanza económica por la gran producción petrolera entre 2004 y 2014. Además, desconoce la legitimidad política del ‘chavismo’ en el poder.

Con EFE y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.