Saltar al contenido principal
Aquí América

El colapso y la ruina de la industria de metales en Venezuela

France 24

El parque industrial que aglomera a las empresas de aluminio, bauxita y acero de Venezuela se encuentra paralizado. Después del petróleo, esta era la segunda fuente de ingreso para el Estado. Hoy está en ruinas debido a la falta de inversión, materia prima y baja calidad de los servicios básicos.

Anuncios

Luego de ser mecánico industrial en CVG Alcasa, la fábrica más importante de aluminio de Venezuela, Juan Moya ahora es taxista. Aunque él y sus compañeros siguen en la nómina han tenido que dedicarse a otros oficios porque la empresa está en cierre técnico.

"Así como mi persona hay muchos trabajadores profesionales ejerciendo de taxistas, otros están en las minas, una parte se fue a otros países, otros más laboran como zapateros. Tienen que hacer algo para sobrevivir por la situación que vive el país", señaló Moya.

Juan añora los tiempos cuando la CVG era el pulmón de la ciudad de Guayana y ayudó a levantar muchas familias. Los trabajadores ahora no van a sus puestos de trabajo porque las celdas de reducción de aluminio se han apagado.

"Antes uno enviaba a sus hijos a estudiar fuera del país, ahora ni siquiera vamos al trabajo y mi salario es de dos dólares", sentenció.

Es una empresa quebrada cuyo valor patrimonial es menor que el nivel de endeudamiento de los pasivos que tiene la empresa"

Pedro Acuña exgerente de Sidor

Las industrias de acero, aluminio, y metales, que por décadas fueron fuente de exportación para Venezuela hasta el año 2007, hoy se encuentran en pequeñas ciudades industriales que lucen desoladas y con algunas de sus plantas desmanteladas. Recorrer el lugar no permite ver rastro de sus mejores tiempos.

Pedro Acuña trabajó como gerente de lo que fue Sidor, el complejo siderúrgico venezolano más importante. Hoy lamenta el silencio de las máquinas.

"Es una empresa quebrada cuyo valor patrimonial es menor que el nivel de endeudamiento de los pasivos que tiene la empresa. Cero producción en toda su cadena. No tiene materia prima para procesarla ni cómo generar el producto", señaló.

No hay información oficial sobre el estado de Sidor en 2018, ni 2019. Sin embargo, el presidente Nicolás Maduro firmó en junio pasado un convenio con China por 2.274 millones de dólares con el que promete reactivarla. Aún no se ha visto el resultado de esta inversión.

Acuña recordó que Guayana era el mejor ejemplo de lo que era una zona de desarrollo fundamental en el continente. "Guayana llegó a ser la productora de reducción directa más importante de América", agregó.

La parálisis en el sector de los metales ha sido un golpe sensible a la ya debilitada industria venezolana

Como Juan Moya, Henry Arias está en paro forzado por el cese de actividades. Vio cómo la escasez afectó la empresa desde la falta de materia prima hasta no tener transporte para los trabajadores. Hoy permanece en casa y sus hijos que emigraron lo ayudan económicamente. Sabe que solo con la buena intención no va a recuperar su trabajo.

"CVG Alcasa está en la ruina, cerrada, imposible de arrancarla, si no tenemos inversión extranjera será imposible arrancar esas empresas", dijo Arias. Lo que más lo aqueja es la situación laboral de los empleados.

"Estamos hablando aproximadamente de 5.000 trabajadores activos que están cobrando sin trabajar. También han suspendido a otros, incluso tenemos a damas embarazadas, madres de familias que son padre y madre, trabajadoras que las sacaron porque a los que están dirigiendo la empresa se les ocurrió eliminar el sistema de transporte", denunció.

Las industrias del aluminio, Venalum y Alcasa, se detuvieron por completo en marzo de este año. La paralización ha sido un grave golpe a la industria pesada de Venezuela. Este emporio industrial fue diseñado para ser la alternativa económica no petrolera del país y hoy es otra señal del retroceso productivo de Venezuela.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.