Saltar al contenido principal

Reducir el desperdicio de alimentos, una forma de luchar contra el hambre

820 millones de personas, aproximadamente una de cada nueve en todo el mundo, sufren de hambre en todo el mundo.
820 millones de personas, aproximadamente una de cada nueve en todo el mundo, sufren de hambre en todo el mundo. Cortesía FAO

La FAO revela que la pérdida de alimentos que se produce a nivel mundial es del 14%. Dos nuevos índices se están elaborando para establecer las etapas en la cadena de producción y las razones por las que los alimentos se pierden o desperdician.

Anuncios

Si bien la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos es un objetivo en sí, contemplado en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, es también un medio eficaz para alcanzar los objetivos relacionados con seguridad alimentaria y sostenibilidad ambiental.

Para lograr reducir la pérdida de alimentos, lo que se pierde desde la poscosecha hasta el nivel minorista (sin incluirlo), y el desperdicio, que se produce en la venta al por menor y en el consumo, se necesita primero conocer qué tantos alimentos se pierden y desperdician, en qué punto de la cadena y por qué. A eso apunta este año el reporte de 'El estado mundial de la agricultura y la alimentación' (SOFA 2019) de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que se publica con motivo del Día mundial de la alimentación, el 16 de octubre.

Según la medición de la FAO del 2011, un tercio de los alimentos producidos a nivel mundial se perdían o desperdiciaban, lo que equivale a 1.300 millones de toneladas por año. El SOFA 2019 revela que dicha estimación está en proceso de ser reemplazada por dos índices, uno de pérdida de alimentos (IPA) y otro de desperdicio (IDA). En lo que respecta al primero, el informe adelanta que cerca del 14% de los alimentos en todo el mundo se pierde antes de llegar al nivel minorista.

FAO

El informe revela que el mayor porcentaje de pérdidas de alimentos se registra en Asia central y meridional, más del 20%, mientras que la región con menos porcentaje de pérdidas es Australia y Nueva Zelanda, con un poco más del 5%. En cuanto al tipo de alimentos, el reporte muestra que el mayor porcentaje de pérdidas se da en las raíces, tubérculos y cultivos oleaginosos, seguido por el de las frutas y hortalizas.

La situación varía mucho de un país a otro. Sin embargo, como le explicó a France 24 Máximo Torero, economista jefe de la FAO, en los países de menores ingresos hay más pérdidas que desperdicio. Torero señala que el nivel de pérdidas de alimentos en Latinoamérica es "bastante importante", ya que si bien se registran pérdidas del 12%, esto representa el 20% de las pérdidas de alimentos a nivel mundial.

Cambiar el comportamiento, una tarea pendiente a lo largo de toda la cadena

En diferentes regiones del mundo se llevan a cabo iniciativas a nivel público y privado que buscan reducir la pérdida y desperdicio de alimentos. En Latinoamérica se encuentra #Sindesperdicio, una plataforma liderada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) e integrada por The Consumer Goods Forum, The Global Foodbanking Network, World Resources Institute, FAO, Nestlé, The Coca Cola Company, Grupo Bimbo, Fundación Femsa, Oxxo, The Dow Chemical Company e IBM.

Según le contó a France 24 el coordinador de #Sindesperdicio, German Sturzenegger, actualmente la plataforma acompaña un proyecto en México con pequeños productores de granos que necesitan mejorar su capacidad de almacenamiento y apoya al ministerio de Agricultura de Argentina en la definición de una estrategia de reducción de pérdida y desperdicio de alimentos al año 2030, así como al Departamento Nacional de Planeación de Colombia en la actualización de sus estadísticas.

Entre sus áreas de acción, la plataforma también impulsa proyectos innovadores para solucionar problemas en diferentes etapas de la cadena de producción. Startups para optimizar el uso de fertilizantes mediante Inteligencia Artificial y un silo para incrementar la vida útil de la papa ya fueron premiados en Argentina.

De acuerdo con Sturzenegger, el mayor desafío está en generar cambios de comportamiento. Empezando con los pequeños productores "que son quienes producen gran parte de los alimentos que consumimos". En esta etapa, al desafío de cambiar la costumbre se suma la dificultad de acceder a los productores, además de las grandes necesidades que tienen de financiamiento, capacitación e infraestructura.

No hay mejor banco de alimentos que el refrigerador"

German Sturzenegger, coordinador de #Sindesperdicio

Del otro extremo de la cadena, los consumidores, el reto también está en cambiar comportamientos, y es que según Sturzenegger, un tercio de lo que se desperdicia, se desperdicia a nivel de consumo. "Que compremos mejor, que almacenemos mejor y preparemos mejor. No hay mejor banco de alimentos que el refrigerador".

Erradicar el hambre en el mundo, una batalla que se está perdiendo

Desde el 2015, las personas con hambre han aumentado en el mundo. El objetivo de 'Hambre Cero', incluido en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, es cada vez más difícil de cumplir. Si bien este año la prevalencia mundial de la subalimentación se estabilizó, la cifra absoluta de personas subalimentadas sigue creciendo lentamente. Así lo muestra el tercer reporte 'El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo' que publicó en julio la FAO.

Esto significa que el total de personas que pasan hambre ha aumentado: 820 millones de personas o aproximadamente una de cada nueve en todo el mundo. África es el continente más afectado, en donde el hambre aumenta en casi todas las subregiones y tiene una prevalencia de subalimentación de casi 20%.

El reporte de la FAO también destaca el aumento de prevalencia de subalimentación en América Latina, que se encuentra en el 6,5%. Ahora hay más personas subalimentadas en el Caribe y también en América del Sur, que hasta el 2015 había mostrado resultados positivos en la erradicación del hambre. Desde ese año hasta el 2018, la prevalencia de subalimentación en Sudamérica pasó del 4,9% al 5,5%.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.