Saltar al contenido principal

Diputados franceses votan la reforma a la controvertida ley de bioética

Katharina y Adeline posan el 19 de julio de 2019 en Toulouse con su hijo de 6 meses concebido con reproducción de asistencia médica (PMA) en Dinamarca.
Katharina y Adeline posan el 19 de julio de 2019 en Toulouse con su hijo de 6 meses concebido con reproducción de asistencia médica (PMA) en Dinamarca. Eric Cabanis / AFP

El texto incluye la extensión de la maternidad asistida a todas las mujeres, incluyendo solteras y lesbianas. Los partidos dieron libertad de voto a sus militantes.

Anuncios

Este 15 de octubre los diputados franceses deberán votar la ley de bioética, la primera gran reforma social del quinquenio del presidente Macron. La votación llega después de 80 horas de debate en el seno de la Asamblea Nacional.

Y es que este texto toca temas sensibles en los que no es fácil ponerse de acuerdo.

No se trata solo de la extensión de la Procreación Médicamente Asistida (PMA) a las mujeres solteras o parejas de lesbianas, que motivó una masiva manifestación de cientos de miles de personas en París hace más de una semana. El texto de 32 artículos prevé además una reforma al sistema de filiación y al acceso al conocimiento de los orígenes de cada persona, congelación de óvulos y la investigación con células madres.

Los partidos políticos, sin excepción, han dado libertad de voto a sus miembros debido a que la ley toca temas muy íntimos. Pero se puede prever que los partidos oficialistas La República en Marcha (LREM) y el MoDem voten a favor del texto al igual que los partidos de izquierda, ya sea socialistas, comunistas o de la Francia Insumisa, de Jean-Luc Mélenchon.

Los parlamentarios del partido de Los Republicanos (LR), de derecha, se presume en cambio que votarán mayoritariamente en contra de lo que han denunciado como una "PMA sin padre". La líder de extrema derecha, Marine Le Pen (Agrupación Nacional) por su parte ya dejó en claro que votará en contra del texto en su estado actual.

Después de los diputados, la reforma, que es presentada por tres ministras: la de Salud, Agnès Buzyn, de Justicia, Nicole Belloubet y de Investigación, Frédérique Vidal, debe ser analizada en enero del próximo año en el Senado. En el Gobierno ya han dicho que quieren ver el texto adoptado "antes del verano".

Desde el Ejecutivo abogaron por "debates tranquilos" y esa ha sido la tónica en general salvo cuando la exdiputada de LREM, Agnès Thill, que se opone abiertamente a la PMA, denunció una "ley criminal".

La PMA y su extensión, el artículo más mediático

El artículo que habla de la extensión de la PMA necesitó solo para su aprobación de tres días de acalorados debates. Para Buzyn, esta medida demuestra "la familia francesa contemporánea (...) que florece en varias formas".

Para la derecha, aprobar este artículo implica dar un paso hacia la GPA, o Gestación por Vientre de Alquiler, aunque según el Gobierno esa práctica será "absolutamente prohibida en Francia". Los diputados de derecha se quejaron varias veces de tener poco tiempo para discutir.

Entre los parlamentarios oficialistas, en cambio, hay quienes desearían ir más lejos. Jean-Louis Touraine desea una PMA "póstuma" y el reconocimiento automático de la paternidad de los niños que sean concebidos por vientre de alquiler en el extranjero, ya que este procedimiento no existe en Francia.

Miembros de su mismo partido o del MoDem expresaron su rechazo a la apertura de la PMA a mujeres solteras.

Durante la manifestación del pasado 6 de octubre, en contra de la PMA, sorprendió la capacidad de convocatoria pero también la ausencia de diputados de la derecha o extrema derecha. Solo había algunos alcaldes de esos partidos, lo que parece indicar que no quieren jugar el rol de hace cinco años cuando se aprobó el matrimonio igualitario en Francia.

En general, este proyecto ha sido apenas modificado en los debates en el hemiciclo. En particular, los diputados agregaron la posibilidad de que los donantes de gametos puedan conocer el número de niños nacidos de su donación, que se ponga fin al uso de "bebés remedio", aquellos que son concebidos explícitamente para salvar la vida o salud de un hermano mayor, o incluso brindar una mejor atención a los niños que nacen "intersexuales", es decir, con algunas características biológicas que son consideradas femeninas y otras que son consideradas masculinas.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.