Saltar al contenido principal

Frustración y destrucción: las cicatrices de 12 días de caos en Quito

Ciudadanos, manifestantes indígenas y trabajadores limpian las calles luego de que se anunciara el fin de las protestas, este lunes 14 de octubre, en Quito, Ecuador.
Ciudadanos, manifestantes indígenas y trabajadores limpian las calles luego de que se anunciara el fin de las protestas, este lunes 14 de octubre, en Quito, Ecuador. France 24

El edificio de la Contraloría calcinado, comercios destruidos, calles repletas de escombros y un tímido reducto de manifestantes: primer día de calma después de 12 días de protestas violentas. Gobierno y líderes indígenas buscan consensos.

Anuncios

Leonardo Lima no daba crédito a lo que escuchaba cuando el pasado sábado 12 de octubre uno de sus vecinos le contó telefónicamente que el negocio para el que trabaja en el centro de Quito estaba siendo saqueado. “Cuando llegamos, todo estaba destruido, se habían metido por el techo y habían sacado mucha mercancía. Lo primero que pensé es que me había quedado sin el sustento para mi familia”.

“Raptor Store” se estableció hace algunos años en un lugar estratégico en pleno corazón de la capital: justo al costado de la Contraloría General del Estado y a dos cuadras de la Asamblea Nacional. Y lo seguiría siendo, si no fuera porque esta zona fue el epicentro de violentas manifestaciones que azotaron a Quito y gran parte del país durante 12 días.

Este establecimiento es apenas uno en una larga lista de locales saqueados y destrozados en casi dos semanas, en especial en la zona centro de la capital y en los alrededores del centro histórico, así como en algunas otras ciudades con brotes violentos. Las pérdidas, por ahora, son incalculables.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Leonardo volvió a su local este lunes 14 de octubre de 2019 para ser testigo de lo poco que quedaba, horas después de que la calma retornara al país. Al finalizar la noche del domingo 13 de octubre y luego de más de cuatro horas de diálogo, el Gobierno y los líderes de las comunidades indígenas llegaron a un acuerdo que les puso punto final a las manifestaciones.

Una vez concluido el primer acercamiento en la noche del domingo, decenas de pasajeros lograron ingresar a Quito después de más de un día sin lograr movilizarse. Las vías fueron reabiertas y el transporte público restablecido, así como la operación de centrales eléctricas y campos petroleros. Pero quedaron las cicatrices.

Una relativa calma después de la tormenta

Como si se tratara de un auténtico campo de batalla, este lunes 14 de octubre el centro de Quito lucía irreconocible para muchos de sus habitantes. Escombros por doquier, vidrios rotos en los edificios y la sede de la Contraloría General del Estado incinerada, fueron las secuelas de los disturbios, en especial los ocurridos el sábado 12 de octubre, en una de las jornadas más álgidas de las manifestaciones.

“No recuerdo haber vivido nunca algo así en Quito”, dijo un comerciante de la zona, la misma que aloja a la Casa de la Cultura, el lugar de concentración de las comunidades indígenas, hoy sede de una minga pacífica que celebra lo que muchos vieron como una clara victoria para esta comunidad frente al Ejecutivo.

Las autoridades locales emprendieron una redada de limpieza por el centro y sus alrededores, ayudados por grupos de indígenas y otros habitantes del sector. De acuerdo con el Ministerio de Obras Públicas, la movilidad está recuperada en toda la red estatal.

Cientos de indígenas emprendieron una brigada de limpieza el 14 de octubre de 2019 en Quito, Ecuador.
Cientos de indígenas emprendieron una brigada de limpieza el 14 de octubre de 2019 en Quito, Ecuador. France 24 en Español

Sin toque de queda, sin Estado de Excepción y sin una idea clara de cómo se van a suplir los 1.300 millones de dólares en ahorros que representaba el abolido Decreto 883, Quito y el resto de Ecuador retornan poco a poco a la normalidad, pero ahora con un lío mayor: tratar de recuperar lo destruido en 12 días, algo probablemente tomará un buen tiempo (y dinero).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.