Saltar al contenido principal

Rey marroquí indulta a periodista presa por un aborto que negó realizarse

La periodista marroquí Hajar Raissouni es liberada de prisión en Sale, cerca de la capital Rabat, en Marruecos, el 16 de octubre de 2019.
La periodista marroquí Hajar Raissouni es liberada de prisión en Sale, cerca de la capital Rabat, en Marruecos, el 16 de octubre de 2019. Stringer / Reuters

En Marruecos, el rey Mohammed VI indultó a la periodista Hajar Raissouni y a su prometido, sentenciados a un año de prisión por abortar y mantener relaciones extramatrimoniales. El caso despertó una ola de solidaridad dentro y fuera del país.

Anuncios

El de Hajar Raissouni, ha sido un controvertido caso que despertó críticas alrededor del mundo. Después de ser condenada a un año de prisión el pasado 30 de septiembre junto a su prometido Rifaat al-Amin y al doctor Mohammed Jamal Belkeziz, el monarca marroquí Mohammed VI decidió ofrecerles un indulto y liberarlos de prisión.

Los dos hombres estaban sentenciados a uno y dos años de cárcel respectivamente. Su futuro esposo, por complicidad y el médico por presuntamente haber realizado el aborto.

La periodista marroquí Hajar Raissouni se encuentra con su prometido Rifaat Al Amine y sus familiares cuando sale de la prisión en Sale, cerca de la capital Rabat, en Marruecos, el 16 de octubre de 2019.
La periodista marroquí Hajar Raissouni se encuentra con su prometido Rifaat Al Amine y sus familiares cuando sale de la prisión en Sale, cerca de la capital Rabat, en Marruecos, el 16 de octubre de 2019. Stringer / Reuters

El Ministerio de Justicia aplaudió la intervención del rey en el caso y la calificó, sin mayor sorpresa, como "un acto de compasión y misericordia", agregando que Raissouni y su prometido habían querido establecer una familia legalmente. Del otro lado, diferentes grupos de derechos humanos y su abogado, Muhammad Sadkou, aseguraron con indignación que el veredicto del fiscal fue "regresivo"y tildaron su proceso como un ataque a la libertad de prensa y los derechos civiles.

La periodista de 28 años denunció que fue apresada por la policía y obligada a realizarse controles médicos contra su voluntad. Raissouni aseguró, además, que los oficiales le preguntaron por su trabajo en el 'Akhbar al-Youm', un periódico independiente que ha criticado al Estado marroquí y sobre sus tíos. La policía, sin embargo, aseguró que la habían apresado cuando salía de una clínica que estaba siendo investigada por realizar abortos clandestinos. Pero ella y su médico negaron desde el principio que se tratara de un aborto y aseguraron que estaba allí para recibir tratamiento por un coágulo de sangre.

ONG marroquíes y extranjeras argumentaron en seguida que la reportera fue atacada por su labor y porque es la sobrina de un teólogo musulmán que fue un exlíder de un grupo islamista influyente en el país. Sus abogados y activistas de DD.HH. incluso denunciaron que los chequeos sin su consentimiento equivalían a tortura.

Sin embargo, cuando el caso llegó hasta el tribunal, el fiscal desestimó cualquier sugerencia de irregularidades procesales y dijo que las circunstancias del arresto de Raissouni habían sido legales y que el caso no tenía nada que ver con su trabajo.

El caso Raissouni: la punta del iceberg de un problema de abortos clandestinos en Marruecos

En Marruecos, un país musulmán, mayoritariamente ortodoxo, el sexo fuera del matrimonio y el aborto son ilegales. Pero al margen de la legislación, la Asociación Marroquí por el Derecho al Aborto dijo que entre 600 y 800 abortos se realizan ilegalmente cada día en el país africano. En 2018 se presentaron 41 casos por abortos ilegales, según un informe publicado por la Fiscalía.

El caso de la periodista, a modo de ejemplo, sobre lo que diariamente viven los marroquíes, especialmente los jóvenes, derivó en un movimiento para plantar cara a estas leyes que conducen a una restricción frontal de las libertades individuales para varios activistas marroquíes que, precisamente este 16 de octubre, anunciaron en Casablanca, al sur de Rabat, la creación de un colectivo para luchar por la abolición de las leyes del Código Penal de Marruecos que criminalizan las relaciones sexuales extramatrimoniales.

Activistas marroquíes sostienen carteles en solidaridad con Hajar Raissouni, periodista acusada de tener relaciones sexuales antes del matrimonio y abortar durante una protesta frente al tribunal de Rabat, Marruecos, el 9 de septiembre de 2019.
Activistas marroquíes sostienen carteles en solidaridad con Hajar Raissouni, periodista acusada de tener relaciones sexuales antes del matrimonio y abortar durante una protesta frente al tribunal de Rabat, Marruecos, el 9 de septiembre de 2019. Youssef Boudlal / Reuters

El grupo bautizado 'Colectivo 490', en referencia al artículo del Código Penal marroquí que criminaliza el sexo extraconyugal hasta con un año de prisión, fue creado después de reunir 12.000 firmas de ciudadanos que apoyan un manifiesto que recoge los objetivos del grupo, que además de anular esta normativa exige la abolición de las leyes que penalizan el adulterio y el aborto.

El periodista Abdalah Turabi, integrante de este colectivo, precisó que, según las estadísticas oficiales, los marroquíes retrasan cada vez más la edad de casarse y aseguró que esas personas deben gozar de una vida sexual plena sin vivir con el temor a acabar en prisión.

El manifiesto, firmado por numerosos artistas, escritores y políticos, recuerda que en 2018 un total de 14.503 personas fueron perseguidas por mantener relaciones sin estar casadas y 3.048 lo fueron por adulterio. La lucha por gozar de un país con mayores libertades individuales es un anhelo que este grupo quiere hacer realidad, aunque bajo la coyuntura política actual, de momento sea una utopía.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.