Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

El ataque de un zorro a una marmota, ganador del Wildlife Photographer of the Year 2019

Unos dos millones de personas en California estuvieron varios días sin electricidad debido a cortes de energía preventivos para evitar incendios. En otras noticias, France 24 estuvo en el parque conservacionista Ol Pejeta, en Kenia, para conversar con el cuidador de las dos últimas rinocerontes blancas del norte. Y finalmente les invitamos a ver las fotografías ganadoras del Wildlife Photographer of the Year 2019, organizado por el Museo de Historia Natural de Londres.

Anuncios

Alrededor de dos millones de personas en California (unos 800.000 clientes) se vieron afectadas por el mayor apagón planeado en el estado desde que se tienen registros. La compañía eléctrica más importante del estado, Pacific Gas & Electric (PG&E), se vio obligada a llevar a cabo estos cortes de electricidad entre el 9 y el 12 de octubre. ¿La razón? Evitar que sus equipos causaran incendios tal y como lo hicieron los dos últimos años. Los de 2018 fueron los más destructivos en la historia de California y mataron a 86 personas. El año pasado la compañía iba a tomar esa medida preventiva y decidió no hacerlo. Algo que, además de la destrucción de pueblos enteros y la pérdida de vidas humanas, le costó una reorganización de la empresa tras declararse en bancarrota. Esta época del año es cuando las condiciones meteorológicas son más favorables para la formación y propagación de incendios en la región: hay fuertes viento (con rachas de más de 100km/h), muy poca humedad en el aire y la vegetación está seca después de los meses de verano.

Para Daniel Swain, climatólogo de la Universidad de California de Los Ángeles (UCLA) los apagones “son probablemente necesarios como una manera de emergencia para prevenir los incendios, pero acarrean graves riesgos y no pueden ser una solución a largo plazo en un clima cada vez más caluroso”. Riesgos que se derivan del uso de generadores eléctricos de gasolina o diésel que puede convertirse en nuevos focos de incendios.

Según Mark Mesesan, portavoz de la compañía eléctrica, los apagones a los que PG&E llama “cortes eléctricos por la seguridad pública” se hicieron para proteger la seguridad de los clientes. Para algunos de los residentes de las zonas afectadas por los cortes de luz, es una medida con la que tendrán que aprender a convivir hasta que “puedan encontrar una manera de instalar líneas de electricidad subterráneas que no se vean afectadas por el viento”, opinaba Elizabeth, una residente de la localidad de Chico, en el norte de California, y a tan solo 23 kilómetros de Paradise, que el año pasado se vio arrasada por las llamas.

En el sur del estado, las llamas obligaron a decenas de miles a huir de sus hogares y se cobraron las primeras víctimas mortales. Es la época del año en la que los cálidos vientos de Santa Ana soplan con más fuerza y crean el caldo de cultivo perfecto para el fuego. Este tipo de apagones podría convertirse en lo habitual si, como ya avisan los científicos, el cambio climático hace que tengamos temporadas de incendios más largas por las cada vez más altas temperaturas.

Una carrera contrarreloj para salvar al rinoceronte blanco del norte

Najin y Fatu son los dos últimos ejemplares de rinoceronte blanco del norte, un animal en crítico peligro de extinción, porque las dos son hembras. Sin embargo, hay esperanzas de que la subespecie se pueda salvar: tras 10 días de incubación en un laboratorio en Italia, los científicos anunciaron que han conseguido desarrollar dos embriones viables que habían sido extraídos de las dos hembras y fertilizados con el esperma congelado de Suni, un macho de esta subespecie ya fallecido.

Los embriones están almacenados en nitrógeno líquido y serán implantados en una hembra de rinoceronte blanco del sur, una subespecie del animal, porque ni Najin ni Fatu pueden llevar a término un embarazo por problemas de salud. Nuestro periodista David González estuvo en el parque conservacionista Ol Pejeta, en Kenia, donde habló con el cuidador de estas dos últimas rinocerontes que se convierten en la única esperanza de supervivencia de una especie que evolucionó durante millones de años.

El periodista de France 24, David González, entrevista a Jeremy, cuidador de Najin y Fatu (al fondo): las dos últimas supervivientes del rinoceronte blanco del norte en el mundo. Parque Ol Pejeta en Nanyuki, Kenia, el 17 de septiembre de 2019.
El periodista de France 24, David González, entrevista a Jeremy, cuidador de Najin y Fatu (al fondo): las dos últimas supervivientes del rinoceronte blanco del norte en el mundo. Parque Ol Pejeta en Nanyuki, Kenia, el 17 de septiembre de 2019. Ángela Pinzón

El chino Yongqing Bao ganó el Wildlife Photographer of the Year 2019

‘El Momento’ fue la imagen que le ganó el galardón al fotógrafo chino Yongqing Bao. En ella se ve el terror que vive una marmota del Himalaya cuando poco después de salir de su hibernación se encuentra con una hembra de zorro tibetano buscando comida para sus tres cachorros que la ataca. La fotografía fue hecha en la Reserva Natural de las montañas Qilian, en China.

Todos los años, desde 1965, se entrega en Londres el premio al mejor fotógrafo de vida salvaje. Wildlife Photographer of the Year, desarrollado y producido por el Museo de Historia Natural de Londres, es un concurso que pretende despertar la curiosidad hacia el mundo de los animales y hacer de la fotografía un medio para retarnos a tomar responsabilidad del cuidado de la naturaleza. Está abierto a personas de todas las edades y habilidades fotográficas. Estos fueron algunos de los ganadores de las grandes categorías del año 2019.

Como dato curioso, Chris Packham, naturalista y fotógrafo, presentó la ceremonia de entrega de premios el 15 de octubre en el Museo de Historia Natural de Londres, con el logo del movimiento de protesta climática Extinction Rebellion en su corbata.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.