Saltar al contenido principal

Cataluña rechazó por tercer día el fallo del "procés"

La gente arroja rollos de papel higiénico durante una protesta contra el fallo del 'procés' en Barcelona, ​​España, el 16 de octubre de 2019.
La gente arroja rollos de papel higiénico durante una protesta contra el fallo del 'procés' en Barcelona, ​​España, el 16 de octubre de 2019. Albert Gea / Reuters

Varias organizaciones llamaron nuevamente a rechazar la decisión del Tribunal Supremo de encarcelar a los líderes independentistas juzgados en el marco de la autoproclamación de soberanía de 2017.

Anuncios

Empezaron su recorrido en la mañana de este miércoles 16 de octubre desde Girona, Vic, Berga, Tárrega y Tarragona y prevén llegar hasta Barcelona, el jueves. Estas marchas fueron organizadas por la Asamblea Nacional Catalana, con el respaldo de varias organizaciones independentistas.

“Esto es para mostrar que podemos 'colapsar' Cataluña si los catalanes quieren. Podemos demostrar que Madrid debe comenzar a actuar ahora porque, de lo contrario, se les escapará de las manos”, dijo a la agencia AFP uno de esos caminantes, Jordi Sole, quien aseguró estar decidido “ir hasta el final”.

“Vinimos a protestar contra las sentencias, es totalmente injusto. Estas personas no deberían estar en prisión porque no hicieron nada y tenemos que protestar de alguna manera”, explicó por su parte Rosa Muntaner, otra manifestante, “tal vez no sirve para nada, pero tenemos que hacer algo, no podemos quedarnos en la casa”.

Una acción que se inscribe en el marco de una movilización en toda Cataluña y otras partes del país en rechazo al fallo del “procés”. Nueve líderes de esta región pasarán de 9 a 13 años tras las rejas por su papel en el intento de separación de España a finales de 2017. Un fallo dictado por el Tribunal Supremo tras un proceso criticado por la Federación Internacional de Derechos Humanos y la ONG EuroMed Rights por su falta de equidad.

Un movimiento organizado desde varios frentes

Además de los partidos del bando tradicional del independentismo y de las organizaciones como los Comités de Defensa de la República que promueven acciones radicales, un enigmático ‘Tsunami Democrático’ vio la luz. “No somos una nueva organización: somos una campaña constante”, afirma su manifiesto, que resalta que “el viaje a la autodeterminación es largo y complejo” y asegura que luchará a favor de los “derechos fundamentales” a punta de actos no violentos.

Es una de las nuevas caras del descontento ante el fallo del ‘procés’, que se hizo sentir hasta Madrid, donde centenares de personas protestaron, pero también en el extranjero. La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon fue una de las escasas voces internacionales en defender a los líderes catalanes “cualquier ley que envíe a los políticos a la cárcel por organizar una votación es una ley que seguramente necesita un cambio”, dijo este martes.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Pero el epicentro de esta última jornada ha sido sin sorpresa Barcelona, cuyo centro se llenó de miles de manifestantes en contra de la decisión judicial. No obstante, al igual que el día anterior, unos grupos violentos protagonizaron disturbios y enfrentamientos con la policía en el centro de la capital catalana. Fue esta batalla campal urbana que generó una reacción del Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, quien llamó a Quim Torra, el presidente de la Generalitat, a pronunciarse sobre estos acontecimientos. “Tanto él, como los miembros de su gobierno, tienen el deber político, tienen el deber moral, de condenar sin excusas y sin paliativos, con máxima claridad y determinación, el uso de la violencia en Cataluña”, enfatizó el mandatario.

El inevitable agudizamiento del debate político

Dicho y hecho, unas horas más tarde. Tras regresar de una de las “marchas por la libertad”, Torra imputó esta ola de disturbios a “infiltrados y provocadores” y la condenó: “el movimiento independentista no es ni ha sido violento (…) es bueno y es normal que protestemos por una sentencia injusta y absolutamente aberrante. Pero la protesta tiene que ser pacífica”, afirmó.

Esta crecida de tensión en Cataluña ya se convirtió en asunto nacional. Pedro Sánchez convocó a todos los jefes de partidos para consultar su apreciación. Uno de ellos, el conservador Pablo Casado, llamó a la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional. Una polémica norma que permite la restricción de la autonomía constitucional de Cataluña en caso de fuerza mayor. Una alternativa al artículo 155 de la Carta Magna, que fue accionado en octubre de 2017, para destituir oficiales locales y organizar elecciones. Una opción que, hoy, los líderes independistas llaman a evitar a toda costa.

Con AFP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.