Saltar al contenido principal

"No hay dinero que alcance": el pasivo efecto del aumento del salario mínimo en Venezuela

Mercado de calle en la Carlota, en Caracas, Venezuela, el 16 de octubre de 2019.
Mercado de calle en la Carlota, en Caracas, Venezuela, el 16 de octubre de 2019. Herminia Fernandez / France 24

Es la tercera vez en el año que el Gobierno de Nicolás Maduro aumenta el ingreso básico. Para la población ese 375% de incremento no representa un cambio en el poder adquisitivo. Los alimentos siguen con precios altos y la inflación imparable.

Anuncios

"Compré cinco bistecs de carne a 60.000 bolívares, un pollo entero a 80.000, un cartón de huevos a 70.000, un kilo de queso a 60.000 y menos de dos kilos de verduras en 30.000. Así es como se gasta el nuevo salario mínimo, anunciado esta semana".

Lo que cuenta Jorge Carmona, abogado, es lo que pudo adquirir con los 300.000 bolívares (18 USD) que suponen el nuevo sueldo básico de los trabajadores en Venezuela.

Por tercera vez consecutiva en el año, el Gobierno de Nicolás Maduro hizo un ajuste de salarial. Esta vez aumentó el salario básico 375% para tratar de mejorar el poder adquisitivo de la población.

Carmona dijo a France 24 que este aumento no le permitirá comprar los productos de la canasta básica y que, por lo tanto, no hará ningún cambio en el bolsillo de los ciudadanos.

"Si no se controla la inflación, no hace ningún efecto subir el salario", alegó.

En el mismo mercado, José Benítez, que trabaja como guarda de seguridad en un centro comercial, apenas lleva tres tomates, dos plátanos, y una cebolla.

"Así hago mis compras ahora, de a poco, porque alimentarse es un lujo en este país. Los precios tienen que parar. El aumento no es suficiente, no hay dinero que alcance", aseveró.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Según la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, la inflación en Venezuela hasta el mes de septiembre, se ubicó en 3.326%, y la mensual llegó a 23,5%.

El nuevo ingreso se decretó en 150.000 bolívares de sueldo y otros 150.000 en cesta alimentaria. El anterior se ubicaba en 40.000, con los cuales, hasta esta semana solo se podía comprar, con esa cantidad, medio cartón de huevos.

Belkis Betancourt, asistente de limpieza, opinó que mínimo se debió decretar el ingreso en un millón de bolívares. "Se necesita mucho más que eso para que la gente pueda comer. No veo ningún beneficio con ese nuevo anuncio", sentenció.

Francisco Torrealba, presidente de la Comisión de Trabajadores y Trabajadoras de la Asamblea Nacional Constituyente dijo en las redes sociales que con los 300.000 bolívares los venezolanos pueden comprar la caja de alimentos subsidiada por el Estado.

Estos productos que adquiere la población a bajo costo, entre los que se cuentan arroz, azúcar, pasta, leche, granos y harina de maíz, alcanzan para sostener a una familia por una semana.

Tras el aumento se ponen en riesgo algunos puestos de trabajo

Pero cada vez que hay un aumento de ingresos en Venezuela sube la inflación y se pierden puestos de trabajo.

Franklin Zambrano, corredor de seguros, dijo a este medio que las empresas comenzarán a despedir empleados por no poder sostener la carga económica que representa la nueva medida.

"Tenemos un problema económico grave, las compañías no tiene cómo sostener la nómina laboral", sostuvo.

La Cámara de Empresarios ya se pronunció sobre este tema y denunció que el aumento salarial fue inconsulto, que viola todos los convenios firmados por el país, y que no es sustentable en el tiempo". Hasta el momento han sido 29 aumentos salariales hechos de manera unilateral por parte del Gobierno de Nicolás Maduro.

Será muy difícil volver a tener un salario mínimo que le permita al venezolano tener unas mínimas garantías"

Luz María Gómez, vendedora de artículos de limpieza

Carlos Carrillo, vendedor de frutas, no llega a ser empresario, ni tiene personal a cargo para pagar sueldos. Sin embargo, como comerciante independiente también se siente afectado.

"La mercancía me la suben indiscriminadamente y uno también tiene que subir para poder ganar y medio comer. Tienen que estabilizar los precios, eso es lo que hay que trabajar", indicó.

"Aquí además de tener un problema económico tenemos falta de moral. Cada quien pone el precio que quiere y al final salimos afectados todos porque nunca el dinero que decreten será suficiente para comprar", agregó.

Por su parte, Luz María Gómez, vendedora de artículos de limpieza, opinó que el nuevo sueldo no va a tener ninguna incidencia, ni en la vida de la gente, ni en su negocio, que no ha sido muy próspero el último año.

"Las personas solo tienen para medio alimentarse, solo están comiendo huevos. Ya la gente no compra carne ni pollo.No tienen para comprar artículos de higiene personal, mucho menos de limpieza", enfatizó.

"El aseo se volvió un lujo. Será muy difícil volver a tener un salario mínimo que le permita al venezolano tener unas mínimas garantías, de alimentación, salud e higiene", señaló.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.