Saltar al contenido principal

En Bolivia rige el silencio electoral, luego de un tenso cierre de campaña

Algunos barrios de la ciudad de La Paz vistos desde El Alto, Bolivia, el 3 de octubre de 2019.
Algunos barrios de la ciudad de La Paz vistos desde El Alto, Bolivia, el 3 de octubre de 2019. Manuel Seoane / Reuters

Hubo cabildos al menos en seis regiones en contra de Evo Morales. Disturbios empañaron el cierre de campaña del mandatario en Santa Cruz y Potosí. Él dice que dará "una paliza" a sus oponentes y Carlos Mesa ofrece derrotar a "una dictadura".

Anuncios

La campaña rumbo a las elecciones generales de este domingo 20 de octubre cerró en Bolivia en medio de un ambiente tenso, caracterizado por las protestas ciudadanas en contra del gobierno de Evo Morales, además de actos masivos de los candidatos que pugnan por llegar al poder.

Desde el pasado jueves 17 de octubre rige en el país el período de silencio electoral, en el que se prohíbe la campaña política con la finalidad de que la ciudadanía pueda reflexionar sobre el voto que emitirá este domingo.

Además, desde este viernes, quedan prohibidas las protestas sociales y hasta las celebraciones que impliquen la reunión de grupos de personas. Pese a eso persisten al menos dos conflictos activos, la huelga indefinida en la región de Potosí y la marcha indígena que ha arribado a la ciudad de Santa Cruz este miércoles.

El presidente Evo Morales buscará la reelección para un cuarto mandato y, por primera vez en los casi 14 años que lleva en el poder, el resultado es incierto. En las tres anteriores elecciones generales, Morales entraba al ruedo electoral con la victoria asegurada. Ahora, hay sondeos que abren la posibilidad de una segunda vuelta electoral con el expresidente Carlos Mesa.

Cabildos en seis regiones contra Morales

En los últimos días, las campañas se han caldeado con los conflictos sociales. Seis de las nueve regiones de Bolivia organizaron cabildos para aprobar resoluciones en contra del Gobierno de Morales.

Santa Cruz, Cochabamba, La Paz, Potosí, Oruro y Tarija realizaron este tipo de concentraciones multitudinarias, en las que aprobaron aplicar el voto castigo en contra de Morales, el desconocimiento del triunfo del Mandatario en caso de emerger del fraude electoral, emprender la lucha para lograr el federalismo e, incluso, empezar trámites para enjuiciarlo por haber aprobado un decreto que permite las quemas controladas en la Amazonía y la Chiquitania.

Los opositores y grupos ciudadanos contrarios al Gobierno culpan al presidente y particularmente a ese decreto por los incendios que dejaron más de 5 millones de hectáreas quemadas en toda Bolivia entre agosto y octubre.

También en protesta contra los incendios se llevó adelante una marcha indígena desde la Chiquitania hasta Santa Cruz que duró más de un mes. La columna llegó este miércoles a la capital oriental exigiendo la derogatoria del decreto que permite las quemas en el bosque.

"Quieren quemar la Casa Grande del Pueblo"

Frente a la ola de movilizaciones, el mandatario denunció que se prepara un "golpe de Estado" en su contra en caso de que gane las elecciones. Incluso, llegó a decir que tiene pruebas de la conspiración.

"Tengo grabaciones, algunos supuestos comités cívicos de Cochabamba o de La Paz, con algunos exmilitares en servicio pasivo, con algunos miembros del Comité Cívico de Santa Cruz, se han reunido. Tengo grabaciones, quieren quemar la Casa Grande del Pueblo (…) si denunciamos, denunciamos con pruebas", dijo el mandatario en entrevista con un programa de televisión.

El presidente de Bolivia y actual candidato presidencial para el partido Movimiento por el Socialismo (MAS), Evo Morales, habla durante un mitin de campaña de clausura en El Alto, Bolivia, 16 de octubre de 2019.
El presidente de Bolivia y actual candidato presidencial para el partido Movimiento por el Socialismo (MAS), Evo Morales, habla durante un mitin de campaña de clausura en El Alto, Bolivia, 16 de octubre de 2019. Manuel Claure / Reuters

Pese a las movilizaciones en contra, Morales siguió adelante con la agenda de cierres de campaña. En Potosí, donde se desarrolla una huelga indefinida en defensa de la democracia y de los recursos del litio desde el 7 de octubre, el acto proselitista derivó en enfrentamientos, que dejaron media docena de heridos.

En Santa Cruz, donde se realizó el cabildo más numeroso del país, el cierre de campaña oficialista también derivó en disturbios. Decenas de jóvenes opositores fueron detenidos acusados de organizar hechos violentos. Finalmente, se produjo un enfrentamiento entre civiles y policía, mientras el Mandatario arengaba a sus bases a apenas unos metros de las refriegas.

Los mensajes del cierre de campañas

Finalmente, el pasado miércoles, Evo Morales realizó su último acto de campaña en la ciudad de El Alto, donde dijo que dará "una paliza" a sus oponentes, además de pedir a sus seguidores que no lo abandonen. "Vamos a dar paliza a los vende patrias y neoliberales", dijo.

Y, su más directo contendor, Carlos Mesa, se despidió de su militancia en Santa Cruz, donde prometió derrotar "una dictadura", en alusión al Gobierno de Morales.

El candidato presidencial Carlos Mesa saluda durante un mitin de cierre de campaña en La Paz, Bolivia, 15 de octubre de 2019.
El candidato presidencial Carlos Mesa saluda durante un mitin de cierre de campaña en La Paz, Bolivia, 15 de octubre de 2019. Ueslei Marcelino / Reuters

"La meta es ganar las elecciones del 20 de octubre, desde Santa Cruz, desde toda Bolivia, estamos aquí juntos", dijo el candidato.

Un total de 7,3 millones de electores están habilitados para votar este domingo, cuando se sabrá si Morales puede quedarse otros cinco años en el poder, pese a que la oposición considera que su candidatura es ilegal porque la Constitución solo permite dos períodos y él ya busca el cuarto.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.