Saltar al contenido principal

Turquía y los kurdos se acusan mutuamente de violar el alto el fuego

Una bandera turca en territorio kurdo después de los bombardeos en la frontera de la última semana en Ras al-Ayn, Siria. El 19 de octubre de 2019.
Una bandera turca en territorio kurdo después de los bombardeos en la frontera de la última semana en Ras al-Ayn, Siria. El 19 de octubre de 2019. Ahmed Mardnli / EFE

El alto el fuego peligra después de que Turquía y los kurdos se acusaran de no haber respetado la paz. Los ataques empezaron el 9 de octubre, cuando Estados Unidos retiró sus tropas de la frontera turco-siria.

Anuncios

El alto el fuego podría terminar.

Solo 48 horas después del acuerdo, que establecía cinco días de parón bélico, Erdogan amenazó con "romperles la cabeza" a los kurdos, si no abandonan el norte de Siria.

Además, el presidente turco aprovechó para informar que se reunirá durante la próxima semana con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, para discutir el despliegue de las fuerzas gubernamentales sirias en la "zona segura". También avisó que si no se encuentra una solución "llevarán a cabo sus propios planes". De hecho, Rusia no descarta un nuevo contrato militar con Turquía.

Horas antes, el ministro de Defensa de Turquía declaró que las milicias kurdo-sirias Unidades de Protección del Pueblo (YPG) habrían violado el alto el fuego: "Los terroristas de las YPG han llevado a cabo 14 ataques en las últimas 36 horas"

Parece que estas declaraciones no fueron en vano; ya que rebeldes proturcos atacaron Ras al-Ayn, en la frontera turco-siria, con apoyo de tanques, a pesar de la tregua declarada el 17 de octubre.

Manifestantes kurdosirios denuncian los desplazamientos y las muertes vividas desde que empezaron los ataques kurdos.
Manifestantes kurdosirios denuncian los desplazamientos y las muertes vividas desde que empezaron los ataques kurdos. Gailan Haji / EFE

Esta es la reacción de Turquía después de que los kurdos denunciaran el día anterior que los turcos siguen lanzando proyectiles contra su población con el resultado de 14 civiles muertos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Además, los kurdos pidieron a EE. UU. que presione a Turquía para que cesen los ataques y se pueda abrir un corredor humanitario para evacuar a las víctimas civiles.

La ofensiva turca comenzó hace 10 días, cuando la Casa Blanca dio luz verde, retirando sus tropas. Turquía busca crear una zona de seguridad de 32 kilómetros en la frontera con Siria, con el objetivo de expulsar a los kurdos, que son considerados como aliados del enemigo turco del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.