Saltar al contenido principal

Argelia: miles de manifestantes se movilizan durante la "Fiesta de la Revolución"

Los manifestantes llevan banderas nacionales durante una protesta contra la élite gobernante del país, en el aniversario de la revolución de 1954 contra el dominio colonial francés, en Argel, Argelia, el 1 de noviembre de 2019.
Los manifestantes llevan banderas nacionales durante una protesta contra la élite gobernante del país, en el aniversario de la revolución de 1954 contra el dominio colonial francés, en Argel, Argelia, el 1 de noviembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

Miles de manifestantes marchan en Argelia para exigir una purga de la élite gobernante, a menos de seis semanas de las elecciones. El trigésimo séptimo viernes de protestas coincide con el 65 aniversario del inicio de la guerra de la independencia.

Anuncios

La jornada de protestas del viernes 1 de noviembre acogió a más de 100.000 argelinos, doblando el número de manifestantes que asistió a las recientes protestas semanales. Este aumento de participación se produjo después de que la oposición llamara a través de las redes sociales a una gran movilización para conmemorar la "Fiesta de la Revolución", el aniversario del levantamiento de 1954 después de 132 años de dominio colonial francés, que terminó en 1962.

“Salimos hoy por la independencia. Nuestros padres y abuelos lograron la independencia en 1962 y tenemos que hacer lo mismo en 2019. Todos los residentes de la capital están aquí para estar a nuestro lado. Ingresamos ilegalmente, debido a los bloqueos alrededor la capital que la policía puso la noche anterior a las manifestaciones", explica Mohamed Yacine, manifestante argelino.

Durante el "hirak", como se denomina al movimiento de protesta, los asistentes mostraron su preocupación por los comicios presidenciales programados por las autoridades para el 12 de diciembre de este año. “Te digo que el 12 de diciembre la gente no irá a votar en Kabylie, ¿estás bromeando? Debemos estar locos al votar por las mismas personas que lo organizan”, se queja el manifestante Farid Benyoucef.

Cientos de manifestantes portan una gran andera de Argelia durante el 65 viernes consecutivo de protestas, en Argel, 1 de noviembre de 2019.
Cientos de manifestantes portan una gran andera de Argelia durante el 65 viernes consecutivo de protestas, en Argel, 1 de noviembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

La oposición argelina y los manifestantes consideran que las elecciones presidenciales de diciembre no serán libres ni justas. Además, temen que la clase dominante –formada por políticos y militares- apodada ‘le pouvoir’ se conviertan en los sucesores del dimitido Abdelaziz Buteflika.

“Nuestras demandas son muy simples, renovar este Gobierno, expulsar a Bensalah, expulsar a Bedoui, expulsar a todos los políticos porque no creemos en ellos y liberar a aquellos manifestantes que han sido detenidos por expresar sus opiniones”, demanda un joven argelino.

Movilización desde otras regiones a la capital, Argel

Llegados desde diferentes localidades, miles de argelinos ocuparon desde primera hora la céntrica plaza de la Grande Poste en el corazón de Argel, la capital. El epicentro de las protestas semanales de los viernes congregó a los manifestantes que cantaban consignas como “Argelia recuperará su independencia” y “¡No habrá elecciones este año!”

La multitudinaria manifestación contó con una fuerte presencia de las fuerzas de seguridad argelinas, que llevaron a cabo controles de identidad e inspecciones de mochilas. Para sortear los controles, que impiden cada viernes el acceso a la capital de aquellos ciudadanos no residentes, numerosos manifestantes se desplazaron en los días previos desde diferentes regiones del país. Como Faiza y Ouardia, que llegaron en tren el jueves por la mañana desde Tizi Ouzou (Cabilia), a 100 kilómetros de Argel, y se alojaron en la casa de una amiga a la espera de participar en la protesta.

El número de manifestantes que asisten a las manifestaciones semanales disminuyó durante el verano debido a las altas temperaturas y las vacaciones escolares, antes de recuperar algo de fuerza en septiembre, pero por debajo de la participación de este viernes.

Las redes sociales se han inundado de llamadas al Hirak

“Cerrar Argel no hará nada, Francia lo hizo antes y no detuvo la revolución”, publicó un manifestante en Twitter. Los llamados a unirse a las protestas el viernes trazaron paralelismos entre la lucha por la independencia y las manifestaciones actuales: “Esto concierne a todos. Llame al pueblo argelino a salir, a marchar y asaltar la capital por millones, desde todas las provincias hasta que los delincuentes sean derribados”, pide otro manifestante.

Las redes sociales han sido uno de los principales canales usados por los activistas y la oposición para movilizar a la población y llamar a la revolución con hashtags como #IAmPartOfHirak. También para reclamar la salida de las figuras del antiguo Gobierno, así como la liberación del centenar de presos encarcelados por expresar sus opiniones. “Estamos aquí porque es nuestra fiesta y además nos hemos comprometido con el movimiento de liberación de detenidos y por el cambio radical de este sistema”, dice Faiza, profesora de Tamazight, una variante de la lengua bereber.

Elecciones presidenciales convocadas para el 12 de diciembre

Algunos aliados más cercanos de Bouteflika y otras personas con gran poder en la jerarquía del Gobierno han sido detenidos o encarcelados por cargos de corrupción, pero los manifestantes piden que las figuras restantes asociadas con el expresidente también renuncien.

A pesar de la feroz oposición en las calles, las autoridades han estado avanzando con las elecciones presidenciales programadas para el 12 de diciembre. Los activistas exigen reformas radicales en el país rico en petróleo antes de que se realice cualquier votación y dicen que las figuras de la era de Bouteflika que aún están en el poder no deben usar la encuesta presidencial para nombrar su sucesor.

En las últimas 48 horas, tanto el presidente interino, Abdelkader Bensalah, como el jefe del Ejército, Ahmed Gaid Salah, instaron a la ciudadanía a votar masivamente en unas elecciones “cruciales” para sacar al país de una “fase sensible”, marcada por nueve meses de protestas en todo el país, desde el pasado 22 de febrero.

Miles de manifestantes se han movilizado desde otras partes del país hasta la capital, Argel, para acudir a la masiva manifestación en Argelia, 1 de noviembre del 2019.
Miles de manifestantes se han movilizado desde otras partes del país hasta la capital, Argel, para acudir a la masiva manifestación en Argelia, 1 de noviembre del 2019. Ramzi Boudina / Reuters

Un total de 22 candidatos se registraron oficialmente en la carrera presidencial, entre ellos, dos ex primeros ministros del dimitido mandatario: Ali Benflis, de 75 años y su principal adversario en 2004 y 2014, y Abdelmadjid Tebboune, de 72 años y que tan solo ocupó el puesto durante tres meses en 2017.

Tras concluir el sábado 2 de noviembre el plazo legal de registro, la ANIE dispone de siete días para validar la lista provisiones de candidaturas que deberá ser ratificada por el Consejo Constitucional. Según la nueva ley electoral, los candidatos deben tener la nacionalidad argelina por nacimiento, disponer de un diploma universitario o su equivalente y reunir un mínimo de 50.000 firmas de electores en al menos 25 de las 48 wilayas (provincias) del país.

Argelia continúa siendo el escenario de manifestaciones populares masivas cada viernes y martes desde el pasado febrero, cuando un grupo de jóvenes desafiara a las fuerzas de seguridad tomando las calles para oponerse a la reelección para un quinto mandato consecutivo de Abdelaziz Bouteflika, gravemente enfermo desde el 2013. Tras su dimisión, presionado por las protestas y el Ejército su sucesor en la jefatura del Estado, Abdelkader Bensalah se comprometió a convocar elecciones presidenciales en un plazo de 90 días.

Con EFE, AP y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.