Saltar al contenido principal

Chile: el presidente decreta estado de emergencia en Santiago en medio de violentas protestas

Carabineros de la Policía chilena retienen a un manifestante en la estación del metro Los Héroes el viernes 18 de octubre, en Santiago, Chile.
Carabineros de la Policía chilena retienen a un manifestante en la estación del metro Los Héroes el viernes 18 de octubre, en Santiago, Chile. Alberto Peña / EFE

Lo que empezó como un movimiento de protesta en contra del alza de las tarifas del metro de Santiago, terminó en caos. El Gobierno respondió con una restricción de la libertad de movilidad y reunión.

Anuncios

"El objetivo de este estado de emergencia es asegurar el orden público, la tranquildad de los habitantes de Santiago y proteger los bienes tanto públicos como privados", así justificó el presidente de Chile, Sebastián Piñera, la medida excepcional que tomó para la capital, denunciando el actuar de "verdaderos delicuentes que no respetan a nada y a nadie".

Esta decisión implica, además de un refuerzo de presencia de la fuerza pública, una limitación de los derechos a la movilidad y reunión. Tendrá efecto en las provincias de Santiago y Chacabuco y en las comunas de Puente Alto y San Bernardo.

Este viernes se vivió el episodio más tenso de la reciente ola de protestas que ha sacudido a Santiago de Chile. Los destrozos se multiplicaron y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad se extendieron del metro a las calles. Los Carabineros han sido de hecho acusados de hacer un uso excesivo de la fuerza y hay incluso denuncia de posibles disparos con balas reales.

A corte del jueves, estos acontecimientos habían dejado 133 detenidos y en entre 400 y 500 millones de pesos de daños, unos 634 mil dólares. A finales de este viernes, grupos de manifestantes permanecían en las calles y organizaron ‘cacerolazos’ en diversos puntos de Santiago.

A lo largo de la noche, a las acciones pacíficas se sumaron nuevas batallas campales con la policía. Además de saqueos y destrucciones de vehículos, un edificio de ENEL, una empresa de energía, fue afectado por un grave incendio.

Esta compañía, criticada por sus políticas tarifarias, informó que "un grupo de desconocidos atacó las dependencias" de la sede, lo que conllevó a la evacuación de 40 trabajadores. En las redes sociales, muchos descartaron cualquier vínculo de este incidente con el movimiento de descontento.

Este fin de semana, las 136 estaciones de metro de Santiago de Chile permanecerán cerradas. Así lo decidieron los administradores de este transporte público “dada la magnitud de los daños”, a raíz de las protestas de este viernes 18 de octubre. Se reportaron unos 200 incidentes durante los últimos 11 días en las instalaciones de esta red de 140 kilómetros de vías, la más amplia de Sudamérica.

Estas manifestaciones esporádicas, sin líderes claros, estallaron en contra de la decisión de aumentar en 30 pesos el precio del tiquete de este transporte, que llegará hasta 830 pesos en hora pico, unos 1,17 dólares. Como modo de acción centenares de jóvenes optaron por entrar a la fuerza en las estaciones, a través de lo que designan como “evasiones masivas”. El paso de estas multitudes dejó destrozos y enfrentamientos con los Carabineros en los pasillos subterráneos.

Ante esto, las autoridades decidieron responder por medio de la Ley de Seguridad del Estado, norma que prevé un endurecimiento de las condenas de los responsables de disturbios. Al anunciar esta decisión, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, denunció "hechos de vandalismo que están ejecutados por grupos organizados".

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La invocación de la Ley de Seguridad “no soluciona absolutamente en nada el problema del financiamiento del transporte público”, respondió en las redes sociales el sindicato de Profesionales y Técnicos de Metro, “se le fue de las manos al Gobierno de Chile, que sigue mirando esto de forma superficial, y no del fondo."

Un movimiento sin líder y un Gobierno criticado por su respuesta

"No puede ser que un grupo que no llega a ser el 0,1% de esos tres millones de pasajeros esté causando estas molestias y obligando a las personas a asumir los costos de su irresponsabilidad", criticó por su parte la ministra de Transporte, Gloria Hutt, al tiempo que aseguró que no era posible revocar el alza de tarifas, decido por un panel de expertos designados por esta empresa privada, cuyo accionista mayoritario es el Estado chileno.

Durante el día, Santiago entró en colapso parcial debido a estos actos violentos que afectaron de manera simultánea a varias estaciones.

La movilización se agudizó luego de las respuestas del Gobierno, en particular la del ministro de Economía, Juan Andrés Fontaine, que incitó a los usuarios a madrugar para aprovechar la tarifa baja que rige entre las 6 y las 7 de la mañana.

Es la primera crisis que enfrenta el presidente Piñera en un año y medio de su mandato actual. Un movimiento atípico, compuesto por jóvenes estudiantes de secundaria y universitarios, que al parecer será difícil de contener sólo a través de la fuerza.

Con AFP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.