Saltar al contenido principal

El 'Supersábado': las claves para entender el rumbo que tomará el Brexit

Reino Unido lleva a cabo uno de sus días más agitados del Brexit, el proceso que por el cual saldrá de la Unión Europea después de una larga batalla.
Reino Unido lleva a cabo uno de sus días más agitados del Brexit, el proceso que por el cual saldrá de la Unión Europea después de una larga batalla. France 24

El mismo Parlamento británico, que ya rechazó tres veces el acuerdo sobre el Brexit de la ex primera ministra Theresa May, ahora votará el plan presentado por su sucesor, Boris Johnson, quien no cuenta con la mayoría necesaria.

Anuncios

Por primera vez desde 1982, el Parlamento británico sesionará un sábado. En esa ocasión lo hizo para abordar la Guerra de las Malvinas. Y es que el evento de este 19 de octubre resulta incluso igual o más relevante pues se decidirá el rumbo que tomará el proyecto de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Las calles de Londres, mientras tanto, se preparan para una multitudinaria manifestación para exigir un segundo referendo sobre el Brexit, algo que el Gobierno se ha negado a contemplar pues asegura que la voz del pueblo ya fue escuchada en las urnas el 23 de junio del 2016.

Un activista antiBrexit ondea una bandera del Reino Unido y de la Unión Europea mientras se manifiestan fuera del Parlamento en el centro de Londres, el 23 de enero de 2019.
Un activista antiBrexit ondea una bandera del Reino Unido y de la Unión Europea mientras se manifiestan fuera del Parlamento en el centro de Londres, el 23 de enero de 2019. Daniel Leal-Olivas / AFP

La jornada del 'Supersábado' como se ha denominado, empezará a las 9:30 am, hora local, con una intervención del primer ministro Boris Johnson para informar sobre las conversaciones con los líderes europeos en la cumbre de esta semana. Posteriormente y sin límite de tiempo, llegará el esperado momento.

¿Qué se vota?

La Cámara Baja del Parlamento británico, también conocida como la Cámara de los Comunes, votará el plan presentado por el primer ministro Boris Johnson para que Reino Unido pueda salir de la Unión Europea de manera ordenada. Un acuerdo que ya fue aprobado por los líderes del bloque comunitario esta semana.

Sin embargo, ahora el documento debe ser avalado por la mayoría de los legisladores para evitar un "Brexit duro", es decir, que la salida británica del proyecto europeo se produzca de manera abrupta, sin un periodo de transición en el que ambas partes puedan negociar las condiciones de su nueva relación.

¿Por qué hay prisa para que se apruebe el acuerdo?

La votación se lleva a cabo 12 días antes del 31 de octubre, el plazo que la Unión Europea le concedió en abril a la entonces primera ministra Theresa May para que pudiera concretar un acuerdo que gustase a su Parlamento, que por tercera vez había rechazado su plan. Los reiterados reveses que sufrió May fueron el detonante de su renuncia al cargo de Primera Ministra, que se concretó el 24 de mayo.

La primera ministra Theresa May al final de la declaración en la que anunció su renuncia en Londres, Reino Unido, el 24 de mayo de 2019.
La primera ministra Theresa May al final de la declaración en la que anunció su renuncia en Londres, Reino Unido, el 24 de mayo de 2019. Toby Melville / Reuters

Pero esta prórroga, es la segunda que entrega el bloque comunitario. La primera se fijó para 12 de abril, dando más tiempo a Londres de conseguir un pacto con sus legisladores. El Brexit estaba programado inicialmente para el 29 de marzo, exactamente dos años después de que Reino Unido invocó oficialmente el artículo 50 del Tratado de Lisboa, el trámite que da inicio al proceso de abandono, un hecho sin precedentes.

¿Este acuerdo puede prosperar?

Para que el acuerdo prospere deberá obtener 320 votos favorables de la Cámara de los Comunes, sin embargo, Boris Johnson ya no cuenta con la mayoría parlamentaria luego de que uno de sus diputados desertara del Partido Conservador alegando desacuerdos con el mandatario.

Ahora solo hay 288 legisladores conservadores, pero no hay garantías de que todos puedan apoyarlo. Razón por la cual Johnson dedicó las últimas horas antes del gran día a tratar de convencer a los euroescépticos que todavía no dan un visto bueno al proyecto.

El primer ministro británico, Boris Johnson en la Cámara de los Comunes de Londres, Reino Unido, el 3 de septiembre de 2019.
El primer ministro británico, Boris Johnson en la Cámara de los Comunes de Londres, Reino Unido, el 3 de septiembre de 2019. Jessica Taylor / Reuters

Por otro lado, su equipo también se acercó a otros parlamentarios favorables a un Brexit ordenado que, se cree, podrían alinearse con el Gobierno. Pero las cuentas se complican, pues descartados quedaron los integrantes del Partido Democrático Unionista, que, aunque solo cuenta con diez escaños, todos se han mostrado en contra el nuevo acuerdo. El último revés a May se produjo con una diferencia de 58 votos.

¿Qué pasaría tras la votación?

Si Parlamento rechaza nuevamente el pacto, Johnson estaría obligado a pedir una nueva prórroga a la Unión Europea. Así lo ordena el "Benn Act", una ley aprobada por los legisladores que dejaría a Johnson de manos atadas y obligado a obdecer. Sin embargo, el mandatario ha dicho insistentemente que no lo hará, aunque no ha explicado cómo planea evitar la norma. De cualquier manera, el líder Tory ha dejado claro que su prioridad es generar un Brexit para el 31 de octubre.

De recibir el apoyo, Johnson se convertiría en el gran salvador de la crisis que ya casi completa tres años, y el proyecto sería enviado a la Eurocámara que dijo estar lista para debatirlo, y es allí donde tienen la última palabra.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.