Saltar al contenido principal

Bolivia: Evo Morales y Carlos Mesa irían a una histórica segunda vuelta

Evo Morales, líder de los resultados preliminares, se enfrentaría al expresidente Carlos Mesa en un balotaje.
Evo Morales, líder de los resultados preliminares, se enfrentaría al expresidente Carlos Mesa en un balotaje. Reuters

Bolivia se encamina a una segunda vuelta presidencial según los datos preliminares revelados por el órgano electoral. La parálisis en la transmisión de los resultados levanta cuestionamientos.

Anuncios

Bolivia encaró este 20 de octubre las las elecciones más reñidas del país en los últimos años.

A las 20:00 hora local los primeros resultados, con una tendencia irreversible, apuntaron a un escenario que pocos habían imaginado hace unos meses: una segunda vuelta electoral.

Con el 83% de lo escrutado según los datos del órgano electoral, el candidato presidente Evo Morales logra un 45,28 % de la votación y el expresidente Carlos Mesa 38,16 %. La ley electoral boliviana exige el 50% de la votación para declarar ganador a alguno de los candidatos o que alcance el 40 con 10 puntos de ventaja sobre el segundo; si no se logran esos dos topes se ordena ir a segunda vuelta.

Órgano Electoral Plurinacional / France 24

Y los porcentajes preliminares representan una ventaja del 7,12 por ciento para Evo Morales, insuficiente para proclamarse vencedor, lo que empujaría a una histórica segunda vuelta.

Aún así, acompañado de miembros de su Gobierno como el vicepresidente Álvaro García Linera, Morales proclamó "un nuevo triunfo", dijo que habría que esperar los resultados del campo y en ningún momento se refirió a la posibilidad de un balotaje. "El pueblo boliviano se ha impuesto para continuar con el proceso de cambio", dijo Morales a pesar de los números del conteo rápido.

Cuestionan detención de la transmisión del recuento preliminar

La declaración de Evo, sumada al congelamiento de la cifra de votos escrutados llamaron la atención de los observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y del candidato Carlos Mesa. En Twitter, la OEA consideró "fundamental" que el órgano electoral explique por qué "se interrumpió la transmisión de resultados preliminares".

Pero Mesa fue más allá y llegando a la media noche dijo en sus redes sociales que el tribunal electoral "incumplió una vez más su palabra" pues según el candidato este órgano se había comprometido a dar a conocer el 100 % de los resultados. "No vamos a permitir que se manipule un resultado que obviamente nos lleva a segunda vuelta", escribió el expresidente.

Si se confirman los resultados preliminares, esta sería la primera vez que Evo Morales no gana por mayoría desde que llegó al poder en 2006.

César Ferrari: "lo más probable es que Carlos Mesa gane en segunda vuelta"

Si fue una sorpresa la posibilidad de una segunda vuelta en Bolivia en unas elecciones que ya se antojaban cerradas, otra de las sorpresas de la jornada fue el resultado de Chi Hyun Chung, que en los sondeos estaba en un tímido cuarto lugar pero que este 20 de octubre ocupó la tercera casilla con 8,77% de la votación, según los resultados preliminares.

Chi es un pastor evangélico que desde la misma campaña ya se iba posicionando como un fenómeno porque con apenas un mes de campaña electoral lograba un 5% de preferencia en las encuestas.

El empresario de origen coreano representa posiciones ultraconservadoras y tiene posiciones contrarias a las reivindicaciones de las mujeres y de la comunidad LGBTI, por lo que muchos en campaña lo calificaron como una especie de "Bolsonaro boliviano".

Con Chi en tercer lugar y Oscar Ortiz en cuarto, ambos de oposición al Gobierno de Evo Morales, el candidato presidente tiene el panorama aún más nuboso.

Una jornada electoral llena de expectación

La jornada electoral llamó a más de siete millones de bolivianos a las urnas, donde tenían la posibilidad de reelegir como presidente a Evo Morales, que lleva en el poder más de 13 años, o hacer que el futuro político del país tome un rumbo diferentede la mano de otro candidato.

La presidenta del Órgano Electoral Plurinacional, María Eugenia Choque, abrió la jornada con un acto en la sede central de este organismo en La Paz, en el que dijo que "la ciudadanía puede estar tranquila" sobre el normal desarrollo de los comicios.

Al acto asistieron el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, otros miembros del Gobierno boliviano, representantes de la comunidad diplomática en Bolivia y delegados de organismos que supervisan la votación, como la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE).

Evo parte como favorito, una vez más, en las que son las cuartas elecciones a las que se presenta. Sin embargo, el líder del partido Movimiento al Socialismo (MAS) no goza de las ventajas aplastantes de las que disponía en otros años, donde llegó a ganar con hasta el 61 % de los votos a su favor.

La única ventaja clara de la que disfrutaba el candidato oficialista es que se enfrentaba a una oposición dividida, que cuenta con hasta ocho candidatos diferentes a los que solamente les une su hartazgo respecto a las políticas y el Gobierno de Morales. De todos ellos, fue el expresidente Carlos Mesa el mejor posicionado en los últimos sondeos y el único que podría ser capaz de llevar a Evo a una segunda vuelta; como finalmente lo hizo según los datos preliminares.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Morales y el vicepresidente del país, Álvaro García Linera, concurrieron a los comicios en pos de una cuarta gestión consecutiva, en una candidatura cuya legalidad ha sido cuestionada por sus detractores por vulnerar el límite constitucional de dos mandatos y los resultados de un referendo que en 2016 les negó la reelección.

Un fallo del Tribunal Constitucional en 2017 es el sustento legal esgrimido por el oficialismo para defender la nueva postulación de ambos funcionarios, que también fue avalada por el órgano electoral pese a la protesta opositora.

Morales contó con un apoyo dividido de indígenas y cocaleros, colectivos que antes le brindaban un apoyo casi total. El conflicto del Tipnis dividió a los indígenas tras la actuación del Gobierno y en el caso de los cocaleros, la Ley de Coca en favor de la producción del Chapare perjudicó seriamente a los cocaleros de los Yungas, que hasta entonces poseían las únicas producciones legales.

La calma reino en gran parte del país durante las elecciones

Las mesas de votación empezaron a cerrar a las 16:00 (hora local) luego de ocho horas de sufragio.

Aunque las últimas semanas de campaña electoral fueron intensas sobre todo en La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Potosí, Oruro y Tarija, la jornada de este 20 de octubre se mantuvo en calma y sin inconvenientes, resaltaron las autoridades electorales al cierre de las mesas de votación.

María Eugenia Choque destacó que no hubo incidentes significativos tanto en la apertura como al cierre la jornada; una normalidad que cobijó al país como en el exterior donde Europa y Asia cerraron primero.

En conversaciones con EFE, Choque dijo que los pocos incidentes reportados fueron resueltos por los jurados de votación.

El periódico local 'El Deber' reseñó que en Santa Cruz 50 personas fueron detenidas en una casa de campaña de Bolivia dice no, del candidato Oscar Ortiz. Según la policía, las detenciones se hicieron por la ingesta de bebidas alcohólicas (prohibido en jornada de sufragio), lo que desde la campaña negaron y denunciaron.

Carlos Mesa dijo desconfiar del órgano electoral boliviano

El principal candidato opositor boliviano, el expresidente Carlos Mesa, expresó su desconfianza en la administración que hará el órgano electoral en los comicios de este domingo al considerar que esa entidad es un "brazo operativo" del Gobierno de Evo Morales.

"No confío en la transparencia del proceso, el Tribunal Supremo Electoral nos ha demostrado que es un brazo operativo del Gobierno lamentablemente y nuestra desconfianza es muy alta", dijo Mesa a los medios tras emitir su voto en un colegio en el barrio de Mallasilla, en la zona sur de La Paz.

Las críticas de opositores y plataformas ciudadanas contrarias a la reelección de Morales hacia el órgano electoral han sido recurrentes a lo largo de la campaña, al acusar a esa entidad de una supuesta parcialidad a favor del oficialismo.

Morales emitió su voto con optimismo y confianza

El presidente boliviano, Evo Morales, votó en su colegio electoral con mucho optimismo e hizo un llamamiento a la población para "participar de forma masiva en los comicios".

Morales llegó caminando hasta el colegio Villa 14 de Septiembre sobre las 08:25 de la mañana, hora local, para votar, flanqueado por su equipo de seguridad y por líderes de sindicatos de productores de hoja de coca de la zona, que es su feudo sindical y político.

"Somos muy optimistas, tenemos mucha confianza, pero fundamentalmente confianza en la democracia", dijo Morales a los medios en la escuela situada en el Chapare, en la región central boliviana de Cochabamba.

Los comicios fueron vigilados por 246 observadores internacionales de entidades como la OEA, la UE la Unión Interamericana de Organismos Electorales y el Observatorio de la Democracia del Parlamento del Mercosur.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.