Saltar al contenido principal
Los Observadores

Sandra Boutros, la profesora de yoga de los refugiados

En esta edición de Los Observadores conoceremos sobre el trabajo desarrollado por Sandra Boutros, una profesora de yoga que ha decidido ampliar la práctica de esta disciplina y la ha introducido a los campos de refugiados en Líbano. Por otro lado, estudiaremos el fenómeno que propaga incendios en distintas viviendas de la zona norte de Guinea-Conakry. Finalmente en la isla de Guadalupe el trabajo colectivo le está cambiando el rostro a un sector estigmatizado de la nación.

Anuncios

El yoga es una actividad que está sumando seguidores. Esta disciplina, que busca consigo la meditación, ha servido de canal para el tratamiento de diversos traumas.

Sandra Boutros, es una joven libanesa que ha decidido aprovechar el impacto que ha tenido el yoga en su sociedad para trasladarlo a los campos de refugiados. Ella viene desarrollando esa acción desde el año 2018 y explica que su trabajo se centra en la respiración y la concentración de quienes se encuentran en el lugar.

“Empezamos a trabajar la respiración y la concentración. La respiración porque muchas de las personas que se encuentran aquí han vivido traumas y por ello no pueden respirar bien. Por otro lado, muchos de los niños que están en el campo no han podido seguir con sus estudios, por ello les cuesta concentrarse”, dijo Boutros al programa.

De acuerdo con Boutros, el yoga se ha instalado en las personas más acomodadas. Por ello su visión es llevar esta disciplina “a quienes más lo necesitan.

Los misteriosos incendios en Guinea-Conakry

En la zona norte de Guinea-Conakry un fenómeno tiene atemorizados a los habitantes. Se trata de una serie de incendios que han afectado a decenas de hogares en los últimos meses.

De acuerdo con lo explicado por el periodista, Idrissa Sampring Diallo, el fenómeno no es nuevo, pero ni las autoridades, ni los residentes, han podido determinar las causas que originan estos incendios en la zona.

“Estos incendios misteriosos no son nuevos en esta región (…) Crecí con estas noticias, regularmente avisamos sobre el fuego pero nadie hacía nada (…) Esta situación llevó a la superstición, las personas suelen relacionar el fenómeno a la presencia de demonios”, dijo Idrissa.

A petición de las autoridades guineanas, un equipo del cuerpo de bomberos francés viajó a la zona para estudiar el caso. En sus hipótesis plantean que los incendios, que regularmente ocurren en horas del mediodía, están relacionados con la combustión de la paja con la que recubren los techos de las casas, o por una resina que suele estar presente en la ropa.

“Los bomberos dejaron un informe, pero la población no lo conoce (…) Los programas de radio no han tenido acceso a los informes para alertar a la población”, explicó el periodista.

Trabajo colectivo impulsa el cambio en zona de Guadalupe

Pointe-à-Pitre es un sector de la isla de Guadalupe que en el pasado había estado asociado a una serie de fenómenos negativos. Ante lo deterioradas que se mostraban sus fachadas, un grupo de vecinos tomó la iniciativa de empezar a trabajar por mejorar el lugar, una estrategia que ha traído buenos resultados.

“Empezamos pintando cuatro casas, doce casas y de pronto pasamos a 50. La operación comenzó pintando las casas pero también con la recuperación de espacios abandonados”, dijo Sylvie Adelaide.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.