Saltar al contenido principal

¿Anticipó Charles de Gaulle el Brexit?

El general Charles de Gaulle y su esposa Yvonne durante una visita a Londres, el 6 de abril de 1960.
El general Charles de Gaulle y su esposa Yvonne durante una visita a Londres, el 6 de abril de 1960. Centra Press / AFP

En 1963, el entonces presidente francés, Charles de Gaulle, vetó el ingreso del Reino Unido a la comunidad europea. Algunos observadores califican los argumentos del mandatario cómo proféticos.

Anuncios

Muchas intervenciones públicas de Charles de Gaulle hicieron historia, como aquella de noviembre de 1962. El presidente galo recibía entonces al primer ministro británico, Harold Macmillan, durante su retiro de verano en el castillo de Rambouillet, a las afueras de París. Macmillan estaba buscando obtener la aprobación de De Gaulle para la entrada británica en la Comunidad Económica Europea (CEE), la entidad que antecedió a la Unión Europea.

De Gaulle organizó una partida de caza para el muy elegante primer ministro. El presidente francés no participó en el sangriento deporte, pero disfrutaba molestando a Macmillan cada vez que fallaba un tiro. "El general", como se le conoce a De Gaulle por su papel de jefe de las tropas francesas libres durante la Segunda Guerra Mundial, aprovechó del momento para decir a su homólogo británico que el Reino Unido tendría que abandonar su "relación especial" con Estados Unidos si quería unirse a Europa

La intransigente postura del general provocó que Macmillan se echara a llorar. "Este pobre hombre, a quien no tenía nada que dar, parecía tan triste, tan golpeado", dijo luego de Gaulle a su Gabinete. "Quería poner mi mano sobre su hombro y decirle, como en la canción de Édith Piaf, ' ne pleurez pas, milord ' (no llore, mi señor)".

De Gaulle mantuvo a Macmillan a la expectativa por un tiempo. Antes de finalmente anunciar en una conferencia de prensa, en enero de 1963, su oposición a la entrada británica en la CEE. Argumentó que el Reino Unido querría "imponer sus propias condiciones" a los seis países que ya conformaban el bloque. El carácter "insular" de esta nación, ubicado al otro lado del canal de la Mancha, postuló de Gaulle, había creado una "estructura" político-económica que difería "profundamente" de "la de los europeos continentales".

El Reino Unido "es marítimo; está vinculado por sus intercambios, sus mercados, sus suministros a los países más diversos y, a menudo, a los más distantes. Tiene una actividad esencialmente industrial y comercial, y muy poco agrícola. Todos sus hábitos de trabajo y tradiciones son muy marcados, muy originales ",

Al escuchar la noticia, Macmillan escribió en su diario: "Los franceses siempre te traicionan al final".

"Una declaración típica del estilo de Gaulle"

Para el historiador británico Jonathan Fenby , autor de una biografía sobre el ex presidente francés " El general : Charles De Gaulle y la Francia que salvó (The General: Charles De Gaulle and the France He Saved)" , esto fue "una declaración típicamente gaullista, de las que no dejaban lugar a ceder".

Pero más allá de una simple incompatibilidad terrestre y marítima entre Inglaterra y sus vecinos, este especialista de De Gaulle lo ve sobre todo como un miedo en ese momento, por parte del jefe de Estado, a un debilitamiento de Francia dentro del grupo de los Seis. "Se encontraba determinado en que Francia tuviera el papel central en el mercado común y su evolución. Cabe recordar que su Gobierno estaba llevando a cabo un programa muy amplio de reforma económica y que, a través de una implicación personal, había tomado medidas para estrechar una asociación con Alemania, en la que veía a Francia en el papel principal. No quería que esta visión fuera desestabilizada por Gran Bretaña y un posible acuerdo entre Londres, Alemania y otros países”.

Jonathan Fenby también señala otro argumento. De Gaulle expresó su oposición a esta adhesión por temor a que el Reino Unido actuara como un caballo de Troya de los Estados Unidos: "Para él, la independencia de Europa ante Estados Unidos era primordial y nunca olvidó los vínculos entre Londres y Washington que, creía, habían actuado contra los intereses de Francia durante la Segunda Guerra Mundial. Además, los acuerdos nucleares aprobados por el primer ministro Harold Macmillan con Estados Unidos en ese momento reforzaron sus sospechas".

Unas épocas no comparables

Cuatro años más tarde, en 1967, Charles de Gaulle continuó vetando la aplicación de Reino Unido como nuevo miembro de la CEE e llegó incluso a decir: "Permitir el ingreso de Inglaterra, sería para los Seis países ofrecer su consentimiento a todos los artificios, demoras y pretensiones, que tenderían a disimular la destrucción de un edificio que fue construido a costa de tanto dolor y en medio de tanta esperanza ".

Más de cinco décadas después, algunos quisieran ver en estos comentarios una visión premonitoria, especialmente los partidarios de una salida de la UE. Pero para Jonathan Fenby, sería simplista comparar las dos épocas: "La Unión Europea ha evolucionado mucho desde la década de 1960 y sería incorrecto trasladar las opiniones del general a la comunidad actual de los 27 miembros. También hay que resaltar que el bando pro-Brexit siempre se ha negado a reconocer la evolución de la Unión Europea y las posibilidades que abre para Gran Bretaña".

Sin embargo, el historiador se divierte imaginando lo que Charles de Gaulle podría haber pensado sobre la crisis actual en Europa: "Para usar un término que utilizó unos años más tarde, habría calificado la situación de 'chienlit'  (desastre - caos) y habría, según él, recomendado a los 27 que continúen su trabajo sin preocuparse demasiado por este miembro recalcitrante y su carácter no europeo".

Este artículo fue adaptado del francés

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.