Saltar al contenido principal

Tráfico ferroviario retoma lentamente en Francia tras fin de semana de huelgas

Pasajeros esperan en la estación de trenes de Niza, Francia, durante la huelga de los trabajadores de la empresa ferroviaria nacional SNCF el 18 de octubre de 2018.
Pasajeros esperan en la estación de trenes de Niza, Francia, durante la huelga de los trabajadores de la empresa ferroviaria nacional SNCF el 18 de octubre de 2018. Eric Gaillard / Reuters

Por el choque de un tren en un paso a nivel, el sábado 19 de octubre los trabajadores ferroviarios franceses se declararon en huelga inesperadamente. Los sindicatos denuncian la deficiencia de los sistemas de protección.

Anuncios

Con el comienzo de las vacaciones escolares, el pasado viernes 18 de octubre se anunciaba como un fin de semana idílico. Sin embargo, el idilio terminó en un caos inesperado. Un tren regional TER que cubría la ruta entre Charleville-Mézières y Reims (este de Francia) chocó contra un convoy excepcional bloqueado a la altura de un paso a nivel.

Once personas resultaron heridas y fueron trasladadas al hospital, entre ellas el conductor del tren que prestó auxilio a los pasajeros. Este era el único miembro del equipo ya que no había controlador de tiquetes a bordo.Tras el accidente, los trabajadores de la SNCF, empresa nacional ferroviaria francesa, se declararon en huelga. Una decisión que según el presidente de la SNCF, Guillaume Pépy, "no respeta la ley", ya que en el caso de la empresa el preaviso es obligatorio.

Este lunes 21 de octubre el tráfico de los trenes a gran velocidad TGV regresó a la normalidad así como el de los Ouigo, pero aún se presentaban retrasos en los trenes regionales llamados TER e Intercités.

Pulso entre los sindicatos y el Gobierno francés

Por su parte, los sindicatos han explicado que se trata de 'un derecho de retirada', es decir, un procedimiento que sigue todo trabajador cuando considera que su situación laboral presenta un peligro inminente para su vida y su salud o si considera que hay un disfuncionamiento de los sistemas de protección.

Para los sindicatos de la SNCF, el choque evidencia la falta de personal a bordo.

Este accidente, fue la gota que desbordó la copa y desde el viernes enfrenta los sindicatos a la dirección de la empresa. A esto se suma la intervención del Gobierno, ya que Edouard Philippe tildó de "huelga salvaje" la decisión de los trabajadores y "pidió a la SNCF examinar todas las acciones legales posibles".

Preaviso de huelga para el 5 diciembre

En la noche del viernes, la SNCF puso sobre la mesa varias propuestas a los sindicatos para llegar a un acuerdo pero ninguno convenció, de ahí que el tráfico a nivel nacional fuera un caos durante cuatro días. Guillaume Pépy explicó que las propuestas consistían en modificar ciertos equipos del tipo de tren accidentado, la puesta en marcha de equipos de trabajo sobre los procedimientos de seguridad y acelerar las contrataciones.

La continuidad del diálogo quedará en manos del nuevo presidente de la SNCF que entra en función el 1 de noviembre.

Este episodio tiene un costo para la empresa ferroviaria pues anunció un fondo de un millón de euros para indemnizar a los viajeros que hayan tenido "daños excepcionales", sobre todo aquellos que tuvieron que costear un hotel o comprar tiquetes en otro medio de transporte. La empresa también anunció que reembolsaría en un "100%" los tiquetes a los viajeros, aún aquellos con restricciones.

Entre tanto, los sindicatos se reúnen este lunes para determinar si continúan o no el movimiento. Por ahora hay un preaviso de huelga el próximo 5 de diciembre.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.