Saltar al contenido principal

Irak reconoce que 149 civiles murieron durante las protestas

Entierro de una persona que falleció en las protestas de comienzos de octubre en Irak. Nayaf, Irak, 7 de octubre de 2019.
Entierro de una persona que falleció en las protestas de comienzos de octubre en Irak. Nayaf, Irak, 7 de octubre de 2019. Alaa al-Marjani / Reuters

El Gobierno emitió un informe sobre las manifestaciones de comienzos de mes que terminaron en la peor demostración de violencia desde la derrota del Estado Islámico. El 70% de los fallecidos fueron víctimas de disparos en la cabeza y el torso.

Anuncios

Las fuerzas de seguridad de Irak están bajo presión desde las protestas de la primera semana de octubre, un movimiento que sacudió una parte del país y que hasta ahora registraba un estimado de 110 muertos.

Este martes 22 de octubre un comité del Gobierno publicó un informe en donde eleva ese número a 157 víctimas mortales, con 149 civiles fallecidos y ocho integrantes de las fuerzas de seguridad. Estas cifras dan dimensión de la violencia que marcó estas protestas y que pusieron a las autoridades en el ojo del huracán por su respuesta.

El 70% de los muertos recibió impactos de balas reales en la cabeza y en el torso, en las que se consideran una de las movilizaciones más sangrientas en años. "El comité encontró que oficiales y comandantes perdieron control sobre sus fuerzas durante las protestas", dice el texto.

Así como se ha visto en países como Chile o el Líbano, los iraquíes marchaban impulsados por el descontento social, denunciando la corrupción y pidiendo más empleo. La represión de la que fueron víctimas estas personas incluyó la presencia de francotiradores que disparaban desde los tejados.

El informe menciona a estos "tiradores" pero no los identifica y además argumenta que "no hubo órdenes oficiales de las autoridades supremas para que las fuerzas de seguridad abrieran fuego".

La interrogante sobre los francotiradores en Bagdad

Desde que la represión empezó a sentirse, hubo reportes de la presencia de francotiradores en Bagdad, la capital, que disparaban contra los manifestantes. Ahora el informe del comité confirma evidencia de la presencia de estas personas armadas en un edificio central de la capital.

Estos francotiradores son entonces la gran interrogante de estas protestas, consideradas como la peor irrupción de violencia desde la derrota del Estado Islámico en 2017.

El Ejecutivo ha acusado desde un comienzo a "francotiradores no identificados" y dos oficiales de seguridad explicaron a la agencia Reuters que estos atacantes fueron desplegados por milicias respaldadas por Irán.

Dispersión de una multitud en las protestas registradas en la Plaza Tahrir de Bagdad, uno de los epicentros de estas marchas.1 de octubre de 2019.
Dispersión de una multitud en las protestas registradas en la Plaza Tahrir de Bagdad, uno de los epicentros de estas marchas.1 de octubre de 2019. Thaier Al-Sudani / Reuters

Como respuesta, las autoridades anunciaron la destitución de varios comandantes en siete de las 18 provincias en donde hubo manifestaciones. Precisamente el comité recomienda despedir oficiales y altos cargos por esta situación en donde hubo "ausencia del control del disparo".

Estas marchas terminaron el 8 de octubre, pero está previsto que este viernes 25 de octubre vuelvan a las calles, ahora con el reconocimiento de que el Gobierno no supo controlar apropiadamente las movilizaciones iniciales.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.