Saltar al contenido principal
Migrantes

El trabajo informal, la salida de los migrantes que sobreviven en el exilio

Sin documentos y en un país ajeno, los migrantes se enfrentan a un sinnúmero de dificultades y conseguir trabajo es una de ellas. Ante la falta de permisos, quienes migran se ven forzados a emplearse en labores que muchas veces no corresponden a sus competencias. Es así como la informalidad se convierte en su única opción.

Anuncios

José Perdomo sale todos los días a trabajar halando su oficina con una bicicleta. Es su propio jefe. Se ubica en un parque de Quito, prende una planta de luz y comienza su jornada cortando el cabello y arreglando la barba de Gabriel Rincón, otro venezolano que se rebusca el dinero en un semáforo. José es famoso en las calles y lo buscan por el servicio que presta. Lo conocen como 'El Barbero Express'.

En Ecuador, José es uno de los venezolanos que emprende ante la falta de oportunidades laborales. En el país, un 60 % de los migrantes venezolanos se desempeñan en el mercado informal, según cifras de la Asociación de Venezolanos en Ecuador. Daniel Regalado, integrante de la organización, denuncia que la explotación es una de las consecuencias de la informalidad. "No les cancelan su sueldo, les hacen trabajar horas extras y no se las pagan. Ese tipo de explotación laboral ha generado que ellos sean más independientes", comenta.

La historia de José se repite en otras ciudades de América Latina. En Colombia, primer país receptor de los venezolanos que huyen, el 19,2 % de los venezolanos están desempleados, según datos del DANE. En Perú, el 90 % tiene trabajo, pero en su mayoría es informal, como quedó registrado en una encuesta del Ministerio de Trabajo de Perú, OIT y OIM.

Para profundizar en el tema, hablamos con Jürgen Weller, jefe de la Unidad de Estudios de Empleo en la División de Desarrollo Económico de la CEPAL.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.