Saltar al contenido principal

El Gobierno chileno eleva a 15 el número de muertes en las protestas

Una manifestante arroja un bote de humo contra la policía en Santiago de Chile, el 21 de octubre de 2019.
Una manifestante arroja un bote de humo contra la policía en Santiago de Chile, el 21 de octubre de 2019. Ivan Alvarado / Reuters

El Ejecutivo de Piñera ha desglosado, además, la causa de esas muertes, que hasta hace unas horas era en su mayoría desconocida y se escuda a la hora de justificarlas en que la situación del país es excepcional.

Anuncios

El subsecretario del Interior de Chile, Rodrigo Ubilla, informó este martes 22 de octubre que la cifra de víctimas mortales desde el inicio del estallido social en el país asciende a 15, de las que 11 se produjeron en la Región Metropolitana, que comprende a la capital. Estas protestas comenzaron por el ascenso del valor del metro, pero se extrapolaron para protestar por la profunda crisis social y desigualdad que tiene el país desde hace años.

La autoridad detalló que hubo dos muertes por impacto de bala en las ciudades de La Serena y Coquimbo, un atropello por un camión de la Armada en la localidad de Talcahuano y otro fallecido en la ruta 5 Sur, a la altura de Curicó, del que no ofreció detalles, pero sobre el que la Fiscalía regional informó que fue fruto de un disparo de un miembro del Ejército, hecho que se está investigando.

El resto murió en un contexto de "quemas y saqueos, principalmente de centros comerciales", dijo el viceministro. Los centros comerciales pasaron a ser el objetivo principal de saqueo para los manifestantes, después que durante los primeros días se centrasen en la destrucción de estaciones de metro de la capital, Santiago de Chile.

Ubilla comentó que estos decesos son una "consecuencia dramática" de lo que está ocurriendo en el país desde que el pasado viernes grupos violentos radicalizasen una masiva protesta social contra las desigualdades del país, que tuvo el alza del precio del metro de Santiago como detonante.

A pesar de todo, el Gobierno chileno confirmó que en la noche del lunes la situación ha estado más calmada, en lo que esperan sea un comienzo del fin de las hostilidades. Los saqueos y la destrucción de los locales comerciales pasaron de 350 en la noche del domingo a 255 el lunes pasada la noche.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

"Las ciudades están recuperando su normalidad y las fuerzas armadas van a seguir trabajando para brindar seguridad. Esperamos que se siga condenando a estas personas que usan la violencia a fin de lograr delincuencia pura y dura para reivindicar causas que nada justifican", dijo Ubilla a la prensa. 2.643 personas fueron detenidas desde el estallido social.

Santiago amanece paralizada y la rutina sigue sin retorno

La capital de Chile inició su actividad este martes con solo una línea de metro activa, y no en todas sus paradas, y sin clases en la mayor parte de escuelas y universidades y con gran cantidad de comercios cerrados, lo que generó inmensas filas para poder utilizar los servicios de transporte públicos.

Todo ello después de una noche en toque de queda que "en general estuvo tranquila" a partir de las 23.00 horas, con "muy poco movimiento" y solo con "casos aislados" de vandalismo, tal y como informó a la prensa el general de división Javier Iturriaga, encargado de la seguridad en la Región Metropolitana desde que se decretó el estado de emergencia.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.