Saltar al contenido principal

La protesta el Líbano continúa pese a los anuncios de Saad Hariri

Un manifestante limpia un sitio de protestas contra el Gobierno en curso en la Plaza de los Mártires, en el centro de Beirut, Líbano, el 22 de octubre de 2019.
Un manifestante limpia un sitio de protestas contra el Gobierno en curso en la Plaza de los Mártires, en el centro de Beirut, Líbano, el 22 de octubre de 2019. Mohamed Azakir / Reuters

Los libaneses cumplen seis días de protestas contra la clase política. Pese a los anuncios de las autoridades, parecen dispuestos a no detener el movimiento.

Anuncios

En la mañana de este 22 de octubre en el Líbano no hubo muestra de cambio tras los anuncios del primer ministro Saad Hariri. Nuevas barricadas aparecieron en el centro de Beirut y en las redes sociales circularon los llamados a nuevas manifestaciones en las principales ciudades del país.

Los bancos siguen cerrados, lo que ha llevado a una parálisis parcial del país.

"Es una suerte para el pueblo poder manifestarse. Estaríamos locos si le damos al menos una oportunidad al Gobierno. Ya tuvieron 30 años para actuar, ¿por qué darle otra?", se preguntaba un anciano en una televisora local de mayoría chiita, 'Tyr', en el sur del país.

Otro manifestante al micrófono de France 24 reconoció que los libaneses están "acostumbrados a las promesas de Hariri. Antes de las elecciones prometió 900.000 empleos, todos prometieron reformas y luchar contra la corrupción. Y aquí estamos un año y medio después, qué mentira. Dicen cambiar pero son los mismos corruptos".

"El poder se obstina", tituló el diario 'Al-Ahkbar' junto a una foto de un manifestante con el rostro cubierto por una bandera libanesa haciendo la V de la victoria. "Hariri impone su plan pero la calle sigue movilizada", resumía por su parte el diario francófono 'L'Orient Le Jour'.

Unas medidas que llegan demasiado tarde para los manifestantes

El primer ministro Saad Hariri anunció el pasado 21 de octubre medidas contra la corrupción, se comprometió a no crear nuevos impuestos, a privatizar algunas empresas para luchar contra la ineficacia de la burocracia y destinar algunas ayudas a los más pobres, pero no obtuvo el resultado esperado. Los sloganes pidiendo la dimisión de todo el Gobierno volvieron a escucharse en las calles.

Hariri incluso propuso un recorte del 50% en los salarios del presidente, ministros y parlamentarios, así como nuevos impuestos a los bancos. El primer ministro llegó hasta hablar de "elecciones anticipadas". "Si ustedes reclaman, vuestra decisión será respetada" dijo el líder. "Yo, Saad Hariri, estoy personalmente con ustedes", sentenció.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

"Parece que la calle no mordió el anzuelo", se alegraba un estudiante de ciencias políticas citado por la agencia AFP, Karim el-Mufti. A su juicio, se necesitan "medidas mucho más radicales" para convencer a unos libaneses que reclaman "compartir verdaderamente la carga en período de crisis" y una reforma profunda del sistema.

Heiko Wimmen, analista de la ONG Crisis Group, opina en el mismo sentido que se trata de "medidas técnicas que pueden mejorar el presupuesto del país pero no están a la altura del desafío impuesto por los manifestantes".

Un nuevo impuesto, la gota que rebasó el vaso

Fue un impuesto a las llamadas de WhatsApp el jueves pasado lo que hizo estallar el movimiento que pilló por sorpresa a las autoridades.

Aunque la tasa fue rápidamente anulada, la rabia creció y se extendió por todo el país incluido el feudo del movimiento chiita pro iraní Hezbolá que hasta ahora se mantenía al margen de este tipo de movimientos.

Los manifestantes se quejan de que las infraestructuras del país no han sido renovadas desde el fin de la guerra civil en 1990 y que sufren cortes diarios de agua y electricidad.

Para calmar a la calle, Hariri explicó a los manifestantes que sus anuncios no buscaban "comprarlos" para detener las protestas. "Estas decisiones no fueron tomadas para que dejen de manifestar o expresar su rabia", declaró.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.