Saltar al contenido principal

Canadá: Justin Trudeau gana las elecciones, pero tendrá que gobernar en minoría

El líder liberal y primer ministro canadiense, Justin Trudeau, habla después de las elecciones federales en el Palacio de Congresos de Montreal, Quebec, Canadá, el 22 de octubre de 2019.
El líder liberal y primer ministro canadiense, Justin Trudeau, habla después de las elecciones federales en el Palacio de Congresos de Montreal, Quebec, Canadá, el 22 de octubre de 2019. Carlo Allegri / Reuters

El partido del primer ministro sufrió un importante descenso de escaños y llegó a perder por 300.000 votos frente al Partido Conservador, pero la ley electoral le favoreció y le permitirá mandar en Ottawa.

Anuncios

Justin Trudeau logra una victoria en Canadá menos ajustada de lo esperado, pero pierde por más de 300.000 votos frente a su rival Andrew Scheer, del Partido Conservador. Trudeau deberá formar un gobierno en minoría en la Cámara de los Comunes, que necesitará el apoyo de los socialdemócratas del Nuevo Partido Demócrata.

Las votaciones mostraron un país profundamente dividido en el que Justin Trudeau ya no parece tan invencible como en 2015. Miles de canadienses le dieron la espalda en estos comicios por los diversos escándalos que salpicaron su figura durante el último año. Escándalos que le han pasado factura, pero que no han servido para que el Partido Liberal abandone el poder en el país norteamericano.

El Partido Liberal obtuvo un total de 156 escaños de los 338 que forman la Cámara, una victoria que les deja a 14 de obtener los 170 necesarios para la mayoría absoluta. El dato contrasta con el de 2015, donde Trudeau obtuvo 184 escaños. Los expertos señalan que esta victoria se debe al partido y no a la figura del líder. Como ocurrió en el año 2015.

Por su parte, Andrew Scheer consiguió mejorar notablemente los resultados de su partido respecto a 2015. En los anteriores comicios, las elecciones dejaron un desolador resultado para los conservadores al tener solo 99 escaños en la Cámara de los Comunes, pero ahora su representación en Ottawa se elevó hasta los 122. Un resultado que no les dará el poder pero que genera esperanzas de cara al futuro.

"Esta noche los conservadores han avisado a Justin Trudeau", dijo Scheer. "Y el Sr. Trudeau cuando su gobierno caiga, los conservadores estarán listos y nosotros ganaremos". Para muchos dentro de su partido, Scheer desperdició una oportunidad única al emprender una campaña sucia y de ataque contra Trudeau en lugar de una campaña constructiva y crítica.

Las encuestas auguraban unos resultados muy igualados en los que, incluso, podría ganar el Partido Conservador debido a la crecida que había experimentado en las últimas semanas. Pero Trudeau supo capitalizar el voto en la provincia de Ontario, la más poblada, y donde su partido arrasó unos comicios más.

Sin embargo, los liberales mostraron debilidad en las provincias del centro país. Trudeau no consiguió ni un solo representante. El Partido Conservador obtuvo todos los escaños de Saskatchewan, lugar natal del candidato Andrew Scheer, y de Alberta, considera como la “Texas” canadiense.

"Para los canadienses en Alberta y Saskatchewan, sepan que son una parte esencial de nuestro gran país. He escuchado su frustración y quiero estar allí para apoyarlos. Permítanos trabajar duro para unir a nuestro país", dijo el primer ministro de Canadá.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

La socialdemocracia canadiense se hunde, pero será clave y el nacionalismo aumenta en Quebec

Los grandes derrotados de la noche fueron los socialdemócratas del Nuevo Partido Demócrata, liderado, por primera vez, por un candidato que representa a una de las minorías de Canadá. Jagmeet Singh, miembro de la comunidad Sij en Canadá, vio como la representación de su partido bajó de los 44 a los 24 escaños, 20 menos que en 2015.

La política de la izquierda canadiense fue plantear una oposición dura contra Trudeau en la pasada legislatura, pero ahora, aún a pesar de contar con menor representación, saben que el primer ministro les necesitará para sacar adelante las leyes del país. Y ahí es donde tendrán la oportunidad de implementar puntos de su programa.

Canadá no es un país donde los gobiernos de coalición sean comunes. De hecho, nunca en su historia se han dado, por lo que lo más probable es que el NPD se quede fuera del Gobierno y le preste un apoyo exterior a Trudeau. Jagmeet Singh, dijo el martes temprano que había felicitado a Trudeau y prometió desempeñar un papel constructivo en el Parlamento.

Por su parte, el partido nacionalista quebequés fue el gran triunfador de la noche al pasar de los 10 escaños ganados en 2015 a los 32. Yves-Francois Blanchet consiguió que su partido tuviera mucha fuerza en Quebec y que recuperase el poder perdido en 2015. Con un discurso muy nacionalista aseguró que su partido solo “mirará por los intereses de Quebec y que no formará parte del Gobierno de Ottawa”.

"Queridos quebequenses, escuché su mensaje esta noche", dijo Trudeau. Que también agregó que no considera que sea un mensaje que signifique que los quebequenses no quieran formar parte de Canadá, tan solo quieren que se les escuche más en Ottawa.

Con AP, Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.