Saltar al contenido principal
Serie Argentina

Kirchneristas y antikirchneristas: ¿es posible el fin de la 'grieta' en Argentina? (3/5)

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Archico - France 24

Hace más de diez años se desató una fuerte división política en Argentina, llamada la 'grieta', que atravesó toda la sociedad. ¿Sigue vigente? ¿Es posible que empiece a cerrarse tras las elecciones del 27 de octubre?

Anuncios

Comenzó en 2008, cuando la entonces presidenta Cristina Fernández, quien había llegado al poder en 2007 tras el gobierno de su marido, Néstor Kirchner, se enfrentó con sectores rurales por el cobro de impuestos a las exportaciones.

A partir de ese momento, el país se dividió casi sin grises entre kirchneristas y antikirchneristas.

"Ahí nace el antikirchnerismo de masas, que luego se va a cristalizar políticamente en Cambiemos (ahora la alianza de Macri se llama Juntos por el Cambio) y en la figura de Mauricio Macri ", le dijo a France 24 en Español Pablo Touzón, politólogo, autor del libro 'La grieta desnuda', que analiza el fenómeno.

Es, cree él, parte de un fenómeno global de polarización política en las democracias occidentales, que tiene su correlato, por ejemplo, en la victoria de Donald Trump en EE.UU.

Es una dinámica, explica, en la que "los sectores más ultra de cada sector dominan el espectro político". Es decir: los dirigentes comenzaron a seguir a los extremos políticos de la sociedad en vez de llevarlos hacia el centro.

"Como si toda la institucionalidad del fútbol se hubiese vuelto barrabrava"

"Lo que fue estos años es como si los jugadores y el técnico de Boca siguiesen a La Doce, a la hinchada, a la barrabrava, como si toda la institucionalidad del fútbol se hubiese vuelto barrabrava", dijo Touzón.

La comparación con el fútbol no es gratuita en un país obsesionado con consumir y practicar ese deporte.

Además de ir al estadio o ver partidos de sus equipos por televisión, millones de argentinos juegan todas las semanas con amigos, por puro entretenimiento o en torneos amateur.

Como los integrantes del equipo "Sin Título Fútbol Club", que disputan un torneo en unas canchas en las afueras de la Ciudad de Buenos Aires.

Luego de un empate 5-5, en un día lluvioso, se sentaron a conversar sobre la 'grieta'.

"(El fútbol) en este caso a nosotros nos une, porque somos todos distintos"

"Yo soy como el afiliado al partido republicano, soy como el ala derecha", dijo Rodrigo, de 37 años, empleado bancario y a quien llaman en broma 'El Presidente', porque es quien organiza y, de cierto modo, dirige las actividades del equipo.

"Nosotros somos un poco más del lado carnavalero, de la joda en la calle, de los precios baratos", respondió Miguel, de 27, que tiene una empresa láctea vegana.

Los integrantes del equipo "Sin Título Fútbol Club" en plena acción.
Los integrantes del equipo "Sin Título Fútbol Club" en plena acción. France 24

En el equipo se cuidan de no dejar que esas diferencias pongan en riesgo el vínculo.

"El fútbol es algo que en realidad separa, igual que la política, y en este caso a nosotros nos une, porque somos todos distintos", dijo Joaco, un consultor ambiental que vive en Buenos Aires pero es originario de la patagónica provincia de Neuquén.

Y Rodrigo, El Presidente, fue más allá: "No tengo dudas de que esta pequeña sociedad (su equipo) funciona espectacular y tiene que ver con que todos tenemos un grado de tolerancia y buscamos el bien común".

Pero sí reconocen que la 'grieta' ha hecho mella en relaciones de amistad y, sobre todo, en las familias.

"En mi familia me pasa que hay una parte que tira para el lado izquierdo y otra para el lado derecho y lo que tiene es que son súper cerrados, son muy cerrados y no quieren escuchar razones", dijo Mariano, asesor financiero de 35 años.

También ocurre en la familia de Joaco: "Tengo un hermano que se fue del grupo de WhatsApp de la familia después de que tiraran un chiste en contra del partido por el que él milita; en la familia pasa eso y después ya tenés un espacio vacío en la mesa de Navidad".

¿Comienza a cerrarse la 'grieta'?

Sin embargo, Pablo Touzón cree que es posible que la 'grieta' haya comenzado a cerrarse.

¿Cómo? Sobre todo, por un giro en el peronismo, del que son originarios tanto Alberto Fernández, como Cristina Fernández, candidatos a presidente y vicepresidenta, respectivamente, de la alianza Frente de Todos.

Por un lado unificaron al peronismo y, por otro, cambiaron el eje cuando Cristina designó a Alberto como el candidato a ocupar el sillón presidencial, corriéndose del protagonismo.

"La despolarización se da no solamente porque están todos juntos, sino porque están todos juntos atrás de Alberto Fernández", dijo Touzón, después de años en los que el peronismo "desde que empezó la 'grieta', ganó una sola elección y perdió todo el resto".

La grieta es un fenómeno que le funcionó, en ese sentido, mucho mejor al macrismo; hasta ahora, hasta las primarias de agosto, en las que Alberto Fernández le sacó más de 15 puntos de ventaja a Macri.

"Es que ellos (el macrismo) siguieron en la misma campaña", explicó Touzón, "parecía que hablaban a Nicolás Maduro, cuando estaba Alberto Fernández".

Lo que cambió es la necesidad de un espacio político hacia el centro que, según Touzón, el peronismo supo interpretar mejor que el macrismo.

Algo que se verá si se confirma en las elecciones del domingo 27 de octubre.

Y luego, con los meses, si realmente comienza un proceso de cicatrización social que dé por cerrada la grieta. Al menos esta, al menos por ahora.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.