Saltar al contenido principal

España: exhumaron los restos de Francisco Franco

Familiares del difunto dictador español Francisco Franco llevan el ataúd después de la exhumación en el Valle de los Caídos en San Lorenzo de El Escorial, España, el 24 de octubre de 2019.
Familiares del difunto dictador español Francisco Franco llevan el ataúd después de la exhumación en el Valle de los Caídos en San Lorenzo de El Escorial, España, el 24 de octubre de 2019. Emilio Naranjo / vía Reuters

El Gobierno español hizo realidad el proceso de exhumación del dictador Francisco Franco. Mientras las víctimas del franquismo celebraron la operación, los seguidores del general acusaron al Gobierno de hacer política sus restos.

Anuncios

En una ceremonia cerrada al público, y que no contó con la presencia de algún integrante del Gobierno salvo la ministra de Justicia, España llevó a cabo el proceso de exhumación del dictador Francisco Franco este 24 de octubre. Un proceso que confrontó la historia de ese país y que involucra un tormentoso pasado reciente.

Franco había sido enterrado en el mausoleo del Valle de los Caídos hace 44 años en una ceremonia donde recibió honores como jefe de Estado. La decisión del Gobierno español, que preside Pedro Sánchez, se sustenta en la reforma de 2018 de la ley de memoria histórica aprobada por el Congreso y avalada por el Tribunal Supremo de esa nación.

La exhumación de la tumba de Franco es una reivindicación para las víctimas y sus familiares, que rechazaron por décadas que el cuerpo de quien había sido responsable de miles de asesinatos, desapariciones y violaciones a los Derechos Humanos, reposara en un mausoleo honorífico.

Con esta acción, España pone fin a la "afrenta moral" que suponía que un dictador tuviera una tumba en un mausoleo público donde podía recibir homenajes, afirmó el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez, en una declaración oficial tras el final de la operación.

"Nos costó mucho tiempo deshacernos de un régimen represor. Y casi nos ha llevado el mismo tiempo apartar los restos de su artífice del homenaje público", remarcó Sánchez.

El traslado del cuerpo se realizó luego de un largo proceso que dejó en evidencia la profunda polarización de la sociedad española. La decisión requirió de una ratificación por parte del Tribunal Supremo Español el pasado 23 de septiembre.

44 años después de la muerte de Francisco Franco, la exhumación, vetada para la prensa y el público en general, contó con la presencia de la ministra de Justicia Dolores Delgado como notaria mayor del Reino, un experto forense, un cura católico y 22 descendientes del dictador.

La familia tuvo el permiso correspondiente para retirar el féretro en hombros hasta la salida del mausoleo del Valle de los Caídos y no les fue permitido portar la bandera preconstitucional que uno de sus nietos tuvo doblada en la mano durante todo el acto.

Tras sacarlo del mausoleo, los restos de Franco fueron llevados en helicóptero hasta el cementerio municipal de El Pardo, ubicado en las afueras de Madrid, donde en 1969 el dictador encomendó la construcción del panteón familiar.

"Usaron un cuerpo como propaganda política"

Para el nieto mayor del dictador, Francisco Franco y Martínez-Bordiú, la operación es una estrategia política orquestada por el Partido Socialista, actualmente en cabeza del gobierno en funciones mientras se vuelven a realizar las elecciones en España el próximo 10 de noviembre.

"Siento un poco de rabia porque ellos han usado algo tan cobarde como desenterrar un cadáver, usando un cuerpo como propaganda y publicidad política para ganar un puñado de votos antes de una elección", dijo Franco a Reuters.

Fachada de la residencia de Francisco Franco, nieto mayor del exdirigente homónimo, en la que se exhibe una bandera franquista y un arreglo floral en su honor.
Fachada de la residencia de Francisco Franco, nieto mayor del exdirigente homónimo, en la que se exhibe una bandera franquista y un arreglo floral en su honor. Nathan Frandino / Reuters

Este jueves, el nieto mayor de Franco dejó exhibida en su residencia en Madrid una bandera preconstitucional, de la era del dictador, antes de reunirse con sus familiares en el mausoleo.

"Ya era hora de moverlo, estaba retrasado"

Hasta hoy, los restos del dictador reposaban junto a los de muchas de sus víctimas. Uno de los factores que alentaron la presión de quienes pedían que el cadáver fuera exhumado. Franco ordenó la construcción del Valle de los Caídos en 1940 y para su construcción se usó el trabajo forzado de prisioneros políticos. Años después, los cuerpos de miles de republicanos, opositores de la dictadura, fueron trasladados al complejo sin el consentimiento de sus familias.

Nicolás Sánchez-Albornoz es un historiador retirado de 93 años, y fue uno de los prisioneros que fue forzado a construir el mausoleo. Para él, la exhumación era una deuda histórica: "Ya era hora (de moverlo), estaba retrasado", dijo a Reuters.

Una mujer ondea una bandera republicana, símbolo de los opositores de Francisco Franco, frente al Valle de los Caídos en Peguerinos, cerca a Madrid, España. 24 de octubre de 2019.
Una mujer ondea una bandera republicana, símbolo de los opositores de Francisco Franco, frente al Valle de los Caídos en Peguerinos, cerca a Madrid, España. 24 de octubre de 2019. Jon Nazca / Reuters

"Hemos esperado por muchas décadas para que desapareciera de este monumento, el cual... era la vergüenza de España. Todos los dictadores del talante de Franco han desaparecido de Europa - Hitler, Mussolini - y no fueron honrados con semejantes tumbas", agregó el historiador.

Con EFE y Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.