Saltar al contenido principal

Chile: ¿el desgaste del modelo neoliberal?

Un manifestante sostiene una bandera de Chile durante una protesta contra el modelo económico del Gobierno en Santiago, Chile, el 24 de octubre de 2019.
Un manifestante sostiene una bandera de Chile durante una protesta contra el modelo económico del Gobierno en Santiago, Chile, el 24 de octubre de 2019. Edgard Garrido / Reuters

El país latinoamericano, que tiene algunos de los mejores indicadores macroeconómicos de la región, está experimentando fuertes protestas, protagonizadas por una clase media asfixiada por los altos costos de una vida "privatizada".

Anuncios

"Chile es un país de terremotos, para que suceda un terremoto tiene que acumularse la energía. Aquí sucedió lo mismo. Se venía diciendo que iba a pasar algo así, lo que aquí llamamos un reventón social"

Como lo explicó a France 24 Cristian Fuentes, profesor de Ciencia política y relaciones internacionales de la Universidad Central de Chile, las protestas que se viven en Chile desde la semana pasada son producto de un proceso largo en el que se ha ido acumulando la rabia, el descontento social. El aumento en los pasajes del metro fue tan solo la mecha que encendió el fuego en el país que hace pocos días su mismo presidente había descrito como "un oasis" en medio de una región convulsionada.

La inconformidad se viene sintiendo hace años, pero han sido los estudiantes quienes se han tomado las calles para manifestarla. Pedro Santander, director del Observatorio de Comunicación de la Universidad Católica de Valparaíso e investigador del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), destacó en entrevista con este medio dos precedentes de la protesta que estalló la semana pasada.

El primero es la llamada 'revolución pingüina', protagonizada por estudiantes de secundaria durante el primer gobierno de Michelle Bachelet, en el 2006, que se manifestaron por el derecho a la educación. En el 2011 fueron los universitarios quienes protestaron, esta vez por los altos costos de la educación. Fueron ellos, según Santander, quienes pusieron la palabra 'lucro' en el centro de la discusión, una palabra que "está en el tronco del modelo neoliberal".

A la acumulación de frustraciones por los altos costos de vida se suman las promesas no cumplidas, señaló en entrevista con France 24 Florent Sardou, profesor de ciencias económicas del Liceo Francés de Santiago de Chile: "El presidente Sebastián Piñera fue elegido con el lema de 'Tiempos mejores', se supone que la capacidad adquisitiva de la gente iba a aumentar".

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

A pesar de todo esto, el "terremoto" tomó por sorpresa a los gobernantes chilenos y al resto del mundo, que de Chile conoce sus buenas cifras macroeconómicas y su estabilidad política. El "reventón social" se ha manifestado con cacerolazos en todo el país, con masivas protestas pacíficas de estudiantes, pero también de ciudadanos de clase media, así como con algunas acciones violentas, saqueos e incendios.

'No es por 30 pesos, es por 30 años': la crisis de la clase media

El fuego que prendió el aumento de los pasajes del Metro de Santiago aún no se ha podido apagar. Tumbar la medida, militarizar las principales regiones de Chile, decretar toques de queda y al mismo tiempo pedir perdón por una "falta de visión"; todas han sido reacciones del Gobierno ante las protestas, todas insuficientes para contener las protestas.

Muchos manifestantes se refieren al "abuso" del que han sido víctimas durante los últimos 30 años. Un mayor aumento de los costos de vida, que incluye la educación, el transporte y los servicios públicos con respecto a los salarios. Un sistema de salud deficiente y costoso y un sistema de pensiones que como señala Cristian Fuentes, ha sido descrito como "una fábrica de pobres". "El chileno tiene que pagar por todo", resume Florent Sardou.

La visión del "abuso" refleja el desgaste de un modelo económico que se estableció durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y que no ha sido desmontado por ningún gobierno, ni de izquierda ni de derecha, desde el restablecimiento de la democracia. Como lo explica Sardou, "si bien el modelo neoliberal permitió un aumento de la riqueza, no ha permitido una redistribución de esta riqueza de manera justa".

Por una parte, el PIB per cápita de Chile ha sido superior al de América Latina y el Caribe, sin excepción, desde 1992 hasta 2018, según cifras del Banco Mundial. Además, según el informe Panorama Social de América Latina 2018 de la Cepal, Chile es el segundo país latinoamericano, después de Uruguay, con las tasas más bajas de pobreza (10,7%% en el 2017) y pobreza extrema (1,4%).

El crecimiento económico permitió que los chilenos de la naciente democracia ignoraran la destrucción de la seguridad social que llevó a cabo la dictadura"

Patricio Fernández, periodista

Pero, también según el informe de la Cepal, "Chile presenta una alta concentración de la riqueza. Mientras que el 50% de los hogares menos favorecidos tenía, en 2017 solo un 2,1% de la riqueza neta del país, el 10% más rico concentraba dos terceras partes (66,5%) y el 1% más rico el 26,5%". Según el índice de Gini, que utiliza el Banco Mundial para medir la desigualdad en los ingresos, Chile está entre los países más desiguales del mundo, siendo Latinoamérica la región más desigual.

Como lo explica el periodista chileno Patricio Fernández en su columna del 'Washington Post', luego del restablecimiento de la democracia "la nueva clase media logró obtener bienes con los que sus padres ni siquiera soñaban (…) El crecimiento económico permitió que los chilenos de la naciente democracia ignoraran la destrucción de la seguridad social que llevó a cabo la dictadura".

Pero ahora, la clase media está asfixiada. Para Sardou, la situación actual se puede ver como "una crisis de desarrollo de la clase media", algo que ya ha sucedido en Europa o Estados Unidos. Ya no se trata solo de ingresos económicos, sino que esa clase media exige más protección de sus derechos por parte del Estado.

Partidos políticos desacreditados y una élite desconectada de la gente

Un descontento contenido, promesas no cumplidas y finalmente una desconexión de la élite con la gente, son los elementos del "terremoto" que experimenta Chile. "Piñera se demoró muchos días en echar para atrás el alza (en los pasajes del metro) y un ministro (de Economía, Juan Andrés Fontaine) dijo que se levantaran más temprano si querían pagar menos. Eso es no entender la realidad de la gente, de los trabajadores que en Santiago muchas veces se demoran 2 ó 3 horas en transporte", afirma Sardou.

En la noche del jueves 17 de octubre, los manifestantes más radicales destruyeron 20 estaciones del Metro e incendiaron el edificio de la multinacional energética Enel. El presidente Piñera decretó el Estado de Emergencia y el fin de semana declaró que estaban "en guerra contra un enemigo poderoso".

Piñera pide perdón y anuncia paquete de reformas para paliar la crisis

Esta semana el presidente Piñera ha adoptado una postura más conciliatoria y anunció una serie de medidas como parte de una ‘Nueva Agenda Social’ para atacar los problemas que más aquejan a los chilenos de clase media (pensiones, salud y medicamentos, ingresos), y que tendrá un costo fiscal de US$1.200 millones.

Sin embargo, las protestas continúan. Y es que además de que estas medidas son vistas por algunos como apenas un buen primer paso, los analistas consultados por France 24 coinciden en destacar la crisis de representación que se vive en Chile. "La población no cree en los partidos, ni de izquierda ni de derecha", afirma Sardou. Los manifestantes, por su parte, tampoco tienen un líder claro con el cual el Gobierno pueda negociar.

Para Pedro Santander, este "terremoto social" debería llevar a un cambio más profundo: "Vivimos con la Constitución de Pinochet, vivimos una vida privatizada. Necesitamos una nueva Constitución porque el pacto social está totalmente roto en Chile. Necesitamos que la privatización de todas las esferas de nuestra vida se termine".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.